Inicio Noticias VUA: escuchen a la gente y cumplan con sus promesas

VUA: escuchen a la gente y cumplan con sus promesas

por jose

Horacio Mathieu y Claudia Butarelli fueron los vecinos integrantes de VUA que se encargaron de leer un petitorio público a las autoridades y un reconocimiento a la movilización permanente de los vecinos.

Textualmente esto fue lo que se escuchó anoche en Plaza San Martín:

“Hoy nos convocamos en esta plaza, símbolo de tantas celebraciones, lugar de encuentro familiar y de amigos… para expresar nuestro deseo de ser escuchados, de exigirles a los moradores de este sede gubernamental y a los del Concejo Municipal el cumplimiento de sus obligaciones, las que fueron asumidas no sólo con promesas de campañas sino también por el dictado de ordenanzas que tienen fuerza de ley.

Para ello es imprescindible que nosotros como ciudadanos adquiramos protagonismo, nos comprometamos, nos involucremos, hagamos valer nuestros derechos. Y para eso tenemos que dejar de pensar que nuestro compromiso con el sistema democrático de gobierno, al que defendemos, se limita solamente a votar cada dos años y luego desentendernos.

Estamos llamados a vencer la apatía, el desánimo, la pasividad, la falta de decisión por encarar los problemas que son propios de nuestra ciudad. Y no solo por eso, sino también para proyectar, crecer, desarrollarnos como comunidad pujante… esa que soñaron nuestros abuelos y que hoy tenemos el derecho de exigir para nosotros, para nuestros hijos y para los que seguirán habitando la ciudad de Esperanza.

Lamentablemente muchas veces encontramos a nuestros representantes instalados en sus bancas, se distancian de nosotros y de nuestras necesidades. Se encierran en sus oficinas y no se dan cuenta de que, si bien esas cuatro paredes los aíslan de las inclemencias del tiempo, también les impide conocer los problemas de su gente.

Piensen en cuántas veces hemos visto a nuestros Intendentes, sus secretarios y asesores, o a los mismos concejales, andando por nuestros barrios, caminando por sus calles, deteniéndose a conversar con sus vecinos –sus representados- informándose de los problemas existentes y escuchando de ellos mismos -¿porqué no?- sus posibles soluciones?

Seguramente los hemos visto muy pocas veces y quizás muchos vecinos, ninguna.

Vale entonces preguntarse: ¿Cómo se puede gobernar bien, en este primer nivel de la democracia que es el municipio, -el que está más próximo a la gente-, sin “caminar” la ciudad y sin hablar con su gente? Es sencillamente imposible.

Pero si las autoridades no vienen a nosotros, comencemos nosotros por ir hacia ellas!!!

Una manera muy elemental de participar es la de esta noche, en nuestra plaza, para exigirles a quienes nos gobiernan: Poder Ejecutivo y Concejo el cumplimiento de las normas…

Esperanza y su gente no pueden esperar. Los temas por abordar abundan, y sólo por mencionar algunos, los detallamos aquí sin ningún orden de prioridad y a modo de ejemplo:

– Las cloacas que los vecinos pagaron, que están inconclusas y con plazos de ejecución ya vencidos

– El Canal Alem, ese tajo pestilente frente a los domicilios, nuestro Riachuelo.

– Los asentamientos en los barrios periféricos a consecuencia de la migración interna.

– Las escuelas y salas de primeros auxilios para ellos.

– Parque Industrial

– Las obras que faltan de defensa, canalización y desagües, previendo la posibilidad de inundaciones en distintos sectores de la ciudad…

– Obras de agua potable, cloacas, pavimento, iluminación, servicios donde estén faltando.

– Ordenamiento y seguridad vial

– El flagelo de la droga y la atención de nuestros jóvenes

– La inseguridad. Y tantos otros…

Cualquier participación que se encare debe exigir firmemente al gobierno el trabajo mancomunado de sus dos poderes. Los vecinos no podemos permanecer como espectadores de estas tonterías que impiden un correcto ejercicio de gobierno.

Nada de lo que aquí proponemos es fácil, ni rápido. Exige perseverancia y continuidad, pero por favor demos el primer paso. Hagamos el camino. Recordemos que “los caminantes que nunca aflojan su paso, que siempre andan a velocidad constante y pisan con decisión, en pos de un objetivo, dejan una huella que los demás pueden seguir”.

Intentemos ser nosotros quienes la dejan, y que las generaciones futuras puedan andarla y seguir luchando por el bien común. Amemos y defendamos a nuestra Esperanza, ella espera nuestra firme decisión.

Pero hoy nos convoca este reconocimiento económico, que seguramente lejos estará de cubrir las pérdidas ocasionadas. Fue dispuesto por la Ordenanza 3531, promulgada en Octubre del 2008, cuenta con fondos provenientes de la Moratoria y la asignación establecida en el Presupuesto 2010.

Esto quiere decir, que el dinero está o va a estar disponible en su totalidad antes del 31 de diciembre del corriente año. Por esta razón, ya no admitiremos nuevas demoras. El tiempo pasa y el valor del dinero es cada vez menor.

Dicho esto, Señora Intendente: cumpla con su deber de pago!!!

Sabemos que Ud. heredó el problema de la gestión anterior –cuyo titular es bueno recordarlo- vetó el resarcimiento que el Concejo proponía y que Ud. como concejal habí firmado. Y reparemos en esto: Es el mismo que hoy pero desde la oposición y como Presidente del Concejo, manifiesta a quien quiera escucharlo, que Ud. debe pagar.

Señores Concejales: hagan cumplir las normas establecidas; caso contrario los vecinos de Esperanza les pedirán rendición de cuentas!!!

Por otra parte, debemos destacar que si bien los fenómenos naturales fueron de excepción, lo cierto es que desnudaron la negligencia e impericia de nuestros gobiernos anteriores a nivel provincial y municipal. No se habían realizado las obras hídricas que dieran seguridad a la población, tampoco se había implementado el proyecto preparado por la Facultad de Ingeniería Hídrica desde el año 98, mucho menos se ejecutaron las tareas de mantenimiento de canales y desagües, absolutamente colapsados… y así podríamos seguir citando un buen menú de incumplimientos.

De esos lamentables sucesos –me refiero a las inundaciones- surgió a la vida VUA, con el agua hasta las rodillas y con el afan de encontrar una solución rápida a los problemas que en aquel entonces nos apremiaban.

Merced al esfuerzo, la perseverancia y el aporte de ideas, logró que se realizaran varias de las obras inexplicablemente demoradas, y que se dictara la ordenanza que es hoy la razón de este justo reclamo.

Y hago otra pregunta: ¿alguien de los aquí presentes, cree que hubiésemos logrado algo si no nos hubiéramos involucrado, movilizado, reunido, reclamado…? Gran valor tuvieron las multitudinarias asambleas en el SOIC donde se tomaron decisiones trascendentes. De suma importancia fue la convocatoria al Concejo cuando se sancionó la Ordenanza. Sin el apoyo, la fuerza y el aliento de ustedes, poco se hubiera logrado.

Pero aún así nos parece realmente increíble que a más de 3 años de las inundaciones todavía estemos aquí, otra vez reclamando a nuestras autoridades, hasta con una movilización, por un derecho ampliamente ganado, por una lucha que parece no tener fin.

Señores: ya no hay más excusas para no pagar. Tres Ordenanzas los obligan.

Normas que Uds mismos aprobaron, firmaron, sancionaron y promulgaron!!!

¿Qué están esperando? ¿Qué más necesitan? ¿Una orden judicial?

Vecinos: Aunque nos cueste horrores creer en las palabras de nuestros políticos, aunque sintamos que nos defraudan…

¡NO PODEMOS PERMITIRLES QUE NO CUMPLAN CON LA LEY!

Porque si esto para hoy, no sabemos que podrá suceder mañana.

Es parte de nuestra responsabilidad como ciudadanos cumplir con nuestras obligaciones, pero también nos asisten derechos y tenemos que defenderlos, juntos, entre todos, porque es parte de la vida en comunidad.

Desde este modesto lugar, les decimos que… No buscamos cargos ni honores, ni pertenecemos a partido político alguno. Somos sencillamente un grupo de vecinos que habla y actúa desde el corazón y que, “hartos de estar hartos”, exige a sus autoridades que de una buena vez:

ESCUCHEN A LA GENTE Y CUMPLAN CON SUS OBLIGACIONES.

Muchas Gracias.

Tambien le puede interesar

Dejar comentario