Inicio Noticias UNL transfirió tecnología para la producción ganadera

UNL transfirió tecnología para la producción ganadera

por jose

En Rectorado de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), se firmó hoy un convenio por medio del cual se licencia la tecnología que es objeto de una solicitud de patente, que fue presentada a inicios del 2014, ante el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial (INPI). La solicitud lleva la denominación de «Procedimiento para el monitoreo, cuantificación y evaluación de actividades de pastoreo y rumia realizadas por rumiantes y dispositivo para ejecutarlo»,  y sus inventores son Diego Milone; Leonardo Giovani y Hugo, Rufiner pertenecientes a la UNL y el Conicet; y Julio Galli de la Universidad Nacional de Rosario.

Durante la firma de convenio estuvieron presentes el rector de la Universidad, Abog. Albor Cantard; el decano de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas, Ing. Raúl Pedraza; el director del CETRI-Litoral, Ing. Daniel Scacchi; el titular de la empresa CTS (a la cual que se otorgó la licencia), Diego Marcón; y el equipo investigador.

El método patentado es un dispositivo que ayuda a los productores de ganado vacuno a controlar el peso de los animales, a partir de contar con datos exactos acerca de su alimentación.

La patente fue redactada y tramitada por un equipo del Área de Propiedad Intelectual, del Centro para la Transferencia de los Resultados de la Investigación de la UNL. En tanto, la licencia se otorgó a la empresa CTS Sistema, de Diego Marcón. En ese sentido, el investigador Diego Milone sostuvo que el desarrollo es el resultado de una investigación, “después se convirtió en un prototipo que se patentó y ahora se dio la posibilidad de poder transferir esto a una empresa que va a desarrollarlo como un producto comercial, para lo cual se firma esta licencia”.

Innovación tecnológica

Particularmente, el método permite estimar con precisión la cantidad de materia seca consumida por las vacas, a través del análisis del espectro y otras variables complementarias de los sonidos que producen estos animales al comer. Asimismo, el reconocimiento de los sonidos permite determinar la composición de la dieta y los tiempos de pastoreo y rumia, lo cual resulta de gran utilidad para analizar el comportamiento ingestivo del animal y su incidencia en la salud, proveyendo indicadores para maximizar la producción de leche y carnes, entre otros aspectos.

El sistema tiene una parte electrónica, que es la que registra el sonido. Ese registro se va guardando en una memoria. Luego ese sonido es el que analiza un software que detecta dónde empieza cada masticación y otras variables, que son con las cuales se puede estimar con precisión cuánto comió y de qué pastura es.

En la práctica, se coloca un dispositivo de grabación en cada animal y los registros son subidos a un servidor que corre los algoritmos de detección y devuelve los reportes de consumo en un formato sencillo.

El empresario, Diego Marcón, esplicó que “hicimos un estudio de mercado y dio muy positivo, los productores están expectantes, creemos que  la tecnología favorece muchísimo al productor. Las generaciones de productores se fueron renovando y están buscando que la producción sea cada vez más pulida y que puedan sacar cada vez más rendimiento”. En este sentido agregó que también han tomado contacto con empresas que podrían ser representantes comerciales del sistema que no se está usando en nuestro país. “Esta patente es exclusiva como innovación, es única con los datos que podemos obtener a partir de los algoritmos que los investigadores generaron y para nosotros es fundamental todo el caudal de información que se obtiene, ya que el software permite obtener detalles, muy asertivos”, explicó el empresario.

“La firma de esta licencia es muy importante porque significa que el resultado de la investigación, oportunamente patentado, tendrá una aplicación definitiva como un producto en la sociedad. Esto contribuye a fortalecer el vínculo de la Universidad con el medio, basada en una de sus misiones fundamentales, como lo es la extensión y  transferencia de los conocimientos generados”, manifestó Milone.

Fuente UNL Noticias

Tambien le puede interesar

Dejar comentario