Inicio Noticias ¿Unidos y organizados?

¿Unidos y organizados?

por jose

“Quien quiera oír que oiga” dijimos el 21 de setiembre en una nota de opinión de este portal donde brindábamos precisiones sobre la “renovación” del entorno de Ana Meiners y lo que para nosotros era una “limpieza” encarada por la intendenta municipal disciplinando al partido, retirando a Albarracín y Santesso de su entorno y escuchando a los jóvenes del gabinete. (Meiners se renueva y “limpia” su entorno).

 

 

 

La trascendencia de la nota potenció el absurdo al punto tal que la propia intendenta firmó una respuesta a esa opinión periodística utilizando para ello recursos del estado en el sitio oficial de gobierno de la ciudad. La misma se tituló “Unidos y Organizados”, destinó 377 palabras para decir que el gabinete municipal era un verdadero equipo y que lo aclaraban “en repuesta a la columna de opinión publicada, en la página digital Esperanza Día X Día firmada por el Sr. José Zenclussen”.

 

 

 

Es un verdadero orgullo que los funcionarios del estado destinen tiempo y dinero para responderle a este sitio independiente porque al mismo tiempo invierten miles de pesos mensuales de todos los esperancinos, no sólo en pautas publicitarias, sino también en jerarquizarle la agenda periodística, llamados telefónicos y tiempos de entrevistas a otros medios de prensa, para hacerlos crecer. Es decir, destinan recursos públicos para ayudar a espacios periodísticos que ni ellos leen o escuchan.

 

 

 

También es una alegría que la propia intendenta se dedique a confirmar lo que habíamos adelantado al expresar por escrito que tanto el asesor legal como el asesor de prensa estaban “alejados de las responsabilidades cotidianas por motivos y circunstancias personales” y aclarar que estaban “unidos y trabajando juntos en el proyecto de ciudad”.

 

 

 

LA BOMBA

 

 

 

Días después la ciudadanía puede confirmar que no estaban tan “unidos” y ya no comparten el mismo proyecto. La nota de renuncia del abogado Gabriel Albarracín hecha pública este jueves por Edición Uno y entregada a los medios de la ciudad significa una “bomba política” que algún sector del justicialismo tratará de minimizar, que marca nuevas divisiones y aventura otra realidad.

 

 

 

El abogado, ex jefe de gabinete, ex asesor legal y ex hombre de máxima confianza de la intendenta critica la gestión, advierte negligencia, posibles altos costos en obras públicas, desfinanciación de la Caja de Jubilaciones, inacción para la compra de terrenos para loteo e improvisación en la gestión.

 

 

 

No es cualquier persona quien lo dice. Lo grita alguien que perteneció al riñón político, a la mesa chica y que muchas veces anunció cosas antes que se entere la propia intendenta. Confirma que hace meses que no dialoga con la jefa municipal y que no está dispuesto a defenderla en futuros juicios.

 

 

 

Lo que más debe preocupar a la intendenta es que el propio Albarracín, alguien que seguramente tiene más información de la gestión que cualquier otro esperancino común, le hable de los riesgos de romper la “valoración pública” que existe sobre su “imagen de honestidad”.

 

 

 

¿Es una advertencia? ¿El abogado está dispuesto a contar cosas que afecten esa imagen? ¿Alguien cree que hablaría de excesivos costos de obras públicas si no tiene como probarlo? ¿Cuál es el futuro de Selva Bellitti, empleada municipal en el máximo cargo del área jurídica y esposa del renunciante?

 

 

 

Por donde se lo mire se trata de un escándalo político que deberá tener en vilo al justicialismo más allá de un documento que reitere su obediencia a los caprichos de la señora. También el arco opositor deberá poner manos a la obra y encarar las investigaciones de rigor, más allá de los pedidos de informe aprobados semanas atrás desde el Concejo.

 

 

 

MEINERS SIN REACCIÓN

 

 

 

Tras la difusión pública de la renuncia, la Intendenta Municipal intentó responder, sin nombrarlos, al abogado Albarracín y al Semanario Edición Uno que tuvo la primicia de la nota. Deslizó una justificación al aumento de los costos de obra por la inflación pero no aportó datos claros (la inflación no fue del 500%) y dejó entrever su odio a un sector de la prensa.

 

 

 

A pesar de los “mimos” del entrevistador, la jefa comunal comprobó que no estaba en condiciones de someterse a otros diálogos periodísticos y se llamó al silencio. Le habían organizado una “recorrida” por otros medios pero no tenía las respuestas escritas y sus afirmaciones podrían haber derivado en graves errores políticos y jurídicos.

 

 

 

Para la media mañana del jueves la renuncia y los dichos del abogado ya habían resonado en todos los rincones de la ciudad y la intendenta se encontraba sin reacción clara a pesar de las reuniones que se concretaron en la noche del miércoles cuando el gabinete se enteró que la renuncia sería noticia en el medio gráfico de mayor repercusión de la ciudad.

 

 

 

Está claro que la intendenta no esperaba que su “limpieza” genere tanto revuelo pero es necesario que aclare rápidamente si los datos aportados por quien fue hasta el miércoles el estratega legal del municipio son reales o no. También le ofrecemos a Meiners este espacio si necesita denunciar algún “apriete” que desconocemos o sólo lo tenemos que entender como un “divorcio de estrellas”.

 

 

 

Desde que es intendenta Meiners eligió más de 20 secretarios diferentes, lo que demuestra alguna dificultad en armar equipos, pero hoy es la jefa comunal quien debe aclararle a la ciudad lo que sucede con el rigor legal, financiero, económico y político que el momento exige.

 

 

 

Tambien le puede interesar

Comentarios cerrados.