Inicio NoticiasLocales Una mesa caliente

Una mesa caliente

por jose

Siempre un debate o intercambio de opinión sobre la actualidad de la ciudad llama la atención y genera todo tipo de especulaciones. Anoche en el programa Sin Vueltas dos conocidos dirigentes barriales, Jorge Debiaggi y Eduardo Collomb mostraron parte de su repertorio para defender o fustigar a la actual gestión de Ana Meiners.

AL respecto Debiaggi afirmó que “observamos que al principio estábamos ante un gobierno que empezó muy mal, tal vez porque no tenía experiencia en el manejo de la situación y con un Concejo en contra y sin un peso. Pero poco a poco se fue modificando la situación, ya se ven cambios, llegó algo de dinero y la actualidad es otra aunque faltan mejorar algunas cosas”.

Por su parte Collomb indicó que “la gente buscó una alternativa de cambio y no la encontró con la actual gestión. Se nota que falta un plan de gobierno, falta planificación, no hay obras, no se satisfacen las necesidades de la ciudad, se mejoró en parte porque hay dinero pero sólo para cumplir con los servicios básicos, nada más”.

En cuanto al famoso Cabildo Abierto el dirigente de la vecinal Este defendió el llamado del gobierno de Meiners, “es una buena experiencia, apoyo la democracia participativa, defiendo esa manera de trabajar, me parece algo valiosísimo que las instituciones se acerquen a las tomas de decisiones, nadie nos manda, somos grande y sabemos lo que hacemos, es algo serio, hay 17 o 18 instituciones que lo conforman”.

A su turno Collomb afirmó que “sostuve desde el primer día que siempre los ámbitos de diálogo y discusión como el consejo de seguridad urbana o el cabildo son buenos y necesarios, pero en este caso la realidad nos demostró todo lo contrario”.

“En mi caso fui con una expectativa y me defraudó –agregó- no se respetó la voluntad de los vecinos, se convirtió en un sello de goma, un encuentro para la foto. El Ejecutivo toma las decisiones que les conviene y punto, decide a su antojo, esto debilita las instituciones democráticas”.

Debiaggi afirmó que sigue creyendo en el Cabildo como alternativa “defiendo la participación, hay instituciones fuertes e importantes integrando el Cabildo y no somos tontos, opinamos seguimos creyendo, no debemos tener miedo, hay que participar, es un ámbito utilizado en todo el mundo”.

Collomb aclaró que su retirada del Cabildo no fue una decisión personal sino analizada con los dirigentes vecinalistas, “yo también quiero participar, peor no quiero ser un títere del Ejecutivo. Lo que sucedió en con el fondo sojero fue lamentable. Analizamos el tema en 5 reuniones con 30 o 40 vecinos, acercamos lo decidido y el Ejecutivo hace como si nada hubiera pasado y toma las decisiones que a ellos les parece”.

El dirigente de la Vecinal Este explicó que en su momento Meiners estaba sola y “al llamar al Cabildo decidimos sumarnos para ayudar en lo posible”.

Pero Collomb insistió en que no hay que confundir los roles, “hay que respetar las instituciones democráticas, Nunca vi que el vecinalista tome decisiones en otros ámbitos alejados de las necesidades del barrio“.

También la situación de los Vecinos Unidos por el Agua fue tema en el arduo debate. Para Debiaggi la plata no está y nunca estuvo, “se tomó una decisión y listo, los dirigentes lo tomaron porque es una salida a un conflicto que lleva mucho tiempo. Políticos como De Pace se enojan y no tiene vergüenza. El me dijo en su momento que tampoco había dinero y que el con los recursos hacía lo que quería y nunca terminó la sobras hídricas y después de inundaron miles de personas”.

Collomb indicó que “en la primer parte del gobierno de Meiners no había plata y nada hacían, ahora que cuenta con un poco más de recursos sigue todo igual, los barrios cada vez peor. En una época si llovía 100 mm se podía circular ahora cuando llueve sólo 5 mm en Alborada no se puede salir, así no se puede”

Tambien le puede interesar

Dejar comentario