Inicio NoticiasLocales UCR – Formar presentó nuevamente su proyecto de Ordenanza por seguridad

UCR – Formar presentó nuevamente su proyecto de Ordenanza por seguridad

por juanmanuel

Días atrás fue presentado al concejal Pablo Comesatti, el proyecto de Ordenanza que fue elaborado desde los equipos técnicos de FormaR durante el 2017, y referido a la creación del Consejo Distrital de Seguridad Ciudadana.

Dicho proyecto intenta acordar diagnósticos y buscar soluciones de manera conjunta entre las fuerzas vivas de la ciudad y su área metropolitana, que comiencen a ser un camino a la resolución del grave y creciente problema de seguridad en la ciudad y en el distrito Esperanza, en lo que respecta a robos, hurtos, arrebatos, asaltos con armas,etc.

Esta creciente ola delictiva no se puede dejar de lado como política pública, sino por el contrario merece la atención y el diseño de un esquema de trabajo interinstitucional y territorial. Creer que solamente la fuerza pública (policía) puede dar solución a la problemática es, al menos, ingenuo ya que este flagelo es multifactorial: el descenso de los niveles educativos, la pérdida de arraigos culturales, la creciente problemática social y la caída en los puestos de trabajo entre otros, hacen que este problema se agudice y para eso debemos estar preparados.

Por tal motivo quienes integramos FormaR queremos sumar nuestro granito de arena a que se empiece a trabajar más fuertemente en la materia, y esperamos que todos los bloques de concejales, dejando de lado mezquindades políticas, lo traten de forma urgente para que rápidamente nos pongamos a trabajar en un programa integral de seguridad para nuestra ciudad, con un enfoque regional y mediante agendas que reflejen los acuerdos, y constituyan un valioso instrumento para el seguimiento y evaluación de los compromisos asumidos.

Grupo Formar.

Proyecto de Ordenanza

CREACIÓN DEL CONSEJO DE SEGURIDAD CIUDADANA DEL DISTRITO ESPERANZA

Visto:
La necesidad de contar con una herramienta local en materia de seguridad
pública y;

Considerando:

Que los problemas relacionados con la seguridad ciudadana constituyen una
de las principales preocupaciones de la sociedad, incidiendo en las relaciones sociales que la
configuran y consecuentemente impactan en forma directa y negativa en la calidad de vida de
las personas.

Que toda sociedad aspira a preservarse pretendiendo la satisfacción de las
necesidades comunes en el marco de la convivencia en paz.

Que igualmente el conflicto es inherente a toda sociedad y es responsabilidad
de los gobiernos analizar y comprender las causas y efectos y plantear estrategias adecuadas
de intervención en cada contexto.

Que debe crearse en el ámbito local un “Programa Integrado de Redes con
Participación Ciudadana” como parte de un diseño de políticas de seguridad pública que esté
basado en el respeto de las libertades fundamentales y en el fortalecimiento del sistema de
convivencia democrática. Desde este paradigma que deje de considerar a la seguridad pública
como un problema puramente policial y que se considere a la seguridad pública en su basamento
fundamental que es la prevención, entendiendo por tal la acción anticipada, orientada a operar
sobre la realidad, para evitar el daño individual y/o social y que dicho programa implicaría una
modalidad de organización y gestión solidaria, intersectorial que promueve la participación
ciudadana y la resolución pacífica de conflictos.

Que la prevención de la violencia y el delito requieren de un abordaje integral
que contemple la complejidad de factores que intervienen en las distintas situaciones teniendo
especialmente en cuenta las realidades locales. La única garantía de éxito en este sentido pasa
por un trabajo intersectorial e interdisciplinario de los tres poderes del Estado, de los Municipios,
de las organizaciones intermedias, de las Organizaciones No Gubernamentales, de la tarea
organizada de los vecinos, como también de la tarea constructiva y responsable de los medios
de comunicación. En otros términos, es reconocer que, en definitiva, la seguridad es una
responsabilidad compartida.

Que se hace menester implementar en el ámbito municipal un esquema institucionalizado
de seguridad que implique profundizar el concepto de seguridad ciudadana, teniendo que desarrollar y poner en marcha un plan de acción en la materia con el objetivo de reducir los delitos callejeros y la sensación de inseguridad asociada a ellos y de promover la articulación entre los actores gubernamentales y la participación activa de la ciudadanía y las organizaciones de la sociedad civil.

Que cuando se propone institucionalizar el modelo de red, en función de la seguridad ciudadana, se considera que las redes promueven la participación de la comunidad, estimulan la solidaridad, son un ámbito de discusión democrático, favorecen la organización de los recursos del Estado y por su carácter situacional con un ámbito de acción acotado a un área específica, ej. un barrio permiten realizar un rápido abordaje de la problemática local.

Que es necesario generar espacios de articulación a nivel municipal para analizar y evaluar los problemas socios comunitarios relacionados a la prevención del delito y la violencia, asegurando la representación de los distintos organismos y el involucramiento del conjunto de instituciones de la sociedad, para consolidar un trabajo articulado como estrategia complementaria de intervención.

Que por Decreto 304/16 el Concejo Municipal estableció las Juntas Barriales de Seguridad, en cuyo accionar sólo atribuye funciones a los miembros del cuerpo, pero no asigna atribuciones de ninguna clase al Ejecutivo Municipal que debiera estar fuertemente involucrado en este tipo de acciones.

Por lo expuesto
El Honorable Concejo Municipal sanciona con fuerza de Ordenanza:

Art. 1°. Crease el Consejo Distrital de Seguridad Ciudadana como órgano consultivo y de
asesoramiento en la planificación de políticas públicas en el ámbito de la ciudad de Esperanza y
su Distrito.

Art. 2°. A los efectos de la presente Ordenanza, entiéndase a la Seguridad Ciudadana, como
una condición necesaria para el desarrollo humano, valorada como un bien público; que impone,
el fortalecimiento del Estado en su rol de proteger a las personas, ante las amenazas que ponen
en riesgo sus derechos, sus bienes o su integridad personal, y a su vez, promueve y estimula la
participación y la responsabilidad ciudadana, empoderando a las personas para la toma de decisiones informadas y el despliegue de estrategias que promuevan su desarrollo.

Art. 3°. El Consejo tendrá las siguientes funciones:

a) Promover la formulación de políticas públicas relativas a la seguridad ciudadana.

b) Asesorar al Departamento Ejecutivo, en la elaboración de un plan de Seguridad
Ciudadana, que facilite la articulación de programas y proyectos que, centrados en
las personas y bajo una matriz metodológica participativa, multisectorial, integral,
contextualizada y preventiva, garantice el pleno goce y ejercicio de los derechos
humanos y propenda al desarrollo de las personas.

c) Recolectar, procesar, y generar información, que contribuya a fortalecer las
capacidades de los actores públicos y de la ciudadanía en general, para la toma de
decisiones en la formulación, implementación y evaluación de políticas públicas de
seguridad ciudadana, en base a un sistema de indicadores estandarizados que
permita la medición, el seguimiento y la comparación de fenómenos vinculados a la
convivencia y la seguridad ciudadana. El Consejo determinará la periodicidad de los
relevamientos y presentaciones de sus informes a efectos de garantizar un sistema
cuanto menos anual de rendición de cuentas a la ciudadanía.

d) Promover la implementación de redes u otros mecanismos de prevención que
fomenten la participación ciudadana.

e) Promover instancias de resolución pacífica de conflictos.

f) Crear comisiones de trabajo, permanentes o especiales, a las que se podrá invitar a
Funcionarios Públicos, expertos, académicos, miembros de ONG´s, dirigentes
políticos, sindicales, vecinales, o actores relevantes para el cumplimiento de los fines
de la presente, con el fin de constituir escenarios institucionalizados de debate de
propuestas, inquietudes e iniciativas sobre situaciones que afectan la convivencia y
la seguridad ciudadana, tanto en lo regional como lo local para la búsqueda de
soluciones integradas entre el Estado y la ciudadanía, dictaminando sobre la cuestión
y remitiendo la misma al seno del Consejo, para que éste se expida y eleve sus
consideraciones al Departamento Ejecutivo Municipal. El Consejo podrá cursar
igualmente invitaciones para que asistan a sus reuniones plenarias a quienes
considere necesario, para que desarrollen, profundicen o amplíen con sus aportes,
las cuestiones que sean objeto de análisis en su seno;

g) Promover la realización de acciones de formación y capacitación permanente para
los distintos actores sociales involucrados en la temática de la prevención para la
seguridad ciudadana.

h) Receptar iniciativas, propuestas e inquietudes de la ciudadanía y de ONG´s que
tengan por objeto incidir positivamente en la Seguridad Ciudadana, y emitir opinión
al respecto.

i) Proponer al Departamento Ejecutivo Municipal:

‑ la celebración de Convenios y otros mecanismos de cooperación con
Organismos Supranacionales, Nacionales, Provinciales o Municipales, así como
con Instituciones Académicas y Organizaciones de la Sociedad Civil, a efectos
de fortalecer las capacidades locales en materia de Seguridad Ciudadana.

‑ la creación de programas de educación, divulgación y concientización, con el
objeto de promover una cultura ciudadana de respeto, compromiso y
corresponsabilidad entre la ciudadanía, el Municipio y los actores públicos de la
seguridad, Policía, Justicia Penal, Servicios Postpenitenciarios, para la seguridad
ciudadana;

‑ el desarrollo de acciones de capacitación del personal municipal, especialmente
aquel que presta funciones de control, inspección y aplicación de Normas
Municipales, a efectos de que desarrollen habilidades como agentes promotores
de convivencia y principios ciudadanos, fortaleciendo el sentido y valor del
servicio público que encarnan.

‑ la generación de inversiones a fin de dotar a la zona de un sistema de seguridad
y monitoreo ciudadano, acorde con las problemáticas a resolver y las
posibilidades tecnológicas disponibles.

Art. 4°. El Consejo Distrital de Seguridad Ciudadana se integrará con:

a) Un (1) representante que designe el Poder Ejecutivo Municipal, y que desarrollará la
función de coordinación.

b) Un (1) representante por cada una de las áreas municipales que seguidamente se
detallan: Secretaría de Gobierno y Secretaría de Promoción Social; y otra que en
cada oportunidad el Ejecutivo Municipal pudiere considerar pertinente.

c) Un (1) concejal por cada Bloque del Concejo Municipal.

d) Un (1) representante de la Justicia Municipal de Faltas.

e) Un (2) representantes de la Unidad Regional XI.

f) Tres (3) representantes por las asociaciones vecinales, propuestos por el conjunto
de estas.

g) Todos aquellos invitados especiales, personas físicas o jurídicas, que el Consejo
pudiere considerar oportunamente, ante la necesidad de disponer de aportes
específicos.

Art. 5°. El Consejo Distrital de Seguridad Ciudadana deberá reunirse una vez por mes, como
mínimo, y tendrá la atribución de organizar Mesas de Trabajo, Subcomisiones y/ o Subconsejos
Zonales que sus integrantes, por simple mayoría, estimen necesarias crear, así como convocar
a organismos gubernamentales e instituciones de la sociedad civil para contar con su
asesoramiento e intervención en planes de acción.

Art. 6°. El Consejo Distrital de Seguridad Ciudadana coordinará con el área del Ejecutivo
Municipal que corresponda, la implementación del programa que se denominará «Redes de Comunidades Barriales para la Seguridad Ciudadana» en áreas o barrios con problemas comunes y que deberá respetar dos ejes centrales de trabajo:

a) la identificación y promoción de acciones de prevención;

b) desarrollar diagnósticos y proyectos fundados en enfoques
metodológicos fuertemente participativos.

Art. 7°. El Consejo Distrital de Seguridad Ciudadana convocará a Reunión Plenaria cada tres
meses; en las mismas participarán las Redes de Prevención con participación comunitaria y las
comisiones vecinales, a efectos de realizar evaluaciones diagnósticas y seguimiento de los
Programas de Seguridad Ciudadana.

Art. 8°. Facultase al Consejo Distrital de Seguridad Ciudadana a dictar su propio Reglamento
Interno.

Art. 9°. Para la puesta en marcha de la presente ordenanza y, con el propósito de asegurar las
inversiones que sean requeridas en materia de sistemas de vigilancia y monitoreo ciudadano,
deberá asignarse un rubro presupuestario específico dentro del presupuesto municipal.

Art. 10°. Derogase cualquier otra normativa en la materia vigente.

Tambien le puede interesar