Home Noticias Trabajan para las elecciones generales

Trabajan para las elecciones generales

by jose

Entre mates, urnas cargadas al hombro y alguna discusión entre fiscales o apoderados y funcionarios de la Secretaría Electoral, transcurría hoy el último día del escrutinio definitivo de las elecciones primarias del 22 de mayo. El recuento implica volver a sumar los totales de las actas confeccionadas el día de la elección, y en caso de discrepancia, como última alternativa para resolverla, se procede a la apertura de la urna.

Los datos no representarán variaciones respecto de los ganadores en las principales categorías ejecutivas, como gobernador o intendente, pero sí son significativos para localidades pequeñas en los que los márgenes entre candidatos se acotan, al igual que en las categorías legislativas, donde de la cantidad de votos depende una banca más de diputado o de concejal.

“Fue un escrutinio tranquilo; en una semana pudimos resolverlo. Ampliamos la cantidad de mesas que habitualmente se utilizaba porque la necesidad es, precisamente, saber cuánto antes los resultados para poder llegar a la proclamación de candidatos y poder tener la nueva boleta para las elecciones generales”, fue la evaluación de la secretaria electoral, Claudia Catallín.

De todas maneras, aclaró que el proceso no termina con el escrutado de las mesas, sino que es necesario cargar los datos, controlarlos, y recién después se informan a los apoderados los resultados por departamento para que ellos hagan las observaciones del caso. En caso de no existir objeciones, se termina aprobando el proceso.

Dudas salvadas

La dinámica del escrutinio no sólo permitió ajustar el recuento de votos. También ayudó a revisar algunos aspectos que serán tenidos en cuenta en la próxima elección general. Por ejemplo, uno de los grandes temores frente al debut del sistema electoral de boleta única era que los votos nulos fuesen numerosos en virtud de la confusión que pudiera existir en el electorado. Y de hecho así sucedió, sobre todo en algunas categorías en las que representó más de un diez por ciento. Sin embargo, Catallín negó que la causa por la que el voto fue anulado estuviese vinculada con desconocer el sistema. En este sentido, se especulaba con que podían ser frecuentes los votos sin marcas interpretando ello como un voto en blanco, o bien, con más de una cruz.

“De lo que pude ver -dijo Catallín-, de acuerdo con algunas mesas que abrimos y pudimos ver la realidad de los votos uno por uno, la mayoría de votos nulos fueron hechos a conciencia, porque todos tenían alguna marca de las que recomendábamos no hacer para que no se anulara el voto. Esto es, la boleta totalmente tachada, todos los casilleros con cruces, leyendas escritas, dibujos, distintos comentarios, etc. Realmente creo que quien hizo eso es porque tenía la conciencia de anular el voto”, insistió.

Igualmente, aclaró que sólo se accede a ese nivel de precisión cuando se abre la urna, cosa que, como se dijo, sucede de manera excepcional cuando surgen discrepancias insalvables. Al respecto, recordó una vez más que se debe marcar una sola cruz en la boleta porque “también hubo un porcentaje, pero mínimo, de la boleta sin ninguna marca, que llevó consecuentemente a la anulación del voto”.

Otro aspecto que quedó salvado es el de los votos recurridos. Por una acordada del Tribunal, se resolvió considerar votos válidos aquellos en los que la voluntad del elector estuviese clara. “Por eso si bien decíamos que había que hacer una cruz en el casillero del candidato, si hubo otra marca al lado del candidato, sobre la foto o sobre el logo partidario, siempre que fuese en la misma línea del postulante, fueron considerados votos válidos”, explicó.

Para la próxima

Mientras concluye el recuento definitivo de los votos, la Secretaría Electoral analiza algunos cambios para perfeccionar el sistema de boleta única en la elección general del 24 de julio. En este sentido, Catalín adelantó que se reforzará la capacitación de las autoridades de mesa, incluso dándole prioridad a los voluntarios ya reclutados. Paralelamente, se están preparando los modelos previos de boletas que serán más chicas y manuables.

“Casi todas van a ser tamaño oficio -precisó-. Y estamos viendo el tema de la urna para ver si con estas boletas más chicas es necesario agrandarlas, porque entendemos que el problema del tamaño, en realidad, fue sobre todo por el mal doblez que tuvieron los votos”.

Con respecto a los colores, que fueron motivo de confusión en la elección primaria, la funcionaria dijo que no se cambiarán porque fueron definidos por sorteo, de todas maneras, adelantó que están buscando mejorar la identificación en el reverso del voto.

“En las previas que ya tenemos hechas les vamos a colocar en el reverso de la boleta la letra de la categoría bien visible, bastante grande (por ejemplo, la G de gobernador) para que la gente no tenga dudas de en qué ranura lo debe depositar”, comentó. También dijo que el troquelado, motivo de quejas de todas las autoridades de mesa, contará en la elección de julio con un talón “más ancho” por lo que estiman que el inconveniente quedaría resuelto.

El “voto foto”

Claudia Catallín dijo estar al tanto de algunas versiones sobre personas que el día de la elección entregaban un celular al votante para que fotografiara su voto, a cambio de una recompensa posterior. Sin embargo, dijo que hasta el momento no se han recibido denuncias al respecto.

La funcionaria sí recordó que por acordada del Tribunal, está prohibido ingresar al box de votación con celulares. “Precisamente, lo que se trata de evitar es que alguien pueda sacar la foto y acreditar de algún modo por quién voto. Así que eso está prohibido y vamos a seguir recordando esta pauta para la elección general.

 

 

www.ellitoral.com

You may also like

Leave a Comment