Sigue estancado el juicio que investiga el abuso de un niño

En agosto de 2014 se conoció la denuncia vinculada con abusos contra un niño de 11 años.

La magistrada recusó a dos jueces que debían resolver si ella continuaba o no al frente del juicio oral. Se trata de un caso de abuso contra un niño de 11 años.

Cuando en agosto de 2014 se conoció la denuncia vinculada con abusos contra un niño de 11 años de Esperanza, generó profunda indignación en toda la provincia. Incluso, el caso repercutió en todo el país. No sólo por las características del hecho, sino porque entre los denunciados aparecían los abuelos maternos del chico y un tío policía.

Según Fernanda Baraldo, mamá de la víctima y denunciante, el abuso se produjo en octubre de 2013, y lo descubrió a partir de una foto que apareció en el celular del menor, donde se exhibían las partes íntimas de una persona mayor, sentada en un sillón, que se correspondía con el mobiliario de la casa de los abuelos. Poco después, el chico relató lo que le había sucedido.

A cuatro años de aquellos hechos y a tres años de radicada la denuncia, el juicio se encuentra virtualmente paralizado luego de que el abogado representante de la familia de la víctima, Martín Risso Patrón, recusara a la presidenta del tribunal, la jueza Susana Luna, por supuesta falta de imparcialidad en el desarrollo de las audiencias.

Hoy estaba previsto que se tomara una decisión sobre la magistrada. Pero esto tampoco sucedió, ya que la jueza recusó a dos de los tres jueces que debían analizar su situación: se trata de los doctores Jorge Pegassano y Luis Octavio Silva, que habían sido designados mediante un sorteo para evaluar la conducta de Luna.

En definitiva, lejos de avanzarse en la búsqueda de la verdad sobre qué fue lo que realmente sucedió en 2013, el caso se encuentra empantanado mientras se resuelve si la jueza continúa o es apartada de este juicio.

Los inconvenientes surgieron durante la cuarta audiencia de este juicio oral. En ese momento, el abogado de la familia de la víctima presentó una solicitud de recusación contra la presidenta del tribunal, por “parcialidad” durante el proceso.

“Esto desprestigia totalmente a la Justicia. Es la primera vez que tengo que interponer un recurso así, pero no me quedó alternativa por la manifiesta animosidad que tiene la jueza contra la querella”, expresó en ese momento el abogado Martín Risso Patrón.

Todo estaba preparado para que fuera incorporado a las audiencias el material obtenido a través de las “Cámaras Gesell” y los testimonios de los peritos que las practicaron al entrevistar a la víctima. Sin embargo, nada de esto se pudo realizar.

“La defensa de los acusados cuestionó la autenticidad de las grabaciones y acusó a los fiscales de haber adulterado dos DVDs. Increíblemente, la jueza hizo lugar a ese pedido. También aceptó investigar por falso testimonio a la mamá de la víctima, cuando hace tres años que viene repitiendo lo mismo al denunciar lo que estas personas le hicieron a su hijo. Además, desde que comenzó el juicio se mostró por de más permisiva a todos los planteos de la defensa y hostil contra mi persona y la mamá de la víctima. Es más, hoy (por ayer), sin que yo le dé motivo alguno me dijo que si tenía dudas sobre su imparcialidad, tenía ‘los recursos pertinentes’. Ella sola se dio cuenta de lo que estaba haciendo. Es increíble lo que pasó hasta ahora”, insistió Risso Patrón.

Fuente: LT 10.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.