Home Destacadas Se celebra el día mundial del dulce de leche, un manjar que los esperancinos supieron disfrutar

Se celebra el día mundial del dulce de leche, un manjar que los esperancinos supieron disfrutar

by juanmanuel

Se conmemora este viernes 11 de octubre el Día Mundial del Dulce de Leche. Un 11 de octubre pero de 1944 en Esperanza nacía Chelita que por décadas hizo el dulce de leche más rico del mundo.

Desde 1998, el 11 de octubre ha sido designado como el “Día Mundial del Dulce de Leche”. Si bien esa delicia inigualable lleva la patente de “gran invento argentino”, varios se pelean por los laureles de su creación.

Conocido como arequipe, manjar blanco, cajeta o caramel -según el lugar del mundo en el que nos encontremos- la simple mezcla de leche con azúcar ha generado millones de fanáticos a lo largo de varias generaciones. De origen polémico, tanto Uruguay como Brasil dicen ser sus inventores. Pero la realidad es que, como el colectivo y la birome, es un patrimonio bien argentino, hasta podríamos decir, bien esperancino…

En Esperanza sabemos de calidad cuando nos referimos al disfrutar de una buena cucharada de dulce de leche… Inolvidable el de Angelita o más acá en el tiempo el realizado por la familia Capellino o Bourquín, pero dentro de tantas historias jamás ninguno podrá igualarse al Chelita…

Fue un 11 de octubre pero de 1944, aquel sueño de Balboni que pudo hacerlo realidad junto a Shaller con el acompañamiento de capitales privados de la ciudad, comenzó a escribir sus primeras páginas en un galpón que estaba frente al predio del Ferrocarril de nuestra ciudad.

Unas pailas compradas a Lheritier junto a una receta simple, pero de mucha calidad, fueron testigos de aquellos primeros tachos que se llenaban con dulce de leche y eran cargados en el tren de cargas que esperaba enfrente para ser llevados a San Carlos y otros puntos de la zona.

Aquel primer paso en el sur de la ciudad fue tan bueno que pronto llegaría la mudanza a un viejo molino que había cerrado sus puertas en ruta 6 y 70 para levantar allí lo que sería tiempo después, la enorme Chelita esa fría marca ofrecida en el Registro de Marcas de Buenos Aires cuando una y otra vez rebotaban las ideas que se llevaban desde Las Colonias.

Allí en el nuevo edificio además de dulce de leche, una enorme máquina hacía leche en polvo y en el frente del edificio, donde se había levantado una nueva edificación con ladrillos comprados a una ladrillería que estaba ubicada frente a lo que hoy es el Parque de la Agricultura,  estaba la fábrica de helados, la misma que en más de una oportunidad trajo dolores de cabeza a los propietarios porque fuera de horario y principalmente de noche los comerciantes que se quedaban sin helado iban a golpear las puertas buscando más productos y había que atenderlos… Tiempo después Chelita se deshizo de los helados y pronto esos productos se transformarían en los inolvidables Helados Caupi.

La empresa fue creciendo y se llegó a un punto que la calidad del dulce de leche era tan grande que principales empresas de alimentación y gastronómicas del país consumían sus productos y así aquel manjar comenzó a ser llamado como el «Mejor dulce de leche del Mundo».

Chelita creció y junto a esos vientos de desarrollos aparecieron exquisitos quesos, ricota, cremas, leche fluída, yogures y marcas como Kerubín, Lecherito y el inolvidable Formayito, aquel queso untable que después de una cena en Buenos Aires donde sus dueños lo probaron, volvieron con la idea fija de llevarlo a cabo y así se pusieron manos a la obra mezclando y fundiendo toda clase de quesos hasta dar con un gran sabor que se lo podía degustar en diversos formatos y de acuerdo a sus gustos el color de los envases.

Resultado de imagen para chelita productos lacteosHoy el planeta celebra el Día Mundial del Dulce de Leche… Esperanza por años tuvo un dulce de leche tan rico que hasta no supo de límites y cruzó fronteras llegando a mercados internacionales impensados para la época. Sus puertas cerraron a mediados de los noventa cuando la industria argentina estaba inmersa en una dura crisis… Cuando se habla de dulce de leche, los esperancinos saben de que se trata y aún queda en la memoria ese aroma y sabor de un manjar único y de una marca, Chelita que es parte del sentimiento popular esperancino.

 

 

You may also like