Inicio Noticias René Guibert: La UCR sufre un desguace de sus dirigentes

René Guibert: La UCR sufre un desguace de sus dirigentes

por jose

“Hace bastante que planteé que lo que estaban haciendo con la Unión Cívica Radical era un desagüace y ahora está confirmado porque existen radicales dispersos por todos lados; fundamentalmente porque la puja de los dirigentes hizo que el votante radical vote cualquier cosa menos a la UCR, máxime cuando la sigla ya ni aparece”, cuestionó Guibert al momento de hacer un balance del panorama electoral.

 

En declaraciones realizadas a la CSC Radio, agregó que “la puja de los dirigentes por quedarse con la sigla está vacía en las urnas y con esto no gana ningún radical. No hay ningún radical que mantenga las banderas del partido en alto”. “Podemos hablar de decisiones orgánicas, alianzas o frentes pero hoy hay distintos sectores que se han alineado o mezclado con otros partidos o corrientes y aquel afiliado o votante radical que siempre votó a la UCR hoy se siente liberado porque los dirigentes no lo han sabido contener y fue eligiendo otras opciones dónde poner su voto”, afirmó.

 

Lamentó que “es mucho lo que se hizo con el radicalismo para tratar de devastarlo”, aunque analizó que “de todos modos, el domingo se vio que los radicales ya decidieron a quien van a votar. Si vamos a respetar formalmente lo que decidió la convención radical, la UCR integra Cambiemos y la orden del partido sería que los radicales votemos esa opción.  Incluso muchos radicales el domingo pasado lo votaron a Macri en lugar de votarlo a Sanz”.

 

En cuanto a las opciones para la elección de octubre, sostuvo que “en la grilla de las elecciones nacionales tenemos un partido atado al populismo, el Frente para la Victoria, que tiene un voto cautivo muy importante y después hay otro arco que es el PRO de Macri que en su gestión ha demostrado que va por el progresismo y no es un conservador como se lo quiere plantear. En definitiva, hay que remitirse a los hechos y mirar cómo está la ciudad de Buenos Aires porque el progresismo se demuestra también con hechos, y no creo que los radicales se sientan muy incómodos votando eso frente al populismo barato que lleva adelante el Frente para la Victoria”.

 

“Como están dadas las cosas, es blanco o negro; el votante evaluará si seguimos con la continuidad del gobierno actual a nivel nacional o se va a un cambio y el único cambio posible hoy por hoy es Macri, no hay otro cambio”, sentenció.

 

Asimismo, vaticinó que “la primera vuelta que habrá en octubre se convertirá en un ballotage y si no se da eso gana Scioli en primera vuelta”. “En mi opinión personal, así como el voto al massismo hizo que el triunfo de Scioli no llegue al 40 por ciento en las primarias, en octubre está claro que el votante advierte eso y buscará polarizarse y concentrar al mejor posicionado de los opositores”, explicó.

 

Consideró que “Scioli está en condiciones de llegar al 45 por ciento y ahí se termina todo; entonces los ciudadanos que no están contentos con este proyecto nacional deberán concentrarse en otro para hacer el cambio. Está claro lo que ha hecho este gobierno en estos 12 años y no sé qué pueden hacer de nuevo, no se avizora que puedan hacer algo novedoso o revolucionario que cambie la situación actual del país, con lo cual la gente buscará una opción que le dé una expectativa, la ilusión y las ganas de cambiar y apostar por un proyecto nuevo”.

 

Sobre el triunfo del candidato justicialista en Santa Fe, analizó que “en la provincia está dividido el voto radical y eso hace que gane Scioli”. “En la división de la oposición gana Scioli y es el que más cerca está de ganar en octubre.  Por eso van a tener que remar mucho en la oposición para poder ganarle a Scioli y para mí la jugada está en octubre, no creo que haya ballotage”, opinó.

 

En lo estrictamente partidario, dijo que “está claro que el partido está mal y no es de ahora; el afiliado no se siente contenido ni consultado y son todas decisiones de dirigentes que se agrupan de un lado o del otro y que usan el discurso de acuerdo a la conveniencia de esos grupos”.

 

“Va a pasar mucho tiempo hasta que el radicalismo vuelva a ser un partido potencialmente querible para votar. Si no se empieza a remar de nuevo, basándose en las estructuras del partido y en la base de las comunas, municipios y provincias donde se pueda llegar a ganar –como el caso de Mendoza- va a ser muy difícil que el radicalismo vuelva a ser un partido votable”, sentenció.

 

Por último, sostuvo que “en el desgüace del radicalismo, cada uno se trata de posicionarse donde mejor conchavo consigue” y para concluir adelantó su voto a favor de Mauricio Macri.

 

 

 

 

 

Redacción: Ayelen Waigandt – Esperanza Día x Día – CSC Radio

 

Tambien le puede interesar