Reflexión del Padre Axel: “Ante la inseguridad, tenemos que fortalecer la familia y los valores”

Ante los graves hechos de inseguridad que se produjeron en los últimos días en Esperanza, el párroco de la Basílica de la Natividad, padre Axel Arguinchona, dejó su reflexión y su mensaje de aliento y esperanza.

En diálogo con la CSC Radio, el padre Axel aseguró que “el Estado debe tomar cartas en el asunto y por supuesto se deben cumplir las leyes, porque en esto la Justicia tiene mucho para hacer y la persona que comete un delito debe pagar con una pena, y también obviamente cuidarnos entre nosotros”.

Y reflexionó que “la crisis que estamos viviendo ante todo es cultural, es una crisis de valores, y como sociedad tenemos que cumplir con nuestros deberes para exigir nuestros derechos”. “Hay que velar también por el respeto por los demás, por el bien común, y ver el tema de la droga que está metido en muchas situaciones de inseguridad que se viven y en eso es evidente que hay un vacío interior de las personas”, analizó.

En ese marco, bregó por “defender las familias para que los niños puedan fortalecer los valores, el respeto por los demás, el trabajo comunitario, el saber que nada se alcanza sin esfuerzo” y aseguró que “en eso tenemos que trabajar fuertemente como sociedad”. En esto, resaltó la necesidad “del encuentro con los hijos, la escucha, el diálogo, el conocer por dónde andan los hijos, qué hacen y con quienes se juntan para generar una confianza entre padres e hijos”.

En cuanto a las necesidades de la gente, señaló: “Cada vez son más fuertes los pedidos existenciales ante la búsqueda de un sentido en la vida, las tristezas, el vacío, el desánimo, la falta de sentido para levantarse todos los días, y también cada vez más la gente se acerca ante necesidades materiales concretas y de todos los días”.

“Por suerte la gente cada vez busca más respuestas a través de la fe, y hay que saber que es un trabajo personal, buscando consejo pero haciendo un trabajo diario sabiendo que no hay nada imposible ni por encima de nuestras fuerzas. Por difíciles que sean las situaciones o por grande que sea la crisis personal, matrimonial, familiar que se pueda estar viviendo, todas son absolutamente solucionables. No hay que perder nunca la esperanza”, concluyó.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.