Home Destacadas Precios negativos para la soja nueva

Precios negativos para la soja nueva

by jose
El precio es el menor de los últimos cinco años.

 

(La Nación) – Los productores de soja de primera que estén obligados a vender en el momento de cosecha no harán buen negocio: los US$228 por tonelada que se ofrecían esta semana para la posición mayo permitirían cambiar la plata o perder en campos alquilados, si se alcanzan rindes normales en la zona núcleo. Este precio es el menor de los últimos cinco años: en febrero del año pasado, el entonces Mercado a Término de Buenos Aires permitía asegurar US$239, mientras que en igual fecha de 2018 se prometían US$295. Más atrás, en 2017, se podían conseguir US$264 por tonelada.

Una de las pocas herramientas para evitar estos precios tan bajos sería la venta más temprana, por ejemplo si se pudiera entregar producto en marzo, «que permitiría obtener un precio de US$228 más US$5 de premio en ventas forward ofrecidas a mitad de semana», indica Sebastián Olivero, consultor de la firma INTL FCStone. Si no se puede vender temprano, el especialista recomienda evitar la época de entrega masiva y esperar algún repunte como consecuencia del mercado climático en EE.UU. y de compras de China, si consigue controlar la difusión del coronavirus.

 

Maíz más entonado

«El gigante asiático debería comprar algo, para satisfacer sus necesidades estructurales y para cumplir con lo convenido en la ‘fase uno’ del acuerdo suscripto con Estados Unidos, que se instrumenta teóricamente en estos días», espera Olivero.

La situación interna del maíz es un poco más favorable. Si bien los precios de Chicago lateralizan en un nivel flojo desde hace tiempo, se prevé que habrá poco maíz temprano en nuestro país, circunstancia que se traduce en precios que se podrían aprovechar: la posición abril se cotiza a US$144 por tonelada en el Matba Rofex, versus los US$135 de junio, un momento en el que se espera gran oferta por las buenas lluvias que están recibiendo los cultivos de segunda en casi toda la zona agrícola.

 

En ese escenario, Olivero aconseja ir vendiendo la mercadería temprana que se pueda asegurar y esperar la evolución del mercado en Estados Unidos con la de segunda. «Quien deba vender obligado en junio a precios bajos puede tomar un call en Chicago para cubrirse al alza. Esta herramienta no resulta afectada por las decisiones internas de comercialización», diferencia.

 

 

La Nación Campo

You may also like