Inicio NoticiasLocales Panorama político mirando una nueva campaña

Panorama político mirando una nueva campaña

por jose

La gestión de Ana Meiners cumplió este fin de semana su noveno año de gobierno en Esperanza. Cada uno podrá tener su mirada del vaso medio lleno o medio vacío de una administración que no pudo aprovechar el viento de cola que significó pertenecer al mismo color político del gobierno nacional para traer obras de trascendencia a la ciudad.

Ni el apoyo al parque industrial ni la prometida circunvalación, por citar dos ejemplos, pudieron ser concretadas en tiempos de bonanza k. Los inconclusos planes “Más Cerca Más Cristina” fueron apenas migajas en las millonarias obras que repartía De Vido y que ni siquiera rozaron la cuna de la colonización.

En los primeros años logró una renovación de la maquinaria municipal que espera un nuevo impulso y varias realizaciones de desagües que llevaron tranquilidad hídrica a la comunidad. El retraso en el Plan de Accesibilidad se revirtió en el último año.

Ahora con Macri en el poder y Lifschitz en la provincia se ratifican compromisos, se firman acuerdos, pero todavía no hay nada concreto en grandes obras. Lo que hizo y lo que hace la gestión justicialista es con lo que le pertenece a los esperancinos o por coparticipación o por pagarlo en cuotas en formato de créditos, contribución por mejoras o presupuesto municipal.

Cuando comenzó su tercer período Meiners prometió un golpe de timón y mayor eficiencia de gestión. La primera acción en ese sentido fue un cambio de gabinete. El resultado más visible fue un ordenamiento económico claro con Patricia Boni al mando de la chequera y una mayor ejecutividad en obras públicas con Martín Franconi en esa área.

Alfonso Gómez es el eficiente coordinador general de la gestión desde la Secretaría de Gobierno y el resto está en veremos o agotado.

Gustavo Cañón en Servicios Públicos tiene problemas con los mandos medios de su área y necesitará de una ayuda extra para desactivar un increíble sistema de contrataciones privadas heredado en el área municipal que más empleados públicos tiene. ¿Se necesitan contratar tres empresas diferentes para colocar una columna de iluminación?

Toledo en Acción Social no termina de despegar, significó una renovación de cara pero no aportó cosas nuevas al área que debe llegar a quienes más lo necesitan. Menos whatsaap y más calle quizás sea una buena opción.

Hasta allí lo que aparece como la renovación de Meiners. El resto es más de lo mismo que dejan a media agua la promesa de eficiente gestión y de despegue de la ciudad que hizo la reelegida dirigente.

Robledo, Caussi, Blangini, Anza y Fernández siguen alrededor de la intendenta con diferentes rangos de funcionarios aportando pocas ideas y menos soluciones. A la intendenta le gusta dividir y reinar en ese collage de laburantes y chupamedias, siempre lo hizo, pero al recorrer su noveno año de gestión debería evitar la inversión de tanto tiempo en internas y peleas que distraen el trabajo y bajan resultados.

LO QUE VIENE

Comienza a correr el tiempo donde todos los sectores políticos piensan en la elección de medio término y para el justicialismo y Ana Meiners es la elección que deben ganar para ratificar una mayoría legislativa necesaria y tener opciones sólidas de sucesión.

Esa elección donde cuatro bancas de concejales se renuevan, mucho dependerá de las alianzas partidarias que tenga cada sector. Será unificada en principio con dos sistemas electorales un mismo día para elegir concejales y diputados nacionales.

En los trazos del próximo mapa electoral no hay grandes cambios. Cammisi buscará su reelección por el radicalismo y Elena por el justicialismo independientemente de las alianzas partidarias que tejan sus frentes.

En el resto de la oposición hay dos sectores que quieren regresar al parlamento local: El PDP muestra la carta de Ana Copes y el PRO/Cambiemos anticipa nombres de jerarquía para competir. El Frente Renovador se entusiasma con nuevos dirigentes y sin definiciones aún no sería sorpresa si aparece una lista con representantes del radicalismo universitario.

El Socialismo tiene el desafío de retener los votos de Dellaporta en la última elección y trabaja en nombres y proyectos. El actual concejal deberá tener más reflejos para evitar que el radicalismo lo anule con “el abrazo del oso” y el justicialismo lo convierta en oficialista. Hoy el rol político del concejal más votado en las últimas elecciones es el más difícil por su diaria procura de buscar una tercera opción y ser un aire fresco para la política local.

EL RADICALISMO ATRASA

La fuerza política que gobernó durante 24 años la ciudad todavía no pudo digerir la última derrota ni arriba ni abajo. Fascendini como candidato a vicegobernador perdió en su ciudad y en su departamento donde su frente siempre ganaba. Cammisi fue la renovación que ganó las primarias y perdió las generales en una polarización cargada de errores propios y celos internos.

Hoy el radicalismo busca revertir esa realidad con las recetas de la vieja política pero sin identificar que el electorado cambió. Los primeros pasos buscaron subordinación al círculo de asesores del vicegobernador y no fueron exitosos: un bloque de tres concejales dividido e incapaz de negociar en nombre propio una simple ordenanza de semáforos ponen color vintage a la escena y los distancian de la gente.

Como renovación no habrá, buscarán que a fuerza de subsidios y promesas de grandes obras que la realidad se revierta. Hoy la foto del radicalismo le dibuja una mueca de risa al justicialismo.

«La política es el arte de lo posible; para lograrlo hay que intentar muchas veces lo imposible». Honrando esa frase anda Meiners en procura de cumplir sus promesas de eficiencia y obras y la oposición ofreciéndose ser opción en los preparativos de una nueva campaña electoral.

 

j.z.

 

4200 - Gabinete Ana Meiners 2015

Tambien le puede interesar