Padre Axel: “He recibido de Esperanza mucho más de lo que he podido darle”

El párroco de la Basílica de la Natividad, padre Axel Arguinchona, se despidió de la ciudad agradeciendo las muestras de afecto de la comunidad.

“He aprendido muchísimo de la comunidad y he recibido de Esperanza mucho más de lo que he podido darle”, reflexionó.

Este domingo con la presencia del Arzobispo Jorge Fenoy se realizará la misa de consagración del nuevo párroco de la Basílica Natividad y será la despedida del Padre Axel de Esperanza.

En diálogo con la CSC Radio, el sacerdote valoró “los tres años y nueve meses que se cumplen este sábado en Esperanza” y agradeció “a toda la comunidad, a las instituciones, los actores políticos de la ciudad, los medios de comunicación social”.

“He aprendido muchísimo de la comunidad, cuando llegué no conocía absolutamente nada pero desde el primer momento me hicieron sentir que hacía muchos años que estaba en Esperanza. Las demostraciones de afecto de la gente por la calle son tan grandes que uno dice que hermosa es la comunidad y como el Señor le ha regalado una gracia muy especial a esta ciudad”, reflexionó.

También resaltó “el ecumenismo, con el pastor Jorge (Buschiazzo) y el padre Alejandro (Sabba), con quienes hemos podido consolidar en el tiempo a través de distintas expresiones en comunidad, actos cívicos, oraciones, actividades”. En ese contexto, agradeció asimismo “al padre Carlos, un gran sacerdote que tiene más años que yo en Esperanza y que me ayudó muchísimo a insertarme y conocer la realidad de la ciudad”.

En cuanto al relevo de curas en la Basílica, confirmó que “en la misa del domingo a las 20 horas monseñor Sergio Fenoy hará tomar posesión de la Basílica al padre Ernesto Agüera que viene de la parroquia de Yapeyú”.

“Posteriormente llegará quien será sacerdote a partir del 12 de diciembre, César Zingerling, de 40 años y oriundo de San Jerónimo Norte, quien llegará con el sacerdocio recién estrenado, y conoce la zona y la realidad de la región”, agregó.

Sobre su futuro, mencionó que “hay muchas cosas para hacer, y paso ahora a otro Departamento, La Capital, con una realidad diametralmente opuesta a la que estuve viviendo en Esperanza, porque es una zona muy necesitada socialmente, con mucha pobreza, de una ciudad muy grande”. “Hay siete barrios en la zona, con dos escuelas, capillas, parroquias y les pido mucha oración porque voy a estar solo, así que habrá que multiplicar la oración y que Dios me de mucha salud para llevar adelante esta misión”, señaló.

“He aprendido muchísimo, y he recibido de Esperanza mucho más de lo que he podido darle. Me voy con el corazón muy lleno, y también aprovechando esta experiencia pastoral que ha sido muy rica, para llevarlo a otro lugar en el cual las necesidades son diferentes; pero en definitiva es la construcción del Reino de Dios”, valoró.

“Espero también poder allá acompañar a la comunidad y hacerla crecer en la fe, la esperanza y la caridad y recordando lo que la Iglesia nos enseña: la Evangelización no es plena si no está acompañada de promoción humana, así que también intentaremos hacer algo por la comunidad”, aseveró.

Pese a la despedida de este domingo, adelantó que el 16 de diciembre estará en Esperanza “para la primer misa del padre Federico Correa, luego también en diciembre estaré en la despedida como presidente del Museo, y por supuesto en lo que pueda acompañarlos a todos estaré”.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.