Inicio Destacadas Ortega, investigador superior del Conicet: “Es un reconocimiento a la trayectoria y a todo el equipo”

Ortega, investigador superior del Conicet: “Es un reconocimiento a la trayectoria y a todo el equipo”

por Ayelen
El recientemente designado investigador superior del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas (Conicet), Hugo Ortega, habló de las implicancias de su nueva categoría y del trabajo que se realiza en el Instituto de Ciencias Veterinarias (Icivet) del Litoral que funciona en la facultad de Ciencias Veterinarias de Esperanza.

 

 

En diálogo con la CSC Radio, Ortega explicó que “el Conicet tiene una carrera de investigador donde se ingresa como investigador asistente y va subiendo de categoría: adjunto, independiente, principal, y por último la categoría superior. Son todas categorías concursadas, es decir que uno depende de sus antecedentes y de su trabajo, no solamente del tiempo que tiene en la institución”.

 

 

Sostuvo que “esta categoría es básicamente un reconocimiento a la trayectoria, porque para lograr la promoción se tiene en cuenta la producción científica, la formación de recursos humanos y la creación de centros de investigación, creación de líneas de investigación y demás. Es una categoría en la cual ya no se evalúa lo que hizo uno como persona sino el equipo de trabajo que uno constituyó como equipo. Por eso digo que es un reconocimiento a todo el equipo”.

 

 

En ese marco, mencionó que “el Instituto de Ciencias Veterinarias (Icivet) del Litoral que está integrado a la Facultad hoy tiene más de 25 investigadores del Conicet, alrededor de 50 becarios, cinco laboratorios consolidados y más de 20 líneas de investigación en diferentes temas que van desde fauna, enfermedades de animales silvestres, enfermedades productivas, sistemas de producción primaria a nivel tambo, desarrollo de fármacos, inocuidad de alimentos, y demás”.

 

 

 

Especificó que “dentro de la línea que realiza el Centro de Medicina Comparada del Icivet es uno de los laboratorios que está involucrados en desarrollos de vacunas Covid y también el Laboratorio de Ecología de Enfermedades está involucrado en el seguimiento de anticuerpos en la población en general”.

 

 

Apuntó que “los becarios son de diversas partes del país; en abril, por ejemplo, ingresaron becarios de provincia de Buenos Aires, de Misiones, porque las becas son abiertas, cuando hay una disponible se concursa y gana el de mejor antecedentes o propuesta”. En el mismo sentido, acotó que “antes de la pandemia, con un programa de becas latinoamericanas teníamos al menos dos o tres becarios de otros países por año trabajando acá, de la misma forma en que investigadores y becarios nuestros  están permanentemente en el exterior, en diferentes lugares. Esto es un intercambio permanente”.

 

 

Consultado por la posibilidad de abrir más áreas y laboratorios, Ortega sostuvo que “siempre estamos buscando crecer, el año pasado constituimos un nuevo laboratorio que estaba trabajando sumado a uno nuestro en la Granja La Esmeralda y hoy ya es un laboratorio independiente, aunque forma parte del Icivet; y eso continuamente se va dando por el crecimiento de los mismos equipos de investigación”.

 

 

 

En relación con los proyectos que tienen, indicó que “hoy se está apuntando a consolidar equipamiento nuevo, tratar de mantener los recursos humanos que tenemos, que no es algo sencillo, e iniciando en breve una primera etapa de ampliación en el Centro de Medicina Comparada”.

 

 

Por último, admitió que la situación económica del país “afecta porque todos los subsidios y los proyectos que tenemos están financiados en pesos, y el 90% de los insumos que compramos son en dólares, sumado a las demoras de las importaciones y de los procesos administrativos, siempre hay inconvenientes. No es lo mismo estar trabajando acá que en Estados Unidos o en Europa”.

 

 

De todos modos, valoró que “todos los resultados de las investigaciones que aquí se hacen son publicados en revistas internacionales, la mayoría europeas o norteamericanas, y competimos en subsidios con investigadores de otros países, con la desventaja del lugar donde estamos ubicados”. “Para nosotros hoy importar un reactivo implica entre uno y dos meses de demora cuando estando en Estados Unidos, lo pide a las cuatro de la tarde y al otro día a la mañana lo tiene en su laboratorio”, ejemplificó.

 

 

Tambien le puede interesar