Home Noticias Oggioni se ‘Borocotizó’ y protegió a Blangini

Oggioni se ‘Borocotizó’ y protegió a Blangini

by jose

Corría el año 2005 y fue un gran escándalo político cuando el diputado nacional electo por el partido de Mauricio Macri, se pasó a las filas del kirchnerismo. Se trataba de Eduardo Lorenzo Borocotó, cuya maniobra política copiaron después otros dirigentes de distintos partidos.

 

La popularidad de esa acción comenzó a ser denominada “La Gran Borocotó”, involucrando pases políticos y “curiosos” cambios de opinión.

 

Lo vivido ayer en el Concejo Municipal de Esperanza con la concejal Gabriela Oggioni se asemeja muchísimo a esa maniobra y confirma lo que adelantábamos la semana pasada: su más estrecho asesor político es el mejor operador meinerista en el Concejo.

 

Con la firma de cuatro concejales (Oggioni, Martínez, Grenón y Cammisi) ingresó al recinto un pedido para citar a una sesión pública al Secretario de Obras de Ana Meiners. Los motivos sobran y están relacionados con un pedido de venta de un pedazo de la plaza Renacer a un tercero, sencillamente porque el municipio no fue capaz de controlar que privados utilizarían la plaza como ingreso a un complejo de departamentos.

 

Quien compraría el pedazo de plaza no figura como dueño de los departamentos y con ese antecedente Blangini o la empresaria inmobiliaria Ana Meiners, podrían proponer mañana vender un pedazo del Parque de la Agricultura o una esquina de la Plaza San Martín a cualquier persona.

 

El expediente es sencillamente IMPRESENTABLE y está cargado de puntos oscuros, por eso fue ingresado en la amnistía. Nadie está acusando a Blangini de corrupto pero sí se lo señala como directo responsable de lo sucedido. Si él no lo fuera debiera haber abierto un sumario interno para establecer responsables, pero no lo hizo.

 

El pueblo no podrá conocer en sesión pública las explicaciones de “Bla Bla Bla” Blangini ya que el Concejo Municipal rechazó la propuesta que llegaba con cuatro firmas.

 

Sí, Gabriela Oggioni que se presentó como una de las impulsoras de la interpelación terminó votando en contra de su propio proyecto y apoyó la moción de Hugo Becchio, Eduardo Kirnen y Víctor Elena para que las explicaciones del funcionario se brinden en una reunión cerrada.

 

LO QUE VIENE

 

Esta nota de opinión podrá generar el paseo mediático de la concejal demoprogresista para explicar que lo que hizo se puede hacer y que cambió de opinión sólo para solucionar el tema sin convertirlo en una “carnicería política”. Nada inocente postura ya que Blangini fue consultado varias veces por el tema y nunca satisfizo a los ediles.

 

También podrá generar un silencio sepultural más relacionado con el bochorno y la necesidad de explicar su acción a sus propios compañeros de partido. ¿Qué responderá Ana Copes cuando se entere de lo que hizo su compañera? Recordemos que Copes interpeló a Aufranc por la pérdida de una hoja de un expediente. ¿Qué hubiese hecho Copes ante el pedido de vender una fracción de una plaza?

 

Desde la prensa, tenemos la libertad de opinar y lo hacemos en base a nuestra experiencia y conocimientos. Por eso sostenemos este título para explicar con crudeza y realismo la insólita situación vivida ayer en el Concejo Municipal que pone en serio riesgo la unidad del Frente Progresista en la ciudad. De hecho, fue convocada para esta semana una reunión de urgencia de todos los partidos políticos que lo integran.

 

La cara de Oggioni ayer en el recinto y el cuarto intermedio pedido por la secretaria del cuerpo para explicarles a los concejales que sólo había un dictamen, son la evidencia más clara de la informalidad y las presiones que recibieron la mayoría de los concejales ante este proyecto.

 

“Por favor no lo voten, si me interpelan, la vieja me raja” repetía palabras más, palabras menos, el funcionario que no dejó de hablar, suplicar y presionar en los últimos días a políticos propios y supuestamente opositores, que terminaron protegiéndolo.

 

Por ahora está en duda que la señora intendenta, máxima responsable del papelón sucedido con la Plazoleta Renacer, le dé o no una vida más a su desprestigiado funcionario.

 

 

José Zenclussen

You may also like