Home Noticias Nueva experiencia suiza en Humboldt

Nueva experiencia suiza en Humboldt

by jose

Suiza y Argentina, dos países culturamente muy diferentes, a los que no sólo los separan un oceáno o muchos kilómetros sino también sus costumbres, raíces, historia, posición socioeconómica, etc. Para la joven suiza Celine Kalbermatter interesada en conocer otras culturas que enriquezcan su perfil profesional -futura asistente social- y a la vez humano, haber vivido tres meses en la ciudad de Santa Fe significó más que una experiencia enriquecedora.

Oriunda del pequeño poblado de Saint Nicklaus, hermanado con la localidad de Humboldt, esta estrecha conexión le abrió las puertas para acercarse a nuestra zona. De la mano del Padre Bernardo Blanchoud y de la Hermana Rosa, Celine pudo acercarse a una realidad muy diferente de la que conoce en su país natal. “Mientras estuve aquí acompañé al Padre todos los viernes a la cárcel de mujeres para hablar con los presas quienes me contaron sus historias de vida. En tanto que los días jueves fui al barrio Santa Rosa de Lima junto con la Hermana Rosa, a la casita para los chicos”. Celine destaca las experiencias que pudo recoger sea en la cárcel, ya que en su país no puede ingresar, o junto a las familias de Santa Rosa donde se acercó a la pobreza y a otra forma de vida de un sector de la sociedad argentina.

“Los primeros días me costó adaptarme mucho a Santa Fe”, expresa Celine, en parte por la dificultad del idioma y por otro lado debido a que sólo conocía a la Hermana Rosa. Sumado a que la ciudad le pareció grande y con demasiado movimiento ya que ella vive en un pequeño pueblo. “Pero eso fue los primeros días” aclara, “luego fue cada vez mejor, porque la gente de aquí es muy amable, muy abierta, me hizo sentir muy a gusto”. Seguidamente marcó la diferencia con su país, “en Suiza la gente es muy distinta, somos más fríos, serios y menos cordiales en el sentido de que no solemos invitar a las personas a comer asiduamente como aquí”.

El contrastre de lo difícil que puede ser la vida en un barrio muy carenciado como es Santa Rosa de Lima, similar a cualquier otro barrio pobre argentino, “me hizo pensar mucho, sobre todo los primeros días en que me costaba dormirme”, explica esta joven de 19 años. Lo que motivó que tuviera muchas charlas sobre el tema con la Hermana Rosa.

Por otra parte, Celine destaca la diferencia de la problemática social en Suiza, ya que si bien su país tiene una distribución más equitativa de los bienes e ingresos, el flagelo social viene de la mano de las drogas. “Allá mucha gente toma heroína, ahí es donde yo quiero trabajar”.

“La experiencia que hice en Santa Fe fue muy buena para mí, la mejor” resalta. Si bien extrañó mucho a la familia y al novio, en estos tres meses pudo venir parte de su familia a verla y a conocer también Humboldt.

Dejando tras de sí amigos en Santa Fe, Esperanza y Paraná, lugares que más pudo conocer y disfrutar, la joven manifiesta que extrañará no sólo la cordialidad de la gente sino también el mate, infusión de la que se ha hecho adicta. “Me llevo 5 kg de yerba” dice con picardía esperando que le duren bastante ya que sabe que es un producto que en su país natal no podrá conseguir.

 

 

Fuente El Santafesino

You may also like

Leave a Comment