Home NoticiasLocales Meiners entrega plaza a inversor inmobiliario

Meiners entrega plaza a inversor inmobiliario

by jose

Descontrol y desprecio por los espacios públicos son dos calificativos que definen la historia de la Plaza Renacer.

 

Un privado se adueñó de la plaza, construyó departamentos sobre la línea medianera, hizo una vereda de ingreso sobre el espacio público y desde el estado nadie hizo nada.

 

Los integrantes de la ONG se quejaron porque ya los árboles de la plaza eran las cocheras del edificio privado. La amnistía de obras privadas desnudó la impericia municipal y dejó en claro que para las construcciones privadas y su relación con el estado local hay algunos expedientes que andan en jet y otros que duermen eternos descansos en cajones. Algunos expedientes son exhaustivamente controlados y otros ni son mirados.

 

Es la única forma que puede ser tan flexible la aplicación del reglamento de edificación en algunos casos. Un solo ejemplo extra: un edificio recientemente construido fue habilitado con «superficie virtual» un item que no existe en el reglamento de construcción actual en nuestra ciudad.

 

Volviendo al desprecio por los espacios públicos que significa el caso de la Plaza Renacer, en la amnistía municipal la Intendenta Ana Meiners le pidió al Concejo Municipal habilitar la venta de un pedazo de la plaza (1,20 metros) donde está construida la vereda de acceso a los departamentos, a una tercera persona que no es el titular del terreno donde están los departamentos.

 

El Concejo rechazó esa posibilidad por el peligroso precedente que se sienta en la materia y le pidió a la intendenta que devuelva el expediente regularizado.

 

A Meiners poco le importó el pedido del poder legislativo, concretó de hecho la «entrega de la plaza» al comenzar a construir con recursos municipales un tapial divisorio entre los departamentos y la plaza, dentro del espacio público y dejando la vereda que está en la plaza como propiedad privada.

 

Si estuviera hoy regularizado la situación dominial de los departamentos quiere decir que la intendenta vendió un pedazo de la plaza sin autorización del Concejo Municipal. ¿Alguien la denunciará?

 

Seguramente «Bla Bla Bla» Blangini saldrá a aclarar algo que no aclara nada, reflexionará sobre situaciones en otras ciudades o en esta misma y dirá que la crítica de la oposición es despiadada. Lo importante es que explique como él no controló, porqué no renunció todavía o si para ello espera terminar sus propios expedientes que están en la amnistía municipal.

 

Un bochorno por dónde se lo mire. 

 

La ONG Renacer se expresará satisfecha porque la plaza (un poco más chica ahora) recuperará su identidad, pero debe quedar claro que la máxima responsable del desprecio y descontrol es la propia intendenta municipal.

 

 

 

You may also like

Leave a Comment