Home NoticiasLocales Mateo cerró sus ojos

Mateo cerró sus ojos

by jose

La dolorosa noticia enmudeció a la ciudad. Falleció el niño Mateo Paravano de once años. Padecía leucemia y la única salida fue un trasplante de médula ósea. Sus padres, sus hermanos y toda su gente nunca bajaron los brazos y lucharon para lograrlo.

 

Mateo pudo recibir un primer trasplante de médula osea en el año 2012. Fue una gran movilización social solidaria. Desde dadores de sangre a colaboraciones de la más variadas. La lucha en la concientización de la donación de órganos fue su guía. Norma y Rafael, sus padres, nunca dejaron de hablar, hacer y ayudar en ese pedido de «donar vida».

 

El pequeño era alumno del Colegio San José y jugaba al fútbol en el Club San Lorenzo de Esperanza. Todos sus amigos y los amigos de sus hermanos se sumaron a la movida por la lucha por la vida.

 

Después de unos meses de esa difícil operación Mateo regresó a la ciudad y toda su gente ayudó para que desarrolle su vida normalmente, pero su cuerpo rechazó el primer trasplante y debieron iniciar una nueva lucha. Fue en febrero de este año cuando se pudo concretar otra intervención quirúrgica.

 

Las noticias que llegaban desde Capital Federal aseguraban que tras haber encontrado otro donante en el mundo, la intervención había sido exitosa y sólo había que esperar que su organismo acepte las nuevas células. Mateo luchó siempre pero no pudo más. Su corazón dejo latir este sábado.

 

Sus restos serán inhumados este domingo 9 de marzo a las 11:15 en el Cementerio de Esperanza, previo oficio religioso en la Parroquia San José.

 

 

Dicen que, cuando un niño cierra los ojos en el mundo,
Un nuevo ángel nace en el cielo.
Que cuando sus manos se cierran en la tierra
Dos alas se despliegan en la eternidad
Dicen, que cuando un niño deja de palpitar,
Un corazón limpio y puro late junto al de Dios
Que cuando dos pies virginales dejan de caminar
Un gran sendero, con flores y plantas, espera en lo más alto de la cumbre
Dicen, que cuando un niño deja de vivir
Dios lo recoge para que siga viviendo eternamente.

 

 

Desde el más absoluto respeto a la familia y sus seres queridos compartimos estas líneas para exteriorizar el dolor que vive toda la sociedad. Ese dolor que no detiene lágrimas pero que a la vez nos hace fuertes en los momentos difíciles. Ese dolor que deseamos sea cimiento para una nueva etapa y que servirá de guía para su gente.

 

 

La plegaria, la oración y el deseo para que «Matiu» descanse en paz.

 

You may also like

Leave a Comment