Inicio NoticiasCultura Más elogios para Pacitti por su concierto en Budapest

Más elogios para Pacitti por su concierto en Budapest

por jose

El 7 de diciembre a las 18 hs, en la prestigiosa Sala “Bela Bartok” del Palacio de las Artes de Budapest, 400 voces (entre ellas 180 niños) celebraron  un concierto dedicado a la paz mundial y al Papa Francisco I.
Presentado durante el período de Adviento, el citado concierto estuvo teñido de elementos interculturales inéditos, tales como la Misa Criolla y Navidad Nuestra, del compositor argentino (nacido en la  provincia de Santa Fé en 1921) Ariel Ramírez. La novedad reside en que dichas obras se ejecutaron – por vez primera- en sendas versiones para gran orquesta sinfónica realizadas por el músico argentino, también santafecino, Daniel Pacitti.

La segunda parte del concierto, dedicada precisamente a la música de América del Sur, fue en honor al Papa Francisco I. La música como lenguaje universal; vehículo de la emoción y de la elevación espiritual, une a los pueblos en la solidaridad, la fraternidad y la paz en un momento tan sagrado como la Navidad.
Director: Balàzs Kocsár.
Tenor: István Horváth tenor
Barítono:  Zoltán Bátki Fazekas
Piano: Dénes Harmath
Charango, ronroco, guitarra: Amilcar Rafael Soto Rodríguez
Comentario del Encargado de Negocios a.i. Embajada Argentina en Hungría:

 

El pasado sábado 7 de Diciembre en uno de las escenarios europeos de mayor prestigio, la célebre sala Bela Bartok de Budapest, la Orquesta Filarmónica de Zuglo-con batuta de Balazs Kocsár- presentó la “Misa Criolla” de Ariel Ramírez en versión sinfónica del también argentino Daniel Pacitti.

Cinco agrupaciones corales se fusionaron para alcanzar una masa de 415 coreutas. En la noche del debut los solistas fueron: Istvàn Horvath (tenor); Zoltan Barki Fazekas (barítono); Zsuzsa Szalóky (piano); Amílcar Soto Rodríguez (charango, ronroco y guitarra).

La Misa Criolla de Ariel Ramírez es, probablemente, el trabajo de extracción sacro-popular más famoso de la actualidad. Desde su estreno mundial (Düsseldorf, 1964), su popularidad y el éxito han crecido de forma constante. En cada adviento se la representa, con frecuencia junto con la “Navidad Nuestra” –del mismo compositor-, en decenas de ciudades europeas.

El cultísimo público húngaro fué cautivado por la belleza de una gran obra.
Sus armonías diáfanas que reflejan la inmensa aridez de tierras argentinas y sudamericanas se mezclan con ritmos tan nuevos como contagiosos (magistralmente comprendidos por los cinco percusionistas de la orquesta) embelesaron a los oyentes desde el primer acorde.

Párrafo aparte para la excelente labor de los solistas Horvath y Barki (tenor y barítono respectivamente) y la gran masa coral que cantó con una precisión de afinación y dicción admirables.

El trabajo de Pacitti es mucho más que una mera transcripción.
Sus orquestaciones y desarrollos se inspiran en el material temático de Ramírez  la obra original.

Esta nueva orquestación logra darle un legítimo impulso a estas dos grandes creaciones de la música popular, abriéndole las puertas del repertorio de las grandes orquestas sinfónicas.

Al término de la “Navidad Nuestra” el público ovacionó largamente al compositor argentino presente en la sala.

Estas obras se presentarán en varias ciudades de Hungría en los próximos años, incluyendo un concierto multitudinario al aire libre.

Claudio Giacomino

 

 

 

Fotografía: www.danielpacitti.com

 

Tambien le puede interesar

Dejar comentario