Inicio Destacadas Martorano sobre el rebrote de casos: “No es una ola, es un tsunami”

Martorano sobre el rebrote de casos: “No es una ola, es un tsunami”

por jose
La ministra de Salud de Santa Fe admitió que “hay al menos el doble de casos de los que se conocen”. Confirmó que habrá un nuevo refuerzo de la vacuna para docentes y consideró que «la vuelta a clases va a ser presencial».

 

 

(Rosario 3) – “No es una ola, es un tsunami”, graficó la ministra de Salud santafesina, Sonia Martorano, al explicar el alcance que tiene el aumento de casos de covid19 en la provincia. Estima que al menos habría más del doble de casos de los que se reportan oficialmente frente a la nueva política de realización de testeos.

 

 

La funcionaria anunció que los docentes mayores de 50 años y con factores de riesgo tendrán un nuevo refuerzo de la vacuna como si fuera una cuarta dosis y cree que se llegará en condiciones de empezar las clases de manera presencial. Y fue muy clara en cuanto a los eventos masivos: “No es tiempo” dijo, e incluyó a la vuelta del fútbol aunque no sea un asunto a resolver por la provincia.

 

 

Martorano enfrenta el nuevo desafío que plantea la pandemia del coronavirus con la misma fuerza y claridad en los conceptos que lo hizo desde asumió la cartera de Salud. Entre reuniones, Zoom´s y entrevistas periodísticas, la ministra habló con Rosario3 de todos los temas y no hizo falta hacerle la primera pregunta:

 

 

-Estamos casi en diez mil casos diarios. Pero hay que multiplicar como mínimo por dos, hoy debemos llegar a unos veinte mil. Hay síntomas muy leves que indican Covid, que muchos lo pasan desapercibido pero si se hisoparan les daría positivo. Al número que testeamos y da positivo, hay que sumarle dos o tres veces más.

-¿Cómo califica el momento de la pandemia?

-No es una ola, es un tsunami. La curva es una pared, un pico, una aguja. Eso marca nivel contagiosidad de la variante Omicron.

-¿Por qué tenemos tantos casos en el país?

-Por ese nivel de contagiosidad. Por suerte esta variante del virus queda en un nivel alto del cuerpo y no toma pulmón como la Delta. También tenemos una vida prácticamente normal, lo cual me parece bien. En su momento adherí a la cuarentena inicial porque teníamos que prepararnos para enfrentar la pandemia como comprar barbijos y recursos ya que no había nada como para enfrentar lo que se venía. Hoy hay que sostener la producción, la industria y el comercio. Ya no podemos sostener restricciones para que nadie se contagie. Eso sí, no es momento para eventos masivos.

 

 

-¿Y qué sucederá cuando empiece el fútbol?

-Eso es de jurisdicción nacional y será Nación la que deba definir. Con esta el nivel de circulación del virus creo que es imposible. Ojala que lo puedan correr.

-¿Cuál es su opinión personal con respecto a ello?

-Aconsejaría pase sanitario y aforo dependiendo de la situación epidemiológica que es dinámica, flexible y dependiendo de la situación actual. Deberíamos ver más cerca de la fecha. Partiendo desde que el fútbol es pasión y es imposible pedir cumplimiento de cuidados. Se verá, se supone que a mediados de febrero podría amesetarse y bajar la cantidad de casos; no lo sé.

-¿Está saturada la atención en las guardias de los hospitales provinciales como consecuencia incluso de la cantidad de personal afectado por covid?

-El trabajo está sobrecargado en el primer nivel y en la internación clínica general, es decir en las guardias, en la consulta, en la urgencia y en el testeo. No tanto en terapia que tiene un 50 por ciento de ocupación de camas. El cuello de botella se hace en la cantidad de recursos humanos por los contagios y los contactos. Pero se va acomodando.

-¿No habría que atender sólo las urgencias en las guardias?

-Por ahí hay que ir. Suspendimos transitoriamente cirugías programadas y transferimos recursos a las guardias y en el primer nivel.

 

Vacuna, resistencias y clases

-¿Por qué cree usted que hay resistencia a los cuidados, a las vacunas y a los lineamientos de las políticas sanitarias?

-Una razón es ideológica que mezcla la política y la grieta. Uno conoce gente que no se quiso vacunar porque no está de acuerdo con el gobierno. Otra razón es el cansancio y eso lo entiendo más. Cuando uno está cansado, no ve el problema y tiende a relajarse por hartazgo.

-¿No obedece también a ciertas contradicciones o ideas y vueltas de la política sanitaria durante la pandemia?

-Sí, ha habido algunos problemas comunicacionales a la hora de transmitir ciertas políticas en la pandemia. Hay que tomarse el tiempo de comunicar y fruto de ese resultado somos la provincia con mayor nivel de vacunación, hoy con esquema completo estamos en el 83 por ciento a nivel provincial y el 91 por ciento en Rosario.

-¿Por qué la vacuna no es obligatoria?

-Esa es la discusión por estos días. Debería serlo. No lo es porque la vacuna tiene una aprobación de emergencia y eso lo apoyo totalmente. Es una catástrofe sanitaria mundial, estamos inmersos y no nos damos cuenta. La pondría obligatoria, pero hoy es de emergencia.

-¿Cómo será el comienzo de clases?

-Creo que vamos a llegar a que sean presenciales. Priorizamos a los docentes para vacunar y ahora con los chicos. Los docentes tienen dos dosis de Sinopharm y un refuerzo adicional. Aquellos mayores de 50 años y con factores de riesgo recibieron las dos primeras dosis, le aplicamos un adicional y ahora le vamos a colocar una cuarta dosis o refuerzo a los cuatro meses. Se llegará al comienzo de clases con esquema de vacunación completa para docentes, auxiliares y un alto porcentaje de alumnos.

 

 

Publicado por Rosario 3 – www.rosario3.com

Tambien le puede interesar