Inicio NoticiasCultura Mabel Pruvost ganó un concurso de microrrelatos científicos impulsado desde Madrid

Mabel Pruvost ganó un concurso de microrrelatos científicos impulsado desde Madrid

por jose
La escritora esperancina obtuvo el primer premio entre 2.000 relatos recibidos por la Fundación Aquae con motivo de la Semana de la Ciencia.

 

 

 

Un año más, y con motivo de la Semana de la Ciencia, Fundación Aquae organiza su concurso de microrrelatos donde la ciencia y la creatividad son las protagonistas. La participación este año ha batido todos nuestros récords históricos con más de 2.000 relatos recibidos y una calidad indiscutible.

 

 

Estos relatos han sido analizados por un jurado de expertos formado por Valerie Miles, escritora y editora de Granta en español; Marta Peirano, escritora y periodista, David Calle, profesor de matemáticas y miembro del Consejo de Estrategia de Fundación Aquae; y Ángeles Puerta, directora de Fundación Aquae.

 

 

 

 

Primer premio

Precocidad

Mabel Pruvost

Cuando tenía 6 años, entró al laboratorio de su padre y se quemó las pestañas. Cuando tenía 12, se colaba en el laboratorio de la escuela para hacer sus propios experimentos. A los 15, en vez de fiesta, pidió el más sofisticado microscopio electrónico. A los 20, encontró la manera de reducir su tamaño e introducirse dentro de un organismo vivo. Hoy espera que alguien lea sus apuntes, y pueda rescatarla.

 

 

 

 

Premio del Público*

El fósil

Ariana Paulina Carabajal

El sol salía por detrás de las bardas rojizas y el fragmentado y erosionado hueso de piedra proyectaba una última sombra en el suelo. La parte de su cuerpo que aún resistía, enterrada en sedimentos del desierto, había quedado finalmente expuesta. Los cambios de temperatura, el agua y sobre todo el viento, habían sido implacables y ahora se colaban por todas sus hendiduras. A pesar de su prolongadísima existencia, este eco de un organismo del pasado encontraba ineludiblemente su fin. En un suspiro de polvo y viento, el fósil se deshizo lentamente en pedazos, llevándose consigo una historia jamás contada.

 

 

 

1º Finalista del Jurado

28

Metragirta

—La matemática es una disciplina bellísima. Fíjese usted en el número veintiocho. Es perfecto, amigo de sí mismo: la suma de sus divisores devuelve la cifra en sí. —Cierto, pero también lo es la literatura. Usted ha necesitado exactamente ese número de palabras para comunicármelo. Y yo no he empleado ni una más en mi respuesta.

 

 

 

2º Finalista del Jurado

Vocación

anabelen

Presión y tiempo. Así dicen en Cadena Perpetua para explicar cómo cavar un túnel y huir de prisión. Así piensa también el lavaplatos mientas saca copas húmedas del túnel de lavado.

Al fondo, un cocinero abre la cajita de brotes verdes para aderezar ensaladas. El lavaplatos recuerda el tiempo invertido en estudiar Biología, y mete otra bandeja de copas sucias. Rememora el esfuerzo para crear unos mejores injertos de brotes. Lo hizo para la empresa que ahora los comercializa. Luego, vino la crisis.

Calcula la presión y tiempo necesarios para salir del atolladero. Es algo matemático, y él es científico.

 

 

3º Finalista del Público

Gulags alfanuméricos

Ivan Palomar

Siglos atrás, el persa Al Juarismi descubrió los algoritmos en la Ciudad Redonda de Bagdad liberando al peor de los efrits: éste predijo que los mortales construiríamos una prisión sin paredes a partir de nuestro narcisismo. Ah0r4 h4y un s1st3m4 d3 punt4j3 s3cr3t0 3n l4s r3d3s s0c14l3s. Ya no somos amos de nuestras decisiones. Vivimos en una simulación. Por eso estamos tu y yo bajo los rascacielos del Silicon Plateau Bangalore intentando crackear los códigos. Por eso huimos de los robots policía en el aeropuerto de Shenzhen. Luchamos contra millones de procesadores. Pero venceremos. ¿Estás conmigo?

 

Tambien le puede interesar