Home Noticias Lombó: Administrar bien no es cobrar tributos más caros, es gastar mejor

Lombó: Administrar bien no es cobrar tributos más caros, es gastar mejor

by jose

La lista liderada a nivel Provincial por Mario Barletta e integrada en Esperanza por Roberto Celano, Luis Lombó, Raquel Müller, Maxi Ferrero, Franco Van de Velde, María Inés Stegmayer y Cristian Bontempi quiere hacer conocer a la población su punto de vista sobre los tributos y su propuesta sobre la administración del Municipio.

 

… “Administrar bien no es cobrar tributos mas caros, sino gastar mejor”

Por estos días se habla mucho sobre ordenanza tributaria y presupuesto de recursos y gastos para el presente ejercicio municipal.

Cada uno con su libreto dependiendo el lugar que ocupe en el esquema local, ejecutivo o legislativo. Somos ciudadanos esperancinos, participantes de las elecciones del 2015 con la Lista FIRMEZA PARA AVANZAR como “Radicales” damos nuestro punto de vista sobre el tema; para ello analizamos que existen dos cuestiones excluyentes a tener en cuenta, una es la política y la otra es la administración de la gestión política.

La primera es la política porque a través de esa concepción se define que se proyecta realizar, el porqué, como, cuando y con que se va a concretar. La segunda es la administración de esa decisión en la gestión pública. Así las cosas el proyecto de presupuesto debería analizarse comparando los gastos con los ingresos del ejecutado anterior y proyectando hacia atrás para observar las tendencias de ambos, luego proyectar el próximo. A partir de esto tenemos dos caminos para atender “el gasto” en caso que este supere a los recursos. Primero se debe decidir desde la política, o se aumentan los ingresos o se reducen los egresos. Ahora bien, si se va por el aumento de los recursos tenemos como alternativas, la búsqueda de financiamiento, que puede ser a través del endeudamiento y/o con la obtención de subsidios no reintegrables y/o con el “aumento de los impuestos y tasas que tributan los habitantes del distrito”– En cambio si decidimos por “ajustar y achicar los egresos”, las variantes son, según plantea la actual gestión municipal realizar menos obras para la comunidad y/o brindar menos y por ende deficientes servicios, o de acuerdo  a nuestra propuesta  “ajustar y optimizar toda la estructura de gasto” lo que nos llevara a la “eficiencia de la administración en la gestión pública”.

En tiempos como los actuales con una elevadísima tasa de inflación, la primer cuestión en trasparentar es el discurso, no se puede sostener que la inflación según el INDEC es el 20% anual y pedir a nivel local que los tributos y la tasa aumente un 100%, se deben explicar claramente las decisiones y las acciones que se pretenden realizar en la administración de la cosa pública, demostrar con hechos concretos la preocupación y acción en mejorar la carga que este flagelo causa en la vida diaria de las familias de nuestros vecinos. Mas allá de esto queda claro que con ello siempre pierden los mismos, los que menos tienen; a las familias los ingresos cada día les alcanzan menos para atender su propia economía, esta situación conlleva a que estas realicen “ajustes y achiquen sus gastos” a ésta realidad económica, es decir, optimizan los egresos para que se equilibren con el ingreso, convirtiéndose en más eficientes en su administración; queda claro que no es simpático pero la realidad a la que los llevaron no da opciones.

Es lógico entonces pensar que lo menos que se debe hacer desde el “estado” es agravar aún más esta situación, y así como las familias “ajustan, achican y optimizan” es deseable que el sector público, es decir los gobiernos, hagan lo mismo. Cuestión básica “Administrar bien no es cobrar tributos más caros, sino gastar mejor”, de no ser así el “ciudadano-habitante pasa a ser un súbdito”, cuestión que no compatibiliza con las reglas de la “democracia”, que entre otras cosas propicia la equidad, la solidaridad, la justicia contributiva, el equilibrio social y el desarrollo y bienestar del conjunto.

Es muy frustrante ver desde la política, que frente a los desmanejos que los mismos políticos- funcionarios generan con sus malas decisiones y acciones, que la única receta que tienen es la de aplicar más presión tributaria sobre el pueblo, es la única solución que ostentan.

Nosotros como “Administradores de dineros públicos es decir de  todos los esperancinos”, nos comprometemos a tomar la cuestión con el profundo compromiso de cambiar esta realidad,  optando por mejorar los “costos” de funcionamiento del estado,  para ello, “ajustar gastos superfluos,  achicar estructuras ineficientes, optimizar la administración y controlar” son muy buenas decisiones a implementar, que nos permitirán ponernos en el camino y realizar mayores inversiones, y lograr la “eficiencia de la administración en la gestión pública”, para eso: buena política y buena administración.

Nuestro compromiso!!!

Esperanza puede.

You may also like

Leave a Comment