Inicio Noticias Las lecciones de FeCol 2010

Las lecciones de FeCol 2010

por jose

Escribo estas líneas hoy domingo 26 de septiembre, temprano a la mañana de lo que será la última jornada de la Feria. El día “pinta” mejor, como sobreponiéndose a la jornada lluviosa de ayer por la tarde. Y eso impactará más o menos a favor de una mayor o menor afluencia de gente. Se venderán más o menos entradas… Igual, para mí, ya es cosa juzgada.


Me atrevo a pronosticar que cuando las emociones den paso a los análisis más reflexivos, éstos coincidirán en reafirmar que ésta, la undécima edición de las Ferias de las Colonias, ha reafirmado su importancia como tal en el contexto de la Región Centro, e incluso a nivel nacional. No importa tanto si ha sido la mejor o no, lo que importa es que ha sido un hito significativo en su consolidación.


Es claro que el contexto es sustancialmente más favorable que hace dos años, tan claro como que el contraste es tal que marca una superación innegable en su organización y trascendencia.


La presentación de la Feria en general (con la innovación de ser la primera oportunidad en que se comercializa de manera directa, y la mayor infraestructura del Predio), el nivel y contenido de los stands, la presencia institucional, la calidad de los eventos complementarios (seminarios, foros, charlas, etc., en particular el de Jóvenes Emprendedores y las Jornadas de la Ruralidad), y la cantidad e importancia de dirigentes que pasaron, ya, por Fecol 2010 (en particular políticos, campañas que asoman aparte), obran como ejemplo de lo afirmado en los párrafos anteriores.


Ahora, como de lo que se trata cuando se habla de “emprender” es, fundamentalmente, ver y analizar “cómo se sigue”, creo relevante todo lo dicho más que nada para que podamos, juntos, y los esperancinos en particular, aprender.


Cuando al país lo ha caracterizado una historia de enfrentamiento sectoriales recurrentes, de confrontación campo vs. industria, a esta edición como nunca antes confluyeron los esfuerzos de los distintos sectores productivos. Para ejemplificar, a mi entender es una falacia la frase “todos somos el campo”. Qué pasa con el resto? Lo negamos? Tan falaz como decir “…el campo genera el 40 y tanto % del empleo en la Argentina…”. El conjunto de los sectores ligados a la AgroIndustria, con sus servicios conexos, lo generan. Ningún sector es condición suficiente, todos son necesarios. Y complementarios. Fecol 2010 cambió el “versus” por el “más”.


Cuando en las noticias a diario la política se presenta como confrontación de partidos, o más aún de posturas personales, con un debate “flaco” de ideas, proyectos, y soluciones, Fecol 2010 sumó como nunca antes nuevas propuestas. Superadoras. Valga el siguiente ejemplo. Era moneda corriente de las anteriores ediciones las disputas en relación a la presencia del sector del mueble en Fecol, su relación con Expodema, etc., etc.: el sector del mueble estuvo, fortaleció la Feria, y se lució. Se puede articular. Suma.


Cuando son comunes también los enfrentamientos entre distintos niveles gubernamentales, Fecol 2010 los reunió a todos. Municipio, Senador Provincial por el Dpto. Las Colonias, Ministerio de la Producción, incluso gobiernos de localidades vecinas de diferentes procedencias partidarias, confluyeron sus esfuerzos para sumar. Vale decir que no soy un adherente a los lineamientos productivos de este Gobierno Provincial, sino todo lo contrario: disiento profundamente con su fondo y sus formas. No obstante, rescato y valoro la participación en Fecol 2010. A mi juicio ha sido una excepción a la regla de los últimos 3 años. Ojala el resultado sirva para producir cambios. Siempre se está a tiempo.


Finalmente, vuelvo a un punto ya abordado. Fecol 2010 es la edición Nro. 11, la edición del Bicentenario además. Fecol expresa continuidad. Y trasciende y convoca cada vez más por ello. Priman los intereses comunes, no las apetencias o visiones individuales. Lo individual, en realidad, aporta a un proyecto común. Esperanza, Santa Fe, Argentina, tiene desafíos muy grandes por delante. El más grande es la marginalidad, la pobreza, que es estructural. No se la soluciona con recetas coyunturales, sí con políticas también estructurales, con Políticas de Estado. Y éstas se logran sobre los consensos, no sobre las diferencias.


Y el consenso se alcanza con diálogo. Dialoguemos. Fecol invita.


Lic. Mauricio. R. Caussi

Tambien le puede interesar

Dejar comentario