Inicio Noticias Las fuerzas de seguridad lograron recapturar hoy a Martín Lanatta

Las fuerzas de seguridad lograron recapturar hoy a Martín Lanatta

por jose

Los integrantes de la policía de la provincia -de la Unidad Regional VII- lograron detener a Martín Lanatta esta mañana con signos de fuertes golpes tras volcar la camioneta en la que se desplazaban. Christian Lanatta y Víctor Schillaci continuaban siendo buscados y el cerco para su detención era muy estrecho.

 

(El Litoral) – El decimotercer día de búsqueda de los evadidos de la cárcel de máxima seguridad de General Alvear, en la provincia de Buenos Aires, comenzaba con una sorpresa. Finalmente, se conocía cómo los evadidos habían logrado burlar los controles del día jueves luego de que hirieran a dos gendarmes en la zona de San Carlos Sud y de Matilde. Y la historia tenía un correlato en el centro de Santa Fe.

La historia, brevemente explicada, es así. Esta mañana el ingeniero agrónomo Juan Ignacio Reynoso pudo asomarse al balcón de su departamento y pedir auxilio a los empleados del Súper Alvear que ingresaban a trabajar. Alcanzó a arrojar las llaves de su departamento y pudo ser asistido. Lo que narró parecía una historia increíble: había estado secuestrado más de 60 horas por los prófugos más buscados del país en su vivienda de San Jerónimo al 3100.

Ocurrió que el jueves por la mañana, mientras transitaba con su camioneta por la zona de San Carlos Centro fue abordado por los prófugos del triple crimen, quienes lo redujeron y juntos, volvieron a su casa en San Jerónimo al 3100. Allí, sin quererlo, los evadidos encontraron un lugar ideal: el departamento de un hombre joven, que vivía solo y que salía a trabajar al interior y que no era extraño que se demorase en sus viajes.

Los Lanatta y Schillaci estuvieron allí, mirando por televisión cómo se los buscaba por diversas zonas del departamento Las Colonias y de La Capital. Finalmente, decidieron continuar con su raid hacia el norte del país por la Ruta 1 y dejaron algo maltrecho al joven ingeniero en el interior de su departamento.

En el lugar, se montó un gran despliegue de peritos y expertos de diferentes fuerzas que comenzaron a revisar el departamento buscando datos e indicios sobre los hechos descriptos y saber cómo se habían manejado Christian y Martín Lanatta y Víctor Schillaci.

Otra línea

En paralelo, había ocurrido un hecho que movilizó las fuerzas que estaban detrás de los evadidos.

Alrededor de la una y treinta de la madrugada una camioneta blanca -ploteada como Gendarmería pero sin balizas- cruzó el control de Arroyo Leyes sin detenerse ni identificarse. Los agentes que hacían el retén en el lugar informaron de la novedad al control de Santa Rosa de Calchines, y éstos se comprometieron a detener e identificar al supuesto vehículo al servicio de la fuerza de seguridad nacional.

Cuando los efectivos de Santa Rosa le indican a la camioneta que detenga su marcha, ésta elude el control y se da a la fuga. Inmediatamente, se da aviso a las autoridades para ir detrás del vehículo. Los evadidos siguieron -ya con la conciencia de que eran buscados por las fuerzas de seguridad de todo el país- por la Ruta 1 e intentaron una maniobra de evasión a la altura de Campo del Medio en una zona llamada Curva de López. En ese lugar, doblaron hacia el oeste y siguieron unos 500 ó 600 metros pero, en una maniobra, al pretender doblar, la camioneta tumba y queda ruedas arriba en una zanja.

Los tres hombres, lejos de detenerse en su loca carrera, logran hacerse de otra camioneta del mismo tipo -marca Hilux-, propiedad de un puestero que es maniatado por los prófugos. Con el nuevo vehículo toman la Ruta 62 -que une las Rutas Provincial 1 con la Nacional 11- pero a poco de andar los detiene el camino anegado. Allí, maniobran para intentar tomar un camino secundario pero pick-up queda empantanada.

Comienza una fuga a pie y esto habría sido observado por un grupo de arrieros que movían hacienda por la crecida y que habrían sido los que dieron aviso a las autoridades.

En algún punto, Martín Lanatta que habría quedado muy golpeado por el vuelco, se separa del grupo y es el primero que logra ser detenido por las fuerzas de la policía de la provincia junto con las TOE.

Desde ese momento, varios helicópteros, móviles y una gran cantidad de efectivos se concentraron en la comisaría de Cayastá donde estaba detenido Martín Lanatta mientras que efectivos de las TOE -con la precaución de buscar a evadidos que ya habían herido a dos policías bonaerenses y dos gendarmes- se dedicaban a “peinar” bañados y arrozales donde tenían la certeza que era el lugar elegido por los evadidos para continuar con su fuga.

Pasadas las 14, los otros dos evadidos eran intensamente buscados y, según las estimaciones, era inminente su detención.

Tambien le puede interesar

Dejar comentario