Inicio Destacadas Las ciclovías truncas siguen sin resolución

Las ciclovías truncas siguen sin resolución

por jose
El recorrido de ciclistas en el sector delimitado finaliza abruptamente en dos calles céntricas de la ciudad. Su solución requiere obras de infraestructura que hasta el momento no fueron planificadas.

 

Una de las situaciones planteadas con el proyecto de Ana Meiners de realizar una bicisenda en el cantero central de Avenida Los Colonizadores y retirar las obras de la artista Eva Borla de los canteros centrales, es la continuidad del circuito iniciado en Avenida Argentina que finaliza abruptamente al cruzar la ruta 6.

 

Hay otras situaciones similares en la ciudad que se presentan con las bicisendas ya delimitadas. Una se observa en la imagen principal de esta nota en calle Avellaneda que al llegar a calle Sarmiento finaliza abruptamente su recorrido.

 

No hay carteles que adviertan de esta situación a los ciclistas, sencillamente se termina la bicisenda y si el ciclista necesita seguir transitando por calle Avellaneda al Oeste, deberá cruzar calle Sarmiento y cruzarse de carril, ya que en lugares sin demarcación las bicicletas deben transitar del lado derecho de la calle.

 

En calle Avellaneda la bicisenda vuelve a «formarse» tras superar calle General Paz. La solución requiere de un análisis de las posibilidades que no necesariamente signifique una ampliación de calzada. Para ello se necesita decisión política y recursos económicos además de sentido común.

 

 

Algo similar sucede con la bicisenda ubicada en calle Laprida que une buena parte de la ciudad de Oeste a Este, entre Janssen y Nicolás Schneider. El recorrido obligatorio para bicicletas se interrumpe al llegar a calle Mariano Moreno.

 

La colocación de pretiles continúa obligando a estacionar motos en dársenas en las cuatro cuadras siguientes pero la bicisenda ya es inexistente, recién retoma recorrido después de calle Rivadavia.

 

No se conoce proyecto general de las bicisendas en la ciudad. Tampoco se observó una campaña para educar a los ciudadanos sobre su utilización. Hoy en Avenida Argentina transitan madres con cochecitos, runners, motos, caminantes y a veces bicicletas. Incluso esa bicisenda tiene lomos de burro.

 

También merece un párrafo aparte el dinero invertido en la bicisenda de calle Almirante Brown que fue anunciada y delimitada de doble sentido pero que nunca fue habilitada. Todavía hoy hay motos que transitan en contramano usando esa bicisenda.

 

El espacio público es de todos, todos debemos cuidarlo, respetarlo y respetarnos; pero son las autoridades de gobierno las que deben demostrar empatía y compromiso en el hacer para mejorar la calidad de vida, en los grandes y pequeños detalles.

 

 

 

Tambien le puede interesar