Home Nacionales La UIF detectó más transferencias de Camioneros a una empresa de la familia Moyano

La UIF detectó más transferencias de Camioneros a una empresa de la familia Moyano

by juanmanuel

En un nuevo informe, la Unidad de Información Financiera (UIF) amplió las acusaciones por supuesto lavado contra el clan Moyano. Se enfocan en más transferencias de dinero por parte del Sindicato de Camioneros a Aconra SA -la constructora familiar- por 94,7 millones de pesos, que se suman a los más de 200 millones ya denunciados. Pero además, se consignó que el Fideicomiso de Administración Arístides -vinculado al Club Independiente-, giró a la misma empresa casi 5 millones de pesos, mientras que la gerenciadora de la Obra Social de Camioneros, IARAI SA, también transfirió dinero a la constructora por otros 10 millones. En el organismo preocupa que, de no tomarse medidas cautelares sobre las cuentas bancarias, los movimientos de dinero continúen.

Hugo y Pablo Moyano son investigados por el juez en lo Penal Económico Rafael Caputo por lavado de dinero, después de la denuncia de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) a raíz de un informe de la UIF por transferencias millonarias del Gremio a OCA -presidida por Patricio Farcuh- y viceversa. En paralelo, el juez Claudio Bonadio los investiga por el mismo delito, por transferencias millonarias del sindicato y la obra social de Camioneros a empresas de la esposa del secretario general del gremio.

No es la única causa. El juez Néstor Barral también los investiga por lavado de activos y tiene bajo la lupa 77 vuelos privados por más de un millón de dólares realizados por los Moyano. En todos estos expedientes ingresó la semana pasada el nuevo informe de la UIF, con datos sobre el dinero percibido por Aconra, la constructora de la familia Moyano.

En el último año, fueron al menos tres vías por las que se le enviaron sumas millonarias de dinero y se encuentran vinculadas al club Independiente, a la obra social y al gremio, donde Hugo y Pablo Moyano ocupan cargos relevantes.

La suma global del dinero que recibió la constructora que preside Valeria Salerno (hija de Liliana Zulet, cónyuge de Moyano) y que tuvo a su cargo la obra del centro médico del barrio de Caballito que sólo abrió sus puertas el día de su inauguración, asciende a 108 millones de pesos.

 

Esta firma ya fue denunciada por el organismo antilavado cuando se detectaron transferencias por 221 millones de pesos. De ese dinero, tras el análisis de 26 cheques se determinó que 105 millones fueron librados por el sindicato de choferes de camiones y firmado por Pablo Moyano, como secretario adjunto.

Entre febrero y julio de 2017 se habrían registrado en la misma cuenta acreditaciones por un monto de 113 millones de pesos, de las cuales el 90% eran fondos remitidos por Camioneros. En consecuencia, ya se investigan más de 300 millones de pesos que el gremio de Hugo Moyano transfirió a una de las principales empresas del grupo familiar.

“Es importante colocar un freno a estos movimientos de dinero, teniendo en cuenta la cantidad de investigaciones por lavado de activos vigentes que tiene el clan Moyano”, señalaron fuentes judiciales a Clarín.

Aconra, además, recibió de “forma indirecta” fondos desde la obra social de Camioneros, que tiene un déficit de 1.263 millones de pesos. El dinero, según se indicó en la documentación que tienen los jueces, provino de IARAI, “nave insignia” del Grupo, según denunció la diputada Graciela Ocaña. Esta empresa, actúa como gerenciadora de la obra social, bajo el nombre de fantasía de «Conducir Salud». Es además, prestamista de otras sociedades de la familia Moyano.

Los fondos estatales que percibe la obra social, como los que envía la Superintendencia de Servicios de Salud, habrían sido girados a cuentas de IARAI, presidida por la hijastra de Moyano. En el mismo período investigado, esta empresa le transfirió a Aconra 10 millones de pesos.

En el análisis del entramado societario se detectaron también transferencias del Fideicomiso de Administración Arístides, que remitió a Aconra 4.624.714 pesos. La pista que sigue la justicia es que este fideicomiso tendría relación con la recaudación de cuotas sociales y abonos de las plateas del Club Atlético Independiente.

En la UIF creen que con las transferencias de dinero utilizando un conjunto de sociedades de la familia Moyano se buscan justificar bajo la idea de que son proveedoras de la obra social, lo que propiciaría un escenario “de canalización, mezcla y consiguiente lavado de dinero”, explicaron fuentes judiciales a Clarín.

La diputada Ocaña ya denunció ante la justicia que esta modalidad es reiterada, y es una “estructura que encubre una integración horizontal que tiene como objetivo blanquear el dinero a favor de los Moyano”, donde el “sobreprecio pasa de una empresa a la otra a través de operaciones cruzadas de préstamos, mutuos, alquileres de inmuebles, compra de acciones y venta de servicios entre ellas”, pero en el camino se “oculta el origen ilícito de los fondos que provienen de la defraudación a la obra social y por tanto a fondos públicos”.

Fuente: Clarin.

You may also like