Home NoticiasLocales La realidad de los barrios y la visión de la Iglesia

La realidad de los barrios y la visión de la Iglesia

by jose

La situación social y económica golpea a los barrios de la ciudad. Nadie esta a salvo de las crisis que se extienden por el territorio. Anoche en el programa Sin Vueltas el padre Nicolás Houriet señaló que hay mucho trabajo por hacer para que nuestra juventud pueda sobrellevar de la mejor manera la situación.

Sobre la comunidad que le tocó en suerte indicó que esta muy conforme y contento “siempre digo que la comunidad del barrio es muy trabajadora, siempre contamos con la colaboración de todos para cualquier cosa que queramos emprender”.

También indicó que “sabemos que por ahí no es muy pareja la situación porque abarca también la comunidad del barrio La Orilla, pero siempre hay mucho por mejorar y mucho por hacer, hay una integración de la Parroquia con la comunidad sin dudas, una muy buena relación”, agregó el sacerdote.

“Son comunidades pequeñas, la realidad más preocupante es la de la orilla, por carencias, por la economía, no significa que no haya participación, muy buena gente que suma su esfuerzo como siempre, pero no hay tanta participación en lo religioso”.

“Una de las carencias es la falta de trabajo y vivienda y me preocupa la educación, faltaría una escuela secundaria, ojala sería una muy buena aporte –señaló Houriet-, daría un paso importante para el crecimiento del barrio, está la Granja pero no es la opción más adecuada, tal vez una más orientada a los oficios y con salida laboral y que este ubicada en el barrio para evitar que los chicos se trasladen hasta 50 cuadras para ir a la escuela”.

El consumo de droga es un tema que preocupa y mucho, “es una de las realidades más complicadas por las que atravesamos, aunque está en toda la sociedad no sólo en tal o cual barrio, tal vez en algunos barrios se nota más, pero afecta tanto a los chicos con carencias como aquellos que tienen mejor poder adquisitivo o que esta algo contenido pero tienen otras carencias, otras pobrezas, tiene que ver con la falta de metas, de ideales claros, en el barrio se siente mucho, se ve mucho”, señaló el sacerdote.
“La Iglesia ofrece grupos de jóvenes que trabajan en el tema, cuesta acercarse a la Parroquia, pero es necesario que esto ocurra –detalló – uno puede elegir cualquier camino pero el más seguro es el de los valores de la Iglesia, en esto tiene que estar la familia detrás para lograrlo sin dudas. Recibimos a diario a chicos que necesitan alguna ayuda y lo hacemos por supuesto, pero también es clave la colaboración de la familia”.

“Falta en el barrio más presencia policial, creo que estamos todavía a tiempo que la ciudad no se transforme en Santa Fe”, afirmó.

Nosotros podemos colaborar pero también el Estado debe aportar lo suyo en todas las áreas – agregó – desde el barrio norte atendemos 60 familias y en La Orilla atendemos 300 de un total de 600”, destacó para describir la situación.

También se mostró preocupado por la situación de los menores y su participación en los delitos. Sobre el tema seguridad y crisis social señaló que “siempre se puede mejorar, podemos salir, creo que Esperanza tiene los medios, tiene la gente, el material humano para salir, unidos y cada uno en su tarea podremos hacerlo, sin dudas, mucha gente que quiere el bien para la ciudad, debemos juntar las voluntades y se pueden hacer muchas cosas. Y todo acompañado de políticas más firmes y que lleguen a todos”.

You may also like

Leave a Comment