Inicio Destacadas “La preocupación es mantener la producción de carne”, afirman en CARSFE

“La preocupación es mantener la producción de carne”, afirman en CARSFE

por Ayelen
El dirigente de la Comisión de Ganadería de la Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe (CARSFE), Ernesto Messina, analizó la realidad del sector ante las políticas de intervención que aplica el gobierno nacional.

 

 

En diálogo con la CSC Radio, Messina sostuvo que “el tema es delicado porque hay tres alimentos que se consideran sociales en Argentina como son la leche, el pan y la carne” planteó que “la carne es una cuestión cultural en el país y ahora hay una seria preocupación en los consumidores por la falta de poder adquisitivo y el precio de la carne se ha puesto caro para la mayoría de la gente”.

 

 

 

“Es un tema muy complejo que se simplifica demasiado por otro tipo de intereses que no tienen nada que ver con la comercialización y la producción de la carne”, indicó.

 

 

 

Consultado por la injerencia de la exportación, el dirigente explicó que “hoy la exportación participa en cerca del 30% de la producción pero el consumo total de carne sumando pollo, cerdo y vacuno se ha mantenido estable en estos años –entre 100 y 100 kilos por habitante por año- disminuyendo el consumo de carne vacuna pero aumentando el de cerdo y pollo”.

 

 

 

Es decir que “la gente sigue consumiendo en promedio el mismo nivel de proteínas de carne pero ha variado la composición, y la exportación incrementó su volumen en categorías que normalmente no son las que consume el ciudadano argentino, como la carne de vaca y novillos pesados que no se vuelcan al consumo interno”, sostuvo.

 

 

 

 

A la hora de analizar la política para el sector, definió que “es contradictorio porque las medidas que toma el gobierno hoy son muy similares a las que tomó en la década pasada, que lo único que generaron fue liquidación de animales y pérdida de cabezas y eso bajó el nivel de oferta y encareció el producto para la gente”.

 

 

“La ganadería es una actividad de largo plazo y las medidas que hoy se toman tienen consecuencias a futuro, entonces hoy hacer una intervención ya sea en la exportación o interviniendo en el Mercado de Liniers permitiéndole a algunos actuar y a otros no, tienen consecuencias a mediano y largo plazo. En general, cada vez que se han hecho políticas de intervención en el normal funcionamiento del mercado de oferta y demanda faltó carne y se puso más cara, y eso no depende del productor sino de los mercados consumidores de todos los días”, explicitó.

 

 

En ese sentido, analizó que “se perdieron 12 millones de cabezas y 10 millones de vacas, que es el inicio de la ganadería porque si la vaca no produce terneros no hay cadena de producción de carne. Entonces la respuesta de la gente fue dejar de producir al haber una intervención y una decisión del gobierno de perjudicar al que produce; con cada medida que desalienta el trabajo y la inversión genera más riesgo y más incertidumbre y la gente se va de la actividad. Eso es lo que ha sucedido en los últimos 10 o 15 años, y los que hoy gobiernan no aprendieron la lección o siguen insistiendo en una mirada más ideológica que técnica y profesional respecto de lo que es una actividad productiva”.

 

 

 

 

En este contexto, mencionó que “desde CARSFE, como integrante de la mesa ganadera de CRA a nivel nacional, las reuniones y contactos son casi permanentes, con reuniones de trabajo una vez por mes, y hoy las preocupaciones son básicamente las decisiones intempestivas o improvisadas que hay en la parte del comercio y en la parte sanitaria”.

 

 

“Una de las mayores preocupaciones de la ganadería, es tratar de lograr que el proceso de producción se mantenga, somos conscientes que proveemos uno de los alimentos esenciales para el país y para el mundo. Por eso la preocupación es que nos dejen trabajar tranquilos y que no agreguen más problemas a los que ya naturalmente tenemos como son el clima, la sanidad, la logística. La principal preocupación es mantener el sistema productivo funcionando en los niveles actuales, y de ser posible mejorarlos”, sentenció.

 

 

“Pese a la liquidación el volumen total de producción de tres millones de toneladas por año de res con hueso se ha mantenido. Es decir que el ganadero ha respondido mejorando la producción aun con menos cabezas, pero la preocupación es día a día por las determinaciones del gobierno nacional”, concluyó.

 

 

Tambien le puede interesar