Inicio Destacadas La metalúrgica Aruba cierra sus puertas tras 50 años de trabajo en Esperanza

La metalúrgica Aruba cierra sus puertas tras 50 años de trabajo en Esperanza

por Ayelen

En diálogo con la CSC Radio, el delegado gremial y empleado de la firma J. Amaya indicó que “los telegramas de despidos se recibieron el martes y lamentablemente recibimos la mala noticia de que nos quedamos sin trabajo” ante lo cual definió: “Estamos viviendo una situación dramática porque como está el país hoy va a ser difícil conseguir un trabajo nuevamente. Lo único que queremos es trabajar”, acotó.

“Se trata de 12 trabajadores de la empresa Aruba, que hace dos años ya había despedido otros empleados por la falta de trabajo y la situación económica del país”, contó el empleado dirigente gremial.

Sobre los motivos de los despidos, señaló que “la empresa se cierra porque no hay ingreso de trabajo y porque no hay ventas” y afirmó que “ya no se puede hacer nada, solo hay que tratar de conseguir otro trabajo, aunque será complicado por la edad de todos que ya tenemos entre 46 a 50 años”.

Por último, sostuvo que “el jueves será el último día de trabajo, lo que es un dolor tremendo y una tristeza y solo nos queda pedirle a Diosito conseguir pronto otro trabajo, porque acá hay gente muy capacitada”.

La postura de la empresa

En tanto, desde la empresa emitieron un comunicado en el que dan cuenta de la situación que llevó al cierre y aclaran que “no fue por la crisis, imposible hubiera sido juntar más de 10 millones de pesos para indemnizaciones”.

El texto al que accedió EDXD es el siguiente:

“ARUBA, García, Capelino y Bonvín S.A., empresa emblemática de la ciudad de Esperanza y líder a nivel nacional en el rubro, termina un ciclo».

“En el año que cumple 50 años de su fundación, los socios deciden terminar una etapa, el socio Gerente General, impulsor y motor de esta industria a la que dedicó toda su vida falleció hace tres años, los socios que quedan tienen más de 70 años, están cansados y quieren disfrutar sus últimos años junto a sus familias, tratando de recuperar el tiempo que el trabajo les quitó».

“Fue un sacrificio muy grande de parte de los socios juntar el dinero del pago del total de las indemnizaciones, si bien se analizaron alternativas de transferencia de la empresa a otra sociedad, el Programa de Recuperación Productiva (REPRO) y el Procedimiento Preventivo de Crisis, que permite abonar el 50 por ciento de las indemnizaciones, las familias propietarias decidieron pagar el 100 por ciento, en reconocimiento y agradecimiento a los empleados y honrando el nombre de la empresa que durante cinco décadas se manejó de esta manera».

“Es de destacar que Aruba dio trabajo a miles de personas, en forma directa e indirecta, formando una gran familia y excelente clima de trabajo, que los empleados agradecen y recuerdan de la mejor manera; sobre todo los comienzos desde cero, sin capital y con muchísimo sacrificio para llegar a ser una empresa de las más reconocidas del rubro a nivel nacional».

Es evidente que cualquier empresario que haya construido su capital desde cero, fruto del trabajo diario y a pesar de las adversidades de los últimos 50 años, no querría parar «la rueda» que les permitió transitar gran parte de su vida. Son ciclos, son etapas y decisiones que duelen. Son momentos difíciles para todos.

 

Tambien le puede interesar