Inicio Destacadas Marcharon en San Jerónimo Norte para pedir una prisión domiciliaria

Marcharon en San Jerónimo Norte para pedir una prisión domiciliaria

por juanmanuel

En el mediodía de hoy familiares, amigos y vecinos del doctor Miguel Marchisio se acercaron hasta la Municipalidad de San Jerónimo Norte para acercar un petitorio por la salud y la justicia que requieren. 

Familiares, amigos, colegas y vecinos del médico Miguel Marchisio, se acercaron de manera multitudinaria hasta la municipalidad de la ciudad de San Jerónimo Norte para acercar al intendente un petitorio correspondiente, y pedir así salud en primer lugar y justicia para el acusado.

Los manifestantes solicitaron que la investigación judicial siga en pie pero con el acusado en prisión domiciliaria, por su delicado estado de salud y porque no hay pruebas fehacientes para que esté detenido.

En la movilización hubo pancartas y personas que aseguraban que este «Doctor es 100% inocente» y se apoyan en que las jóvenes que lo acusaron tenían síntomas de alcoholismo, drogas y convulsiones el día del supuesto hecho.

Por otro lado, la queja se dirige hacia el motivo de no aceptar la justicia aún a testigos que se han ofrecido a dejar sus declaraciones sobre lo que conocen del caso.

“Mi esposo, Miguel Angel Marchisio, se encuentra injustamente en prisión desde hace dos meses, por una acusación falsa. No obstante presenta serios problemas de salud, sigue detenido, teniendo la familia que soportar con mucho dolor está injusticia. Gracias por acompañarnos”, había manifestado Lelia de Marchisio esta semana previo a la fuerte movilización de hoy en San Jerónimo Norte.

La causa

El profesional de la salud de San Jerónimo Norte quedó preso a pedido del fiscal Alejandro Benítez en el marco de una investigación por delitos contra la integridad sexual de dos pacientes.

Miguel Ángel Marchisio permanece en prisión preventiva (HA SIDO TRASLADADO A ESPERANZA ESTA SEMANA) tras ser detenido en una causa que lo investiga como autor del delito sexual a dos pacientes menores de edad, ambas de 16 años, que habrían ocurrido en el Centro de Asistencia Médica (CAM) de San Jerónimo Norte, que fue allanado igual que su vivienda.

Las menores relataron que los abusos se dieron cuando estaban a solas con el médico. Ambas coincidieron en que si bien sentían que no se podían mover, sí fueron conscientes de los tocamientos y en el caso de una de ellas, de cómo el doctor le habló al oído.

El juez se refirió al entorpecimiento probatorio, ya que los fiscales expusieron que cuando se solicitó la historia clínica de una de las víctimas, el Centro de Atención Municipal de San Jerónimo Norte en el que trabaja el imputado envió el archivo incompleto, omitiendo el mes en el que el Marchisio atendió a la adolescente. De hecho, la única manera de conseguir los documentos completos fue mediante allanamiento al efector público de salud.

El magistrado valoró la necesidad de preservar la tranquilidad de ambas víctimas, que aún deben declarar en cámara gesell. En los informes aportados por el área de niñez del municipio local consta que ambas expresaron temor a tener que enfrentarse con el profesional.

Fuente Info Mercury Pilar.

Tambien le puede interesar