Home Noticias Guillermo Schmidt: «Relato desde un tren en Rusia»

Guillermo Schmidt: «Relato desde un tren en Rusia»

by juanmanuel

Son innumerables los medios de comunicación y periodistas que cubren la Copa del Mundo de Rusia 2018. Entre tantas acreditaciones luce con orgullo la suya el periodista deportivo y relator Guillermo Schmidt que trae a través de los micrófonos de LT 10 lo que sucede día a día en el evento deportivo más trascendental del planeta.

«Relato desde un tren en Rusia» es una de sus tantas publicaciones que a diario realiza el comunicador una vez finalizada su tarea diaria y a continuación compartimos:

Relato desde un tren en Rusia

Vagón 11. Litera 19. Desde este lugar, en un tren que me lleva a Kazán, miro por la ventana. A esta hora el cielo tiene un poco de azul, gris y celeste. Cada madrugada, en esta parte del mundo y en esta época del año, hay una disputa permanente entre la noche que nunca llega y el día que comienza demasiado pronto.

Tengo tiempo de sobra para observar. Veo diferentes texturas, nubes que hace un rato no estaban y colores cada vez más profundos. Con tanto tiempo, aparecen las preguntas. ¿Alguna vez imaginé estar en este lugar?

Desde hace seis horas el tren en el que viajo le hace una cirugía a la geografía de Rusia en su parte europea. Salió de San Petersburgo, en el noroeste, bajará hacia el centro, pasará por Moscú y de allí irá al este, hasta Kazán. Serán más de 20 horas de viaje. ¿Me imaginé alguna vez estar acá? Sí. No exactamente en este lugar, pero en mis años de estudiante de periodismo -y mucho antes también- soñaba con estar en un Mundial.

Cuando era chico los sueños se estructuraban desde los modelos de la TV. Entonces aspiraba a ocupar un lugar como el de Marcelo Araujo, o como el de Victor Hugo en la radio. Sin embargo hoy siento que si hubiese llegado al lugar que anhelaba, me habría privado de un montón de experiencias que ya me regaló este Mundial. ¿Cómo ese eso? Muy simple: vivo mi trabajo y mi profesión con una libertad que nunca soñé, porque no sabía de su existencia.

Mi pasión es relatar partidos de fútbol y esta vez no lo hago: para hacerlo había que pagarle a FIFA 200 mil dólares por los derechos de transmision. Aunque en los meses previos eso me hacía un poco de ruido, una vez en Rusia me di cuenta que no es necesario. Estoy relatando todo el tiempo: ahora en este tren, mañana cuando llegue a Kazán y así… durante todos los días, les puedo contar un monton de cosas, que van mucho más allá de un partido de fútbol.

Sigo mirando el cielo. Recuerdo que hubo mucho sacrificio, no solo mío, para llegar a este presente. Entonces entiendo algo: ayer, cuando lloré en la cancha con el gol de Rojo y con la clasificación, habia mucho de todo esto que les acabo de relatar, en un tren, desde algún lugar de Rusia.

 

You may also like