Guibert: Convirtieron en un outlet al radicalismo, somos la oferta del día

CARTA ABIERTA

 

Convirtieron al radicalismo en un outlet, somos la oferta del día

 

Con profundo dolor veo que el partido político al que siempre pertenecí va camino a la desaparición. Los actuales dirigentes de la Unión Cívica Radical equivocaron el rumbo y hoy a nivel nacional, provincial y local travistieron  ideales fundacionales para seguir viviendo del Estado importando únicamente lo personal.

Profundizado esto, en las últimas semanas nos enteramos que algunos dirigentes partidarios anuncian que trabajarán para el massismo, otros para el macrismo y algunos, aún hoy, reafirman su pertenencia al kirchnerismo. En la provincia nos convertimos en empleados del socialismo y si alguien pretende una identidad radical propia enseguida aparecen otros para hacerle alguna zancadilla y descalificarlo. Con impotencia siento que nuestros dirigentes ni siquiera son mercenarios de la política, se han convertido en simples mercaderes que cambian espejitos de colores por cargos sin representar a nadie.

Pertenezco a una familia que siente, milita y trabaja por el partido, como tercera generación de esa pasión política advierto que equivocamos el rumbo, que nos olvidamos de los ideales, el debate, la democracia y del respeto que merecen los afiliados al partido. Me pregunto qué pensarán Alem, Yrigoyen, Balbín, Illia o Alfonsín si vieran nuestra declinante realidad. De esos grandes dirigentes se perdió todo, ya no queda más nada.

Quienes comandan los destinos del partido no representan a los afiliados, dicen que lo hacen pero no consultan, ya no existen en la UCR la movilización y  motivación a los afiliados porque no les dan participación, y queda la sensación que ya a nadie le importa, sólo interesa con quien se sacan la próxima foto. Así como estamos entramos al remate final del partido, dentro de diez años la UCR no existe más, que lejos a quedado aquella premisa radical “que se rompa pero que no se doble”.

La gente nos dio la posibilidad de gobernar y si fuimos malos y fracasamos debemos asumir esos errores, reconocer que nos equivocamos y empezar de nuevo. Pero, en lugar de volver a las fuentes y trabajar desde lo más profundo del mapa de la Argentina, hacen lo opuesto. No les importan las comunas, las intendencias y las comisiones vecinales como semillas  que germinen para empezar de nuevo con los verdaderos principios fundacionales del radicalismo insertándonos en la sociedad con compromiso social. “Los de arriba” se olvidaron de ello y eligieron “sus cargos” sin importarles la bandera o el futuro del partido; abajo queda tierra arada.

A nuestros dirigentes les importa más seguir viviendo de la política que hacer resurgir y crecer el partido, por eso hoy se ponen cualquier camiseta, sonríen para la foto y esperan como dádiva algún cargo. Al mismo tiempo le dicen chau a la ideología partidaria y a los afiliados que miramos con dolor el decadente destino de nuestro histórico partido.

Como radicales necesitamos un golpe de timón, reconocer errores y empezar de nuevo porque los mercaderes de la política convirtieron hoy a la Unión Cívica Radical en un outlet, somos la oferta del día. Es lo que siento en lo más profundo de mi corazón y estoy convencido que hay muchísimos afiliados a la UCR que piensan y sienten lo mismo, para ellos: no nos resignemos; “…adelante Radicales, adelante sin cesar, VIVA HIPOLITO IRYGOYEN Y EL PARTIDO RADICAL”.-

 

 

 

 

René Carlos Guibert

Afiliado

Unión Cívica Radical

21-10-2014

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.