Inicio Noticias Guardafaunas a pulmón protegen Campo Andino

Guardafaunas a pulmón protegen Campo Andino

por jose

Mastropaolo comentó en la CSC Radio que “este tema viene desde el 2010 aproximadamente cuando realizando un operativo nos dimos cuenta que a estas zonas nadie las estaba cuidando y que a nadie se le había ocurrido que podían ser áreas protegidas”.

 

En cuanto a la situación de Campo Andino, informó que “en el último censo neo tropical que se hizo hace unos 15 días se contaron unos 4.600 flamencos rosados pero además de eso hay otras 87 especies diferentes de aves que son migratorias, lo cual es algo fuera de serie”. “Es un sitio que suma todo para ser un área protegida y hace ya casi cuatro años que estamos luchando para que el gobierno tome cartas en el asunto, pero todavía no fuimos escuchados”, indicó.

 

Especificó que Campo Andino “es un lugar dentro del Departamento La Capital en el que está totalmente prohibida la caza de cualquier especie pero además queremos que sea reconocido como Sitio Ramsar. Es un sitio de humedales, de agua dulce, cerca del Río Saladillo, con una cantidad de aves impresionante”.  “Se trata de una cadena de unos 15 kilómetros de lagunas, en campos privados cuyos dueños están en total acuerdo con nuestro trabajo porque no les gusta tener gente cazando dentro de sus campos, además porque encuentran otros animales baleados como vacas y terneros que posteriormente se mueren”, afirmó.

 

Agregó que “al ser declarado como Sitio Ramsar es un reconocimiento internacional que hace intocable a la zona protegida. Pero además de eso, hay que estar y controlar, por eso gracias a la colaboración del destacamento de la policía local hace mucho tiempo que no va gente a hacer daño”.

 

Cuidar la supervivencia

 

 

Mastropaolo aclaró que los flamencos “hacen sus nidos y tienen crías durante la primavera en la zona de la Cordillera, como Laguna Brava y Laguna Los Pozuelos, donde pasan todo el verano y llegando el otoño y el invierno –cuando esas lagunas se congelan- se trasladan a nuestra zona. Es un sitio de transición pero que es fundamental para su existencia”.

 

Asimismo lamentó que “las primeras veces que fuimos se contaron entre 30 y 40 flamencos muertos. Por lo que tenemos entendido la gente va a hacer puntería, por el sólo hecho de matarlos porque es un animal que no se puede comer, y como pasan volando muy bajo es un blanco de tiro fácil para gente que tiene ganas de hacer daño, porque no hay otro justificativo”.

 

En cuanto al trabajo para cuidar a los animales, sostuvo que “hasta el momento se realizaron charlas con el presidente comunal, con la policía y en la escuela del pueblo, se habló con los dueños de los campos y se hicieron más de 30 operativos  de control, es decir que está todo encaminado para que la zona sea respetada. Se colocaron carteles de los cuales rompieron dos, pero ya se repusieron; y es un trabajo arduo porque es un lugar que está a 70 kilómetros de Esperanza y hay que ir todos los fines de semana y todo se hace a pulmón”.

 

Destacó además que “dos ingenieros de la ONG Alianza del Pastizal de Aves Argentinas estuvieron en la zona y ahora se está recaudando toda la documentación de los propietarios de los campos, para enviar el pedido de reserva a Medio Ambiente de la Provincia para que empiece a mover los papeles, y si no se hará un control privado de nuestra parte”.

 

“El trabajo que hacemos es de protección para conservar el lugar porque es muy valioso, y en cuanto a los fondos no llegó nada pero desde Aves Argentinas tienen muchas ganas de colaborar porque vieron nuestro pedido y es algo muy importante para la conservación en general y para que la gente pueda disfrutar del espectáculo que ofrece la naturaleza”, concluyó.

 

Cotos

 

En cuanto a los cotos de caza criticó que “hay más de 30 habilitados por Turismo y Medio Ambiente de la Provincia, unos 20 se pueden encontrar por Internet, y es muy triste porque se produce una matanza de animales sin control, y es muy difícil hacer algo porque tienen dueños y es necesario hacer allanamientos”.

 

“Es un negocio internacional que deja unas 13 toneladas de plomo en las lagunas, con unos 30 extranjeros por semana que entran a la zona por temporada y matan mil patos por día, y es lamentable”, finalizó.

 

 

Redacción: Ayelen Waigandt – Esperanza Día x Día – CSC Radio

Tambien le puede interesar

Dejar comentario