Home Destacadas Ex combatientes junto a familiares entronizaron la placa del soldado Rubén Márquez

Ex combatientes junto a familiares entronizaron la placa del soldado Rubén Márquez

by jose

La emoción fue el denominador común en el Centro de Ex Soldados Combatientes en Malvinas. Y esa característica se resume en lo fuerte y sentido que se escuchó el Himno Nacional Argentino.

 

“Soldado Argentino Solo Conocido por Dios”, eso rezan algunas tumbas en el cementerio de Darwin. Ahora, una de ellas, la del soldado Rubén Márquez, está en la ciudad de Santa Fe, luego de ser localizada en octubre del año pasado.

 

El Teniente 1° Márquez murió el 30 de mayo en el Monte Kent (Bluff Cove Peak), junto al Sargento 1° Oscar Blas, ambos integrantes de la recién movilizada “Ca Cdo(S) 602” al mando del Mayor Aldo Rico, quien hoy estuvo en el acto.

 

En el marco del proyecto humanitario de la Cruz Roja Internacional, los familiares de Márquez hicieron, para la identificación, un trabajo profesional de excelencia con el Instituto Argentino de Antropología Forense, y se dictaminó que en un 99,9%, la tumba de la persona que se investigó, cotejando con la muestra de los familiares directos, coincidía.

 

En la imagen principal de esta nota, Sergio Oggioni del Centro de Excombatientes de Malvinas de Esperanza con las orgullosas sobrinas del Héroe Capitán Rubén Marquez oriundo de Coronda: Lorna quien es miembro de la Comisión Nacional de Familiares y Victoria quien estudia en la sede Esperanza de la Universidad Nacional del Litoral.

EMOCIÓN

Tener hoy la placa que acompañó al tío tanto tiempo en las islas, es algo muy emotivo. En un acto de amor, la entregamos a la ciudad, a la provincia y al país un poco de Malvinas”, comenzó diciendo ante los medios Lorna, una de las dos sobrinas de Márquez que estuvieron en el reconocimiento.

“Tuvimos muy gratas sorpresas con la cantidad de gente que vino. Alumnos, jefes, compañeros del tío estuvieron presentes, y escuchar de ellos buenos momentos con el tío, es reconfortante”, aseguró la corondina antes de que se le quiebre la voz.

 

También agregó: “Entendemos a aquellos que no entienden, esto de no tener un cuerpo por 37 años o un lugar donde ir a llevar flores o llorar. Siempre recuerdo al tío de la mejor manera. Él fue a Malvinas con 29 años, yo tenía 7. Y cada vez que podía ir a Coronda, era toda una fiesta. Nos pasábamos el fin de semana entero escuchando sus anécdotas.

 

Fuente El Litoral y EDXD.-

 

You may also like