Estiman que en 45 días habrá picos de crecida del Salado

Así lo advierten desde Recursos Hídricos de la provincia. Las lluvias en el Norte repercutirán en toda la cuenca

Las lluvias en el norte de la provincia de Santa Fe no cesan y siguen golpeando ya no solo a los parajes y a los pequeños pueblos, sino también a los principales cascos urbanos.

Mientras la cuestión social se lleva toda la atención de la emergencia hídrica, desde la Secretaría de Recursos Hídricos de la Provincia analizan el impacto que tendrán las extraordinarias precipitaciones en la cuenca del Salado, y fundamentalmente a la altura  del departamento La Capital.

Con las lluvias ocurridas hasta el momento (17/01/19) estiman “que en 45 días podrán verificarse los picos de crecidas en el río Salado”. Desde la secretaría que conduce el ingeniero Juan Carlos Bertoni, destacan que el aumento de caudales ya “se ha empezado a observar en distintas secciones a lo largo del recorrido de la onda de crecida, tales como Tostado, San Justo y Santo Tomé”.

Las crecidas, anticiparon,  “llegarán a la ciudad de Santa Fe amortiguadas en sus caudales máximos, pudiendo ser también extendidas en el tiempo”.  En esa línea, subrayan que se deberán”extremar la atención ante la posibilidad de eventos extremos en la cuenca inmediata, que pueda generar un pico significativo”.

Este jueves, el Salado dejó una marca a la altura de Santo Tomé de 4,77 metros (un centímetro menos de la más alta del 2018), superando por siete centímetros el nivel de alerta que se ubica en 4,70 metros.

Recreo se anotó con un registro de 4,13 metros. Se muestra en continuo ascenso desde el 6 de enero cuando midió 2,47 metros. Así, en 11 días, el salado creció a la altrua de esa localidad 1,66 metros.

A pesar del agua que recibirá toda la cuenca, desde el gobierno provincial advierten que las áreas urbanas estarán fuera de peligro. “Debido al conjunto de obras que se ejecutaron luego de las crisis vividas en la ciudad de Santa Fe durante los años 2003 y 2007, se pronostica que con las lluvias producidas hasta el momento en la región norte sus consecuencias en el curso de agua final, es decir, las crecidas del río Salado, no revestirán peligro para las áreas urbanas”, adelantaron.

Río arriba, en Tostado, el Salado midió este jueves 4,85 metros. Bajó cinco centímetros respecto al día anterior pero pegando salto significativos en poco tiempos. En ese sentido, el 9 de enero midió 3,74 metros y dos días después se anotaba con 4,39 (se registró una suba de 60 centímetros en 48).

Desde el gobierno provincial aclararon que “a través del Ministerio de Infraestructura y Transporte (MIT), del cual depende la Secretaría de Recursos Hídricos (SRH) se viene monitoreando toda la cuenca del río Salado”.

Recordaron que “la salida natural de la región Bajos Submeridionales, zona comprometida del norte provincial por las lluvias, la constituyen el arroyo Calchaqui, el arroyo Golondrinas y, finalmente, el río Salado que desagua entre las ciudades de Recreo y Santa Fe”.

Desde Recursos Hídricos señalaron que ya se está en contacto con la Municipidad de Santa Fe y de Recreo “para coordinar acciones para los controles de rigor en el sistema de defensas, compuertas y de estaciones de bombeo. También lo hará con los restantes municipios aledaños al río Salado”.

Igualmente se les solicita “a todos los municipios que extremen las medidas necesarias especialmente para la población que se encuentra fuera de las áreas defendidas, previendo con antelación las acciones de contingencia que deben encarar los municipios en sus correspondientes jurisdicciones.”

Fuente: diario Uno Santa Fe

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.