Home Destacadas En cuarentena la Cooperativa Lehmann remata hacienda por teléfono e internet

En cuarentena la Cooperativa Lehmann remata hacienda por teléfono e internet

by jose
Las llaman «ventas al oído» y permiten contactarse con los interesados de adquirir hacienda para frigoríficos para que la carne llegue a la mesa de los argentinos.

 

(Por Julia Luzuriaga para Bichos de Campo) – La cuarentena forzosa para frenar el Coronavirus afecta a todos. Una de las actividades agropecuarias más tradicionales son los remates y ferias de ganado, que deberán adaptarse a la nueva situación. Algunos han comenzado a vender sus cabezas por televisión o internet. Y en el histórico Mercado de Liniers la mayor parte de las casas consignatarias ya no hacen remates (para evitra que se reúna demasiada gente) y privilegian las llamadas ventas “al oído”, donde los interesados se contactan directamente con los consignatarios que tienen puestos en el mercado.

 

Todo sea para evitar la aglomeración de personas. En el mercado de Mataderos, por ejemplo, avisaron que la semana próxima solo recibirán hacienda los lunes, martes y jueves, y que las ventas se realizarán los martes, miércoles y viernes, de modo tal de no exponer demasiado a nadie, ni a los compradores ni al propio personal del mercado.

 

Un pionero en la modalidad de remate televisivo ha sido el Mercado Ganadero de Rosario, el Rosgan, un emprendimiento conjunto de la Bolsa de esa ciudad y varios consignatarios de hacienda que se especializan en la venta de invernada. Pero ya no es el único que hace remates filmados. Por la situación del virus del Covid-19, en la localidad santafesina de Rafaela la Cooperativa Guillermo Lehmann realizó su propio remate ganadero vía streaming.

 

“Se filman los animales que se reciben, se transmiten esos videos por internet y se hace la venta telefónica”, explicó a Bichos de Campo Gonzalo Turri, gerente general de la cooperativa, sobre la modalidad elegida por esa importante comercializadora de hacienda en Santa Fe.

 

Para Turri, el resultado de este primer remate por internet fue positivo. “Salió muy bien; tanto compradores como vendedores quedaron conformes. Los vendedores, porque volvieron a sentirse respaldados por su cooperativa que, y cito las palabras textuales de un socio, ´siempre se las ingenia para solucionarle los problemas a los productores´, y defiende el precio de venta y condiciones de comercialización. Y los compradores porque, en opinión de un comprador de frigorífico, valoraron ´la vocación de satisfacer siempre al cliente y no dejarlo a mitad camino, sin resolver sus necesidades´”.

 

 

Turri recordó que este tipo de remates a distancia “solo la hacíamos en momentos de cuestiones sanitarias o paros”. Quizás ahora sea moneda corriente, en medio de la situación de pandemia generada por el Coronavirus. “Queremos generar, desde ahora, el menor contacto posible, ya sea entre productores que acercan su hacienda a la cooperativa, como así también entre los operarios que reciben esa hacienda, la pesan, la apartan y arman los corrales. Recordemos que nuestra zona, Pilar, Santa Fe, está poblada por muchos medianos y pequeños productores. Por ende, el papel de la cooperativa se vuelve trascendente a la hora de juntar esa masa crítica y así conseguir mejores condiciones de comercialización y precios de referencia”, remarcó Turri.

 

Luego de que el Gobierno decretara el estado de Cuarentena Obligatoria, “la Lehmann” dispuso el cierre total de sus sedes administrativas hasta nuevo aviso, pero Turri aclaró que “seguimos operativos y brindando servicios a nuestros asociados”. En este punto, la cooperativa decidió mantener operativas sus tres plantas de acopio, sus dos fábricas de alimentos balanceados, y sus ocho centros de almacenamiento, despacho y comercialización de agroinsumos. En total la entidad tiene unos 4.000 productores asociados.

 

Para los próximos días, la Lehmann seleccionó un par de ferias regionales para recibir la hacienda, en Pilar y Santo Domingo. Su gerente contó cómo será el proceso de estos remates virtuales: “Allí la gente de la cooperativa la pesa, hace la parte del encierre, y a medida que se van conformando las jaulas, y se la va ofreciendo a los compradores habituales bajo modalidad de venta conocida como ´al oído´, en la cual apelamos a características previas que podemos conocer acerca de lo que demandan los compradores, pero en otras ocasiones apelamos a fotos o videos para que puedan ver de qué tipo de hacienda estamos hablando”.

 

Con esta modalidad, Turri aseguró que “no cortamos el proceso de compra venta de hacienda que tiene destino de faena y que puede abastecer la mesa de los argentinos, y resguardamos a la gente lo máximo posible, ya sean operarios, transportistas de hacienda y productores agropecuarios, siguiendo con todos los protocolos sanitarios”.

 

You may also like