En ciudades de toda la provincia se gritó fuerte contra la violencia de género

En Rosario, Santa Fe, San Carlos y Recreo la sociedad se congregó para decir basta tras el femicidio de Agustina.

Una multitud se congregó simultáneamente en las principales plazas de las ciudades de Esperanza, Santa Fe y Rosario por la muerte de Agustina Imvinkelried, la adolescente de 17 años que fue asesinada este domingo en la cabecera del departamento santafesino de Las Colonias.

La convocatoria fue espontánea y se realizó a través de las redes sociales, que se llenaron este lunes de mensajes de tristeza y hastío por el nuevo femicidio.

En Rosario

Unas 500 mujeres se convocaron anoche en la plaza San Martín para sentirse menos solas. Lo mismo sucedió en Vera, en Reconquista y en la ciudad Santa Fe. Las reunió en una marcha de abrazos una noticia demoledora: otro femicidio en la provincia. Agustina tal vez nunca las hubiera conocido pero ellas corearon su nombre, la lloraron y cantaron canciones por ella. A las 20 rodearon la estatua ecuestre de San Martín y a las 20.30 dieron vueltas por la plaza, al igual que cientos de hijas y madres y abuelas en la toda la provincia.

Mientras terminaban un largo y dolido aplauso algunas entonaron canciones con letras cambiadas : “Dale alegría a mi corazón/ la sangre de las mujeres se rebeló/ y ya verás/ las pibas que vos mataste van a volver/ la lucha va a ser de todas o no va a ser”. La cantaban en voz baja, la tarareaban. No había bronca. Era determinación y mucha tristeza.

Los cantos se mezclaban con consignas: “Señor, Señora, no sea indiferente. Mataron a una piba en la cara de la gente”, coreaban. Casi todas llegaron espontáneamente a partir de redes sociales que convocaron las agrupaciones que se sumaron: “Partido Obrero”, “Ciudad Futura”, “Encuentro”, “Pan y Rosas” y otras más. Una consigna estuvo en el aire por sobre otras: “Vivas y libres nos queremos”.

Fuente El Litoral / La Capital

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.