Inicio Destacadas El Taller Protegido de Producción “Ubajay” celebra 31 años de vida

El Taller Protegido de Producción “Ubajay” celebra 31 años de vida

por Ayelen
La directora del Taller Protegido de Producción “Ubajay”, Marina Miloc, valoró los “31 años de historia” que cumple la institución este viernes 7 de octubre. Por el feriado, el festejo entre operarios y directivos fue el jueves con una gran hamburgueseada.

 

 

En diálogo con la CSC Radio, Miloc destacó que “el taller Ubajay tiene mucha antigüedad, siempre trabajando para las personas con discapacidad”.

 

 

Señaló que “actualmente trabajan 19 operarios en el taller, con cuatro encargados o supervisores que permanentemente los acompañan en el trabajo” y comentó que “en cuanto a ingresos económicos, el taller depende únicamente de las ventas que realiza y por eso necesitamos vender lo que producimos para poder sostenernos. Para eso una de las alternativas son las ferias que se realizan todos los viernes en la sede de AANE y la reventa en los negocios de la cuidad”. Al respecto, explicitó que “cualquier comercio que desee hacerlo, puede vender los productos del Taller”.

 

 

También explicó que “el Taller Protegido Ubajay es uno de los servicios de AANE, es decir que siendo socios de AANE también colaboran con nuestro servicio”.

 

 

 

 

Respecto de la importancia del aniversario y todo lo vivido, Miloc sostuvo que “son muchos años de historia; hace 31 años atrás el edificio era muy distinto y en este sentido la institución ha podido avanzar mucho. Se comenzó con la crianza de algunos animales en un amplio terreno y se convirtió a lo largo de los años en lo que es hoy que es una institución que se asemeja a cualquier microemprendimiento de la ciudad y la zona”.

 

 

En este contexto, contó lo difícil que fue sobrellevar la pandemia: “Fue una situación sorprendente para todos como sociedad y mucho más para las personas con discapacidad que no entendían cómo habían hecho una rutina durante 20 años trabajando y de un día para el otro no podían venir a trabajar más. Fue muy duro. En un momento no se podía ni siquiera sacar a la calle y eso fue terrible. Como productores de alimentos teníamos autorización para venir a trabajar por lo tanto trabajábamos los cuatro que somos el personal cotidiano de la institución porque teníamos que elaborar para seguir proveyendo a los clientes. Después se pudo retomar con dos operarios por día, cuando cotidianamente son grupos de 15. Fue algo que sorprendió a todos, pero de a poco se fueron buscando alternativas y se siguió. Fue un desafío muy importante”.

 

 

Asimismo, se refirió a los recortes del gobierno nacional que afectan a la actividad: “El tema de la discapacidad siempre tiene dificultades porque hay que discutir con las obras sociales, que el Estado reconozca el trabajo de los operarios –que es igual al trabajo de cualquier persona en cualquier empresa- para que cobren en relación a un trabajo de cualquier persona en cualquier empresa. Siempre es una lucha para que no se vulneren los derechos de las personas con discapacidad, nos pasa muy seguido tener que salir a luchar por cada uno de esos derechos que están en la Convención Nacional de Derechos Humanos”.

 

 

Por último, reflexionó: “La lucha es día a día para sostener la institución, los desafíos que se presentan, lo e3conomico siempre golpeando las bases de cualquier institución, así que es un desafío diario. Hay que ver cómo se sale adelante, cómo se saca a flote la institución, cómo se valorizan los derechos de las personas con discapacidad y sobre todo la capacidad de trabajo que ellos tienen; es todo un trabajo diario que implica un desafío poder cumplirlo”.

 

 

Tambien le puede interesar