“El desafío del gobierno será apoyar a las pymes”, analizó Correa

El contador Carlos Correa analizó el contexto económico a nivel nacional y el plan del gobierno para salir de la crisis en un escenario marcado por el comportamiento del dólar.

En diálogo con la CSC Radio, Correa analizó que “parece que la voracidad fiscal de la AFIP a nivel nacional no tiene límite y vuelve a aumentar los intereses para las deudas impositivas –prácticamente un punto y medio- con el supuesto objetivo de evitar que las empresas y el contribuyente en general se financie con el no pago de impuestos”.

“Esto va a tener como resultado mayor evasión, es darle una excusa al contribuyente para vender más en negro y pagar menos impuestos”, afirmó.

En ese marco, sostuvo que “el gobierno nacional sigue con su versión fiscalista, y serán más los trabajadores y jubilados que paguen el impuesto a las Ganancias”.

Respecto de la misión del FMI en Argentina que llega esta semana, dijo que “será para aprobar los nuevos desembolsos y aproximadamente serán aproximadamente 30.000 millones de dólares durante todo 2019 lo cual va a garantizar una cierta tranquilidad cambiaria y evitar una corrida, un default”.

Explicó que ese monto “será para pagar deudas anteriores denominadas “servicios de la deuda”, porque la mayor baja del gasto público viene dada en que los salarios van a seguir subiendo por la escalera mientras los precios lo harán por el ascensor, y el dólar irá tomando un mayor valor porque el gobierno decidió frenar un poco el ingreso de las divisas golondrinas”.

Aseguró que “en términos de dólar los salarios seguramente van a valer menos y el pan es mucho fiscalismo, mucho equilibrio pero cero de política industrial o comercial en el sentido de aumentar el nivel de actividad económica; que más allá de todo indudablemente va a tener una recuperación en comparación con 2018 donde la caída en el nivel de actividad fue terriblemente grande”.

En ese sentido, consideró que “lo peor ya pasó pero está costando horrores la recuperación y no será rápida para nada, fundamentalmente será a partir de marzo o abril cuando haya una ayuda por el ingreso de la cosecha, el desembolso del FMI que da cierta tranquilidad, las tasas están bajando fuertemente –aunque todavía son altísimas- y en algún momento llegará un equilibrio que le permita a las empresas volver a financiarse de manera razonable para poder cubrir sus déficit en capital de trabajo y quizás volver a invertir en activos fijos como maquinarias, infraestructura e instalaciones”.

“De todos modos, todo es muy lento y esto se ve reflejado en el cierre de gran cantidad de negocios y de fábricas como Fate que entran en procedimiento preventivo de crisis, y lamentablemente las noticias no son que vienen fuertes inversiones a instalar fábricas, y todo esto impacta en la población en general”, analizó.

Finalmente, opinó que “en este marco el desafío del gobierno será apoyar a las pymes y de una vez tomar medidas concretas para ayudarlas de manera seria para que muestren un nivel de recuperación aceptable”.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.