Inicio Noticias El Concejo sesionará la semana próxima

El Concejo sesionará la semana próxima

por jose

Cuando la gente comenzó a quejarse porque los remiseros aplicaban una tarifa que todavía no estaba vigente la Intendenta Municipal y su gabinete aclararon rápidamente que el tema estaba en el Concejo Municipal que debía aprobar la actualización de las tarifas del servicio público.

 

Lo curioso del caso fue que la Intendenta se olvidó de enviar el proyecto a mediados de diciembre y recién lo hizo el 2 de enero de 2013, cuando el Concejo Municipal ya estaba en receso. Otro detalle que desnuda desprolijidad administrativa es que Ana Meiners, Luciano Anza y Alfonso Gómez enviaron el decreto con las nuevas tarifas pero sin la convocatoria a extraordinarias, es decir que si no existiera acuerdo político en el Concejo, la nueva tarifa debería ser tratada recién en marzo.

 

Para tranquilidad de los remiseros y también del DEM que no tiene capacidad de control sobre lo que hacen los permisionarios de servicio público, los concejales decidieron impulsar los resortes institucionales propios para tratar la nueva tarifa la semana próxima.

 

PLAN DE PAVIMENTO

 

Existían dos corrientes marcadas en el ámbito legislativo a propósito del proyecto «Plan de Accesibilidad Urbana» aprobado por unanimidad por el Concejo Municipal y vetado por la Intendenta Ana Meiners quien quiere recargarle todo el costo de la obra de desagües al vecino frentista y quiere hacer menos cuadras del plan de pavimento que las aprobadas por el legislativo.

 

También la Intendenta argumentó razones «urbanísticas» y «económicas» para no hacerle la obra de pavimento a los vecinos y lo que más sorprende es que en la gestión del «riesgo hídrico cero» también firman un decreto donde dicen que algunas cuadras no pueden hacerlas pavimento porque se seguirán inundando.

 

Como decíamos, existían dos posturas entre los concejales, una era considerar aprobada la ordenanza votada por el Concejo en diciembre pasado debido a las impericias, errores y falta de consideraciones jurídicas que Meiners y su gente tuvieron en los decretos de veto. Uno con más de 20 cuadras equivocadas de nombre y el otro que anulaba al primero y que elaborado fuera de tiempo de veto.

 

Si así hubiesen decidido los concejales el Plan de Accesibilidad se hubiese judicializado sin saber el destino final de la obra ya que el área de Jurídica de la Municipalidad de Esperanza se convirtió en mera espectadora y se entera de las novedades por los medios de comunicación. Increíblemente el veto de la Intendenta hace modificaciones sustanciales que desvirtúan la ordenanza. ¿Cuanto falta para que denuncien a Meiners por algún incumplimiento de los deberes de funcionario público?

 

Finalmente primó la cordura y los concejales van a sesionar la próxima semana para poner a consideración el veto que la Intendenta le impuso a la cantidad de cuadras de pavimento bajándola en aproximadamente 50 cuadras. Los ediles deberán aprobar o rechazar el decreto que veta la ordenanza. 

 

Si bien es una situación jurídica difícil de explicar, podemos adelantar que la cantidad de cuadras a pavimentar coincidirá con el proyecto que votó el Concejo, que los desagües troncales deberán ser financiados con recursos extra plan y que no quedaría firme la decisión radical de imponer un Registro de Adhesión a la obra de ripio.

 

Con el proyecto que sancione el Concejo Municipal los vecinos del Barrio Los Troncos y Sur Segunda Nominación recuperarán calles troncales de pavimento y aplaudirán a los concejales.

 

Estas consideraciones que adelanta EDXD se producen a una semana de la sesión. Debemos aclarar que, cuando esta nota sea publicada y desde el Ejecutivo confirmen que los concejales tratarán el tema, comenzarán las presiones más variadas que incluirán amenazas públicas de algún funcionario devaluado, la Intendenta aparecerá en alguna nota televisiva con cara de enojada, algún periodista repetirá como «loro» el correo electrónico que le envíen desde el área de prensa municipal y hasta algún documento del PJ se animará a contradecir o amenazar a su propio concejal, para complacer a la empleadora de hijos y parientes.

 

La historia se repite cuando todo es atropello y la política está ausente.

 

 

j.z.

Tambien le puede interesar

Dejar comentario