El arzobispo Fenoy bregó por “la esperanza que lleva a la solidaridad”

El arzobispo de Santa Fe, Sergio Fenoy, estuvo por primera vez en Esperanza en el marco de la celebración de la Parroquia “Sagrado Corazón de Jesús” y dejó su mensaje para todos los esperancinos.

En diálogo con los medios presentes, entre ellos EDXD, Fenoy explicó que es su “tercera experiencia pastoral como obispo: primero como obispo auxiliar en Rosario, luego San Miguel y ahora Santa Fe, y las tres son muy distintas, muy enriquecedoras”. “Ésta también aparece así y me entusiasma, a pesar de que estoy en los primeros días, conociendo”, dijo el arzobispo que contó que antes de llegar a la Parroquia recorrió el centro de la ciudad, la Basílica, la Iglesia Evangélica y todo le pareció “lindísimo”.

Consultado por la realidad del país, reflexionó que “hay que trabajar mucho más por la inclusión y por la pobreza, que son las grandes urgencias”. “A esto la Iglesia siempre lo ha dicho y va a colaborar en el bien común, no solamente denunciar lo que falta o lo que está mal, sino que la intención es colaborar dentro de lo que es nuestro, como el anuncio del Evangelio. Vengo de una zona muy postergada y pobre, como es el Conurbano, donde todo falta y todo aparece gracias a la buena voluntad de la gente, a la solidaridad, pero se debe apoyar desde quienes son responsables del bien común. Argentina tiene que promover lo que está más caído, lo que está más abandonado, lo que está en los márgenes y llevarlo al centro de atención”, analizó.

En ese marco, también reiteró “la defensa de todas las vidas y de toda la vida, desde su comienzo hasta si final, con todas las dificultades de pobreza, de dolor, de exclusión que nos duelen mucho también”.

En tal sentido, lamentó que el tema de la despenalización del aborto “dividió mucho a los argentinos, y es una pena que sobre un tema tan importante y tan querido como es la vida os hayamos dividido tanto”. “Tanto en el resultado de la votación como en los días previos, era el momento de apuntar a unir, no a dividir, este debate dividió, quizás por sobre lo que debatimos, y creo que hay que apuntar a las cosas que nos unen, que son esenciales”, reflexionó.

En relación con los desafíos pastorales para la Arquidiócesis dijo que “el primero y más importante es conocerla, lo cual no es fácil porque es muy grande, son muchos sacerdotes, son realidades muy distintas, con zonas muy pobres que también quiero conocer mucho”.” Este conocer significa tiempo, porque hay que conocer profundamente especialmente a las personas, no solo los lugares como hice en Esperanza”, afirmó.

A pocas horas de su viaje a Roma, donde se reunirá con el Papa Francisco, dijo no haber hablado con el Sumo Pontificio aunque viajará para “recibir el Palio que él bendice y entrega a los arzobispos”.

Finalmente, envió un mensaje a toda la comunidad esperancina y dijo que “ya el nombre de la ciudad es todo un mensaje, porque Esperanza es lo que todos necesitamos, y más en este momento, en nuestro país”. “Esta es tierra de mezcla de culturas, de fe, de mucho trabajo, de inmigrantes que han venido a encontrar su lugar, su patria, que han levantado a esta ciudad hermosa como se ve, y el mensaje es que no bajen los brazos, sino que por el contrario hagan punta y ojalá que la esperanza suscite nuevos caminos de integración, de incorporación a todos a las riquezas, a compartir lo que tenemos, a la solidaridad. La esperanza que lleva a la solidaridad”, concluyó.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.