Inicio Noticias El acusado de matar su ex pareja volvía de festejar su cumpleaños

El acusado de matar su ex pareja volvía de festejar su cumpleaños

por jose

El ex marido de Viviana Correa fue llevado a Tribunales este martes para tomarle declaración indagatoria, pero esta vez optó por callarse. El hombre de 43 años, acusado de ahorcar a su ex mujer, habría confesado todo ante los agentes policiales que lo detuvieron el domingo a la madrugada, pero se negó a dar su versión ante el juez de Instrucción Séptima, Diego De la Torre.

El silencio del imputado obligó al fiscal N° 1 Gerardo Alesso a solicitar una serie de medidas probatorias, que apuntan a desbancar cualquier coartada del imputado.

El ex marido de Correa, con quien tenía dos hijos de 6 y 12 años, está imputado por el presunto delito de “homicidio calificado por el vínculo”, aunque fuentes del caso indicaron que se trataría de una calificación provisoria.

La pareja llevaba algún tiempo separada, y mientras la mujer vivía en un departamento de calle Pedro Díaz Colodrero al 1900, en el barrio Sargento Cabral; él ocupaba una casa de la calle Finlandia en Sauce Viejo.

Estaba sobrio

La noche previa al crimen, el ex marido había reunido a un grupo de amigos para festejar su cumpleaños en su casa.

Quienes lo conocen aseguran que llamó la atención que no haya tomado una gota de alcohol en toda la noche y que en cambio tomara Coca Cola.

Los festejos no se extendieron demasiado, y los invitados aseguran haberse ido entre la una y la una y media de la mañana.

Según se presume, tras ellos salió el cumpleañero, con una idea fija, llegar hasta la casa de su ex pareja para matarla.

La opinión no parece aventurada si se tiene en cuenta el sinnúmero de pruebas que los investigadores recogieron del lugar, y que a su vez estarían conectadas con los elementos secuestrados desde el interior del auto del sospechoso.

Con un cinto

Correa fue hallada en su dormitorio del primer piso. Su cuerpo estaba tendido sobre la cama y un cinto de toalla, como el de una bata de baño, le rodeaba el cuello. La autopsia reveló luego que la mujer había sido asfixiada.

En el cuarto se hallaron todo tipo de elementos de prueba, como una bolsa con guantes de látex usados, al parecer olvidados por el asesino.

Si bien fueron los vecinos los que alertaron a la policía de que algo raro sucedía en el barrio, el ex marido no fue atrapado en el lugar sino cuando con la descripción del auto, una patrulla del Comando lo interceptó cuando transitaba por el Puente Carretero, de regreso a Sauce.

“Algo malo”

Iba en un Volkswagen Quantum bordó, dentro del cual se encontraron guantes similares a los hallados en la vivienda, al igual que somníferos y una jeringa con un líquido parecido al semen. También llevaba precintos plásticos y como si hiciera falta le dijo a la policía que “había hecho algo malo”.

La detención se produjo entre las 5 y las 6 de la madrugada del domingo 26 de agosto y hasta ese momento nadie se había percatado del daño causado. Fue el propio hermano de la víctima el que derribó la puerta del departamento para entrar y encontrarse con la terrible sorpresa.

Ese domingo la tranquilidad del barrio se llenó de sirenas, que trasladaban a jefes policiales, forenses y especialistas de la División de la Policía Científica de la URI, que relevaron las pruebas de las que ahora se esperan los resultados.

 

Fuente El Litoral

Tambien le puede interesar