Inicio Noticias Dos niños por día hospitalizados en la región por incidentes de tránsito

Dos niños por día hospitalizados en la región por incidentes de tránsito

por jose

El Hospital de Niños atiende cada año unos 800 casos por accidentes de tránsito a bordo de bicicletas, motos y automóviles. Una nena de tres años está internada en el Alassia con riesgo de hemiplejía por viajar en el asiento delantero del auto, una falta riesgosa que sucede en el 30 % de los casos según relevamientos del hospital.

 

Un choque a velocidad reducida, a menos de 20 kilómetros por hora, activó el airbag del asiento del acompañante y dejó el peor saldo: una nena de 3 años con una lesión en la quinta vértebra que podría dejarla hemipléjica. El caso que conmociona a la ciudad de Esperanza, pone sobre el tapete una amenaza diaria: los niños que son víctimas de accidentes de tránsito, un riesgo que se acrecienta con el descuido, la mala costumbre, el “no me va a pasar a mí”.

En el Hospital de Niños Dr. Orlando Alassia, donde la nena permanece internada, las cifras indican lo contrario: allí llegan unos 800 casos al año por accidentes de tránsito, lo que se traduce en que 2 chicos por día son internados por sufrir accidentes a bordo de bicicletas, motos y automóviles.

La cifra fue brindada por el pediatra Lucas Navarro, del Comité de Prevención de Lesiones de la Sociedad Argentina de Pediatría filial Santa Fe y profesional del Hospital de Niños, quien lidera un relevamiento para conocer en qué condiciones viajan los chicos y elaborar acciones de prevención. El estudio se realiza en forma artesanal: “Nos ubicamos en 11 esquinas de la ciudad de Santa Fe, céntricas y periféricas, y anotamos en qué condiciones viajan los chicos”, contó Navarro.

El último análisis, hecho el año pasado, indica que el 30 % de los chicos que viajan en automóviles lo hacen en el asiento delantero. “De ahí ya partimos mal: los menores de 12 años, según las recomendaciones de distintas entidades científicas, deben ir atrás porque adelante están mas expuestos a los choques y a sufrir lesiones graves por los airbags. Ese 30 % viaja de manera riesgosa”, destacó Navarro. Del 70 % que cumple con esta recomendación, “la mayoría va sin sujeción, una cantidad difícil de determinar porque muchas veces no se ve si el chico está en la sillita, mucho menos si es la adecuada y si tienen el cinturón”, agregó el pediatra.

Con ese dato, en septiembre pasado el Hospital de Niños realizó una jornada en su estacionamiento para relevar el modo en que están colocados los distintos sistemas de retención infantil (SRI). “El 90 % de las sillitas o huevitos estaban mal puestos y, en caso de una colisión, no sirven de nada. Lo correcto es tener la silla correcta para la edad y la altura del niño que viaja en ella”, explicó Navarro.

Siempre sujetados

“Los chicos siempre deben ir atrás. Llevar un nene adelante es criminal” dice, sin pelos en la lengua, Axel Dell’ Olio, licenciado en Seguridad Vial y consultor asiduo del hospital Alassia y de la Agencia Provincial de Seguridad Vial. No se refirió a la ley de tránsito 24.449, que establece que los menores de 10 años deben viajar en el asiento trasero del automóvil pero no especifica cómo deben ir sujetados. Lo dijo por las consecuencias: “El airbag de los autos se dispara en un impacto a 13 kilómetros por hora, la velocidad que toma una persona a trote rápido. Adentro del auto, esa es la velocidad en dirección hacia adelante que toman los pasajeros cuando el airbag se dispara a 300 kilómetros por hora en el sentido contrario… por eso se producen lesiones de gravedad”, destacó Dell’ Olio.

En los automóviles sin airbag, en caso de colisión los niños sufren golpes, son expulsados del vehículo o sufren lesiones por el cinturón de seguridad. “Los cinturones de seguridad están hechos para personas desde el metro y medio de alto, no están pensados para un niño”, dijo Dell’ Olio, y remarcó como “vital” el uso de los sistemas de retención.

Para este profesional de consulta permanente del Hospital de Niños, la clave es la concientización. “Somos seres de costumbre: si acostumbramos al nene a ir atrás, ahí va; si lo ponemos en la silla va a ir ahí; y si pensamos que nunca nos va a pasar nada y los mal acostumbramos a ir adelante eso es lo que van a pedir ir”, expresó.

Legislación

En los últimos meses Lucas Navarro y Axel Dell’ Olio decidieron avanzar en la prevención de accidentes de niños en vehículos y presentaron el relevamiento realizado en las calles de Santa Fe al concejal Carlos Suárez para la elaboración de un proyecto de ordenanza que regule la utilización de sistemas de retención infantil (SRI).

La norma busca que en la ciudad de Santa Fe sea obligatorio el uso de SRI en menores de 10 años o menores de 1,5 metros de estatura —uno y otro caso—, en asientos traseros. Las ciudades de Buenos Aires y Rosario ya promulgaron normas similares en julio y en diciembre de 2015, respectivamente.

“Pero la obligatoriedad requiere un período previo de concientización para valorar la compra y uso de la sillita, y evitar que la gente se queje por pensar que es en vano”, explicó Navarro a este diario. En este sentido, el jueves 11 pasado, el Concejo aprobó un proyecto de resolución del concejal Suárez que le pide al municipio que realice una campaña para la concientización de los conductores sobre los riesgos y consecuencias de llevar menores de manera insegura dentro de los vehículos.

A nivel provincial, en 2007 se presentó un proyecto de ley para estandarizar y hacer obligatorio el uso de los sistemas de retención infantil (SRI) pero no fue aprobado.

Cómo buscar la sillita correcta

Las sillas se clasifican según el peso y la talla del niño en grupos (ver infografía) y deben elegirse teniendo en cuenta estos aspectos y la facilidad de instalación en el auto. Las sillas que abarcan una franja de edades más amplia son menos seguras y brindan menos protección a los menores.

Al momento de comprar una, se aconseja leer el manual del vehículo y las instrucciones del fabricante del SRI, y llevar al niño y el auto para evaluar cuál se ajusta mejor. No deben utilizarse sillas usadas que hayan sufridos golpes o con piezas faltantes, y se recomienda sustituirlas después de 6 años de uso.

Diario El Litoral

Tambien le puede interesar