Home Noticias Doble homicidio: 26 años de prisión para Noroña

Doble homicidio: 26 años de prisión para Noroña

by jose

Con el objeto de evitar el juicio oral y público, la querella y la defensa acordaron vía juicio abreviado el monto de la pena, determinando una condena de 26 años de prisión para el único acusado del crimen, Javier Noroña.

 

El juez de Instrucción de la segunda nominación, Nicolás Falkemberg, quien tuvo a su cargo la instrucción de la causa, explicó en Play Televisiónque el juicio abreviado “es una norma del código procesal que le permite a las partes presentar un escrito ante el juez informándole que se acordó la forma en que ocurrieron los hechos, la condena y la pena correspondiente”.

 

Aclaró que “previamente es necesario anoticiar a las partes querellantes constituidas y en caso que la pena tenga una gravedad importante, mayor de 8 años, necesita la conformidad del Fiscal de Cámara. Esto se presenta al juez quien fija la sentencia condenatoria respetando las pautas fijadas en el convenio en tanto no se opongan al orden público o haya alguna cuestión ilegal”.

 

El funcionario judicial aseguró que “es un sistema muy utilizado en todos los esquemas procesales de todo el país” y comentó que “las causas por las cuales las partes deciden utilizar esta figura son diversas: muchas veces las víctimas o sus familiares no quieren exponerse nuevamente al hecho doloroso en un juicio, el imputado aceptala aplicación de la pena para no soportar el juicio oral, etc”.

 

Reiteró que “se trata de una condena que debe ser refrendada por el tribunal que debía dictar la sentencia y con el acuerdo del imputado y la querella”. En este caso, cabe recordar que la familia Munarriz se había presentado como querellante.

 

Respecto de las posibles condenas que pudieran haberse determinado en un juicio oral y público, el magistrado explicó que “en un caso de homicidio la hipótesis de máxima puede ser una condena a reclusión perpetua y la hipótesis de mínima –es decir lo mejor que le puede ocurrir a un imputado- es lograr un homicidio en estado de emoción violenta, que sería un atenuante de la pena”.

 

“En general el proceso del juicio oral no le gusta a nadie ni al imputado ni a los familiares de la victima entonces esto es como poner un corte y tomar un atajo para llegar a una condena de manera más rápido”, concluyó.

 

Redacción: Ayelen Waigandt – CSC Radio

Foto archivo El Litoral

You may also like