Inicio Destacadas Día del trabajador: La fuerza de la Organización

Día del trabajador: La fuerza de la Organización

por jose
La Asociación del Personal Municipal de Esperanza reconoce a los trabajadores en su día e invita a reflexionar sobre los difíciles momentos que nos tocan atravesar.

 

 

En un día tan caro al sentimiento de Solidaridad entre los trabajadores y las trabajadoras que es un homenaje a la lucha por los derechos fundamentales del Ser Humano que trabaja que evoca a aquellos abnegados trabajadores que dieron su vida por la causa de la Justicia, la APM les trasmite un abrazo fraterno con el deseo de que disfruten con sus compañeras, compañeros y todos los seres queridos una placentera jornada.

 

En el mensaje que dirigimos a las trabajadoras y trabajadores municipales y comunales la Comisión Directiva cree que es un momento oportuno para trasmitirles también el beneplácito que nos embarga por la firme convicción, lealtad y fidelidad que vienen demostrando las afiliadas y afiliados a nuestro gremio que no sólo nos ha permitido llegar hasta acá con innumerables logros sino que nos entusiasma la profunda transformación que podemos proyectar para que nuestra APM se constituya en un Gremio del S XXI.

 

Este siglo se caracteriza por la profundidad y velocidad del cambio social, donde la tecnología es un dato estructural que cala hasta la raíz la Sociedad del Siglo XX al punto que es difícil reconocer que un siglo suceda al otro. La Sociedad que está emergiendo al calor de la revolución científico tecnológica se proyecta a la estructura del Poder provocando un desequilibrio en las relaciones de fuerzas que agudiza la desigualdad de ingresos entre los sectores subalternos de la clase trabajadora y los que dominan los centros sensibles de la estructura social, por ej., el poder financiero, el capital multinacional, el gran capital nacional, los medios de comunicación, que conforman un entramado de relaciones de intereses íntimamente vinculados en esta etapa de la globalización iniciada en el último cuarto del S XX.

 

En una reciente publicación sobre las diez familias más ricas de la Argentina podemos ver la siguiente evolución de sus patrimonios, dice la Revista Forbes (nadie podría ligar esta revista con una editorial “ultra”, pues, su lema es «La herramienta del Capitalista», ver pag. wikipedia): “Si la versión 2018 del Ranking Forbes expuso a las 50 familias más ricas de la Argentina en el súmmun de su riqueza, esta edición condensa en una sola cifra el golpe sufrido por la reciente crisis que azotó al país. Son 12.000 los millones de dólares que perdieron los integrantes de la lista en tan solo un año. Así, este pelotón vio caer su fortuna un 17,1 % desde los US$ 70.000 millones a US$ 58.000 millones al 30 de abril de 2019. La cifra final equivale al salvataje que demandó la Argentina ante el FMI”. ¿Te suena?. Durante el gobierno del Presidente Macri (nro 28 en la lista) en los tres primeros años (2015 al 2018) las familias más ricas del país acumularon el súmmun de su riqueza dice la revista que informa la fortuna de los poderosos. La fría preocupación de Forbes es que la crisis económica de 2019 provocada por la inflación y devaluación del Gobierno de Macri les originó pérdidas alarmantes del 17,1 %. El sufrimiento de la clase subalterna en ese año por políticas económicas erradas no es parte de la preocupación de la editorial.

 

 

Una nueva publicación en este caso de la revista CEPA con datos de la revista Forbes investiga el comportamiento del patrimonio de las diez familias más ricas del país durante la pandemia, señala que durante el primer año de la crisis sanitaria este grupo incrementó a febrero de 2021 un promedio de 30 % su patrimonio. Para el 2do año, a febrero de 2022 el informe de CEPA sólo pudo acceder a datos de seis entramados empresarios familiares con saltos patrimoniales sorprendentes para la imaginación de la clase trabajadora, en algunos casos duplicaron su riqueza como el caso de Carlos Blaquier (Ledesma, papel y azúcar) y Nicolás Caputo (Construcciones). Dice el informe que entre los beneficiados en ´plena crisis sanitaria hay grupos cuya actividad principal es la producción o comercialización de alimentos (Flia Braun –Anónima-, Coto –Coto-, Pagani –Arcor-, Blaquier –azúcar-), de materias primas (Bulgheroni –American Energy-, Madanes Quintanilla –Aluar, aluminio, acero-), de finanzas (Brito –Macro) y comunicaciones (Magneto y Herederos de Noble –Grupo Clarín-). Así funciona el sistema: las crisis son oportunidades de recuperación y acumulación de riqueza para un puñado de arriba de la pirámide mientras los sectores subalternos de trabajadores la padecen.

 

Nuestro país tiene desde que comenzara su carrera por convertirse en Nación el 25 de Mayo 1810 una estructura económico-social que se caracteriza por la fuerte concentración de la riqueza que en el primer cuarto del S XX la aparición de la clase trabajadora organizada en gremios empezó a poner en entredicho mediante la disputa por la distribución de la riqueza en un país beneficiado por la naturaleza, la extensión geográfica y la escasa población. En suma, se constituyó en un nuevo Poder en la Nación que ya no era posible ignorar. La mayor parte de este siglo la lucha de los sectores más desfavorecidos por el sistema se dio mediante organizaciones gremiales que lograron conquistas que hubieran parecido inconcebibles a principio de los años de 1900. En la segunda mitad del S XX la clase trabajadora había alcanzado un estándar de vida aceptable con ingresos que se anotaban en la cima de los países latinoamericanos. Pero al comienzo del S XXI algo, o alguien, lo frenó, el salario de los trabajadores comienza a sufrir un progresivo deterioro y millones de trabajadores caen en la pobreza, la desigualdad se consolida en el cuadro de la estructura social, la aspiración al ascenso social característica de la sociedad argentina de la segunda mitad del S XX se detiene. Es imprescindible para la clase trabajadora desentrañar de manera urgente qué ha pasado ahí y por qué estamos acá: con un manifiesto malestar social.

 

No es el lugar aquí y ahora para explicar las causas, pero es un día que nos permite reflexionar de dónde venimos, cómo estamos y a dónde vamos, para que la muerte de aquellos trabajadores que redimimos hoy tenga una justificación.

 

Los informes de Forbes y CEPA que damos cuenta aquí reflejan cómo la evolución del sistema capitalista en Argentina desde la segunda mitad del S XX hasta el primer cuarto del S XXI, unos 75 años, demandan la necesidad de una convocatoria a las mayorías de las y los trabajadores para fortalecer la organización y que sus dirigentes tengan la capacidad de orientar esa acumulación de energía en una nueva estructura del equilibrio de fuerzas para que la balanza del Poder no se incline para el lado de los poderosos que se benefician del funcionamiento del sistema a costa del sufrimiento de las mayorías. Esto es posible, la historia lo evidencia como señalamos a ojos vistas en la generación que nos antecede en el S XX, con conciencia de los objetivos, mejorar la calidad de vida conforme a la dignidad del Ser Humano y su familia de manera de disfrutar de las condiciones de existencia de la creación cultural del tiempo que nos toca vivir. Los poderosos constituyen una corporación que conoce esto: organización y objetivos claros, traducimos: hermandad y generar más riqueza.

 

En este día del Trabajador queremos evocar la dura lucha de aquellos trabajadores que fueron condenados por no aceptar las injusticias del sistema de organización social, la APM confía, precisamente, que en circunstancias tan difíciles como las que hoy atraviesa el sector municipal y comunal identificadas en la consigna de la disputa por mejorar los ingresos que augure un porvenir de satisfacción que afiance el proyecto de vida de dignidad de cada uno de los trabajadores, nos acompañen a construir la mejor organización gremial para disponer de la fuerza que permita alcanzar ese loable y merecido objetivo en el Dpto Las Colonias.

 

¡Feliz día del Trabajador!

 

Asociación del Personal Municipal APM

Tambien le puede interesar