Inicio NoticiasLocales Cuidados y precauciones para calefaccionar el hogar

Cuidados y precauciones para calefaccionar el hogar

por Ayelen

En esta época del año donde llega el frío intenso y es indispensable calefaccionar los ambientes, se hace necesario hablar de cuidados a tener en cuenta para evitar inconvenientes.

El fin de semana murió una periodista en La Pampa por inhalar monóxido de carbono a raíz del mal funcionamiento de un calefactor y este lunes se conoció la muerte de la esposa y el hijo de 16 años del senador de Cambiemos Formosa, Luis Petcoff Naidenoff, al parecer por una pérdida de gas.

Todos los años, ante la llegada del invierno se conocen este tipo de noticias trágicas producto de la necesidad de calefaccionar los hogares sin tomar las debidas precauciones. Ante esto, EDXD dialogó con Horacio Húbeli, quien desde Bomberos Voluntarios, señaló que “nunca están de más las recomendaciones”.

Mencionó que “el uso principal es el calefactor, que en general no se ve como tan riesgoso pero que lo es” y por ello “la recomendación principal es tener alguna ventana semi abierta, para que se renueve el aire, ya que el calefactor genera mucho monóxido de carbono que es un gas asfixiante y que no tiene olor ni se detecta fácilmente”.

Puntualizó que “hay que evitar irse a dormir y dejar el calefactor encendido, y tampoco hay que dejarlos prendidos todo el día, y siempre dejar algo abierto para el ingreso de aire”.

Otro problema es el de los caloventores eléctricos. Ante este artefacto, Húbeli señaló que “el inconveniente principal es la sobrecarga de energía que generan, y por eso hay que evitar tenerlos conectados demasiado tiempo porque recalientan”.

“Sucede que toda la estructura del caleventor se va quemando y puede derretir algún cable que produzca un cortocircuito. Hay que evitar utilizar triples o zapatillas en los enchufes; se suele tener la costumbre de enchufar el caloventor, el tele, el cargador del celular todo en la misma zapatilla y el consumo de electricidad en esta época es muy alto y puede generarse un cortocircuito”, explicó.

“También hay quienes utilizan garrafas con pantalla o también se acostumbra a prender el horno, que es un tema complicado por la pérdida de gas que es más asfixiante que el monóxido de carbono y que no se siente”, agregó. En ese sentido, dijo que “no se siente el olor, se produce un mareo y un dolor de cabeza que en general se cree que es algo común, se toma una pastilla y ya está, pero en realidad es mucho más grave por efecto del gas”.

Puntualmente, detalló que “no dejar los artefactos prendidos todo el día, ventilar las habitaciones y en esta época del año hacer revisar todas las conexiones de gas y las cañerías, y mucho menos dejar los artefactos encendidos e irse a dormir”.

Finalmente, remarcó que “este año aun no hubo ningún caso en la ciudad, pero otro años hubo situaciones por lo tanto es muy importante evitar las sobrecargas eléctricas, no dejar la ropa secando sobre estufas o calefactores, no dejar las estufas en la habitación cerca de la cama, no usarlas todo el día y ventilar las habitciones para renovar el aire”.

Artefactos eléctricos

En tanto, desde Electricidad Colombo, Ricardo Weder, precisó los distintos tipos de artefactos eléctricos que se pueden utilizar y en diálogo con EDXD mencionó sus pros y sus contras. “Las estufas de cuarzo son las tradicionales de siempre, que arrancan con un costo de 500 pesos, luego hay una giratoria también a cuarzo con tres tubos de un costo aproximado de 1.500 pesos; pero lo más aconsejable son las placas radiantes”, detalló.

En cuanto a estas últimas, describió que “son de fabricación nacional, con garantía y muy bajo consumo, además de que son muy estéticas para cualquier ambiente. Para una habitación de 35 a 42 metros cúbicos tiene un costo de 3.500 pesos”.

Aclaró que “el caloventor se sigue utilizando” pero advirtió que “son de muy alto consumo”. “Tienen alrededor de 1.000 a 1.500 watts cada uno de consumo, y siempre está el problema del consumo del oxígeno o del monóxido de carbono, la ventaja de las placas es que no consumen oxígeno ni emanan gases tóxicos”, alertó.

En tanto, sostuvo que desde el comercio “siempre tratamos de aconsejar al cliente sobre qué opción es más conveniente, para el baño un caloventor puede andar muy bien porque se utiliza un ratito y calefacciona mucho más rápido. Pero también vienen placas de hasta 52 metros cúbicos que en una habitación de 5 x 4 x 2,80 metros de alto llegan a consumir medio kilowatt hora, es decir que el uso de energía es mínimo”.

En cuanto a las precauciones, indicó que “las placas se colocan más o menos a 15 centímetros del suelo porque el aire caliente circula hacia arriba, son super seguras porque no hay llama, ni emanación de gases y es simplemente un cerámico que levanta temperatura y anda muy bien”. Aclaró que “la placa aclimata y lleva el ambiente hasta unos 21 grados aproximadamente, no genera un calor excesivo”.

 

Tambien le puede interesar