Cuenta regresiva para los 60 días que definirán el tablero electoral

Junio será un mes clave en el calendario político. Alianzas electorales y cierre de listas que serán la antesala a la pelea de octubre.

(Ámbito) – Junio será un mes clave en el abarrotado calendario electoralhacia las presidenciales de octubre. Dentro de 60 días quedará develado el tablero político de cara a las generales cuando finalmente se presenten ante la Justicia Electoral las alianzas electorales que competirán en las primarias de agosto.

El 12 de junio las dos principales incógnitas a despejar serán si se reditará la alianza Cambiemos con el radicalismo adentro y si el peronismo logra unificar una propuesta competitiva para disputarle la Casa Rosada al oficialismo.

En Balcarce 50 apuestan sus fichas al “plan M” con la UCR como socio, pero no como cohabitante. De un tiempo a esta parte, y con el recrudecimiento de la crisis económica como telón de fondo, el centenario partido reclama más espacio en la toma de decisiones de la gestión del día a día. Con la intención de distender las relaciones políticas, el Gobierno accedió a sumar a los gobernadores radicales a la “mesa chica” junto al porteño Horacio Rodríguez Larreta y la gobernadora María Eugenia Vidal.

Sin embargo, para volver a presentar el sello Cambiemos con Macri al tope de la boleta aún resta que el radicalismo de luz verde a la alianza en su tradicional convención nacional prevista para los primeros días de mayo. ¿Logrará la facción que lidera Ricardo Alfonsín sacar a la UCR del frente para llevarla hacia el campamento de Roberto Lavagna?

Del otro lado del mostrador, el peronismo sigue siendo un signo de interrogación. En su versión alternativa el PJ presenta una lista de tres que se ya prueban el traje de candidato: el salteño Juan Manuel Urtubey, el tigrense Sergio Massa y el rionegrino Miguel Ángel Pichetto. A esa terna peronista hay que sumar a la senadora Cristina de Kirchner en la danza de nombres. Todavía no hay conformación para su candidatura, pero su figura está presente en las intenciones de voto.

Al igual que en el oficialismo, detrás de las opciones electorales del peronismo se asoma un tercero en discordia cuya figura creció en los últimos meses sin llegar a decantar aún como el “candidato del conceso” que busca ser: Lavagna. El exministro de Economía de Néstor Kirchner ya dejó en claro que no tiene intenciones de participar de una primaria al tiempo que se distanció de Sergio Massa por diferencias con el “proyecto”.

Lavagna ya mantuvo reuniones con gobernadores como el santafesino Miguel Lifschitz y el cordobés Juan Schiaretti. En la provincia mediterránea se selló un acuerdo electoral que incluye al cordobesismo y a sectores progresistas ligados al socialismo de Santa Fe. ¿Será esa la expresión por encima de la grieta que puede coronar a Lavagna como candidato único?

Por lo pronto, referentes del PJ ligados al kirchnerismo fatigan por la “unidad” del peronismo con fotos, encuentros, reencuentros y charlas con gobernadores encolumnados bajo el paraguas de Alternativa Federal. La reunión entre Massa y Cristina que podría echar luz sobre el tablero peronista es prácticamente un hecho, por lo que el encuentro “está al caer”.

A la diáspora del peronismo también hay que sumarles a los mandatarios provinciales a la ecuación. Antes del cierre de las alianzas y la posterior inscripción de candidatos habrá un puñado de elecciones provinciales en la que ocho oficialismos del PJ y aliados tienen muchas chances de retener sus distritos.

Nueve provincias administradas por la oposición irán a las urnas para elegir nuevo gobernador a lo largo de tres domingos consecutivos durante junio, en la previa a la inscripción de alianzas y candidatos. San Juan y Misiones darán la campanada de largada con sendas elecciones provinciales el 2 de junio. Una semana más tarde, Entre Ríos, Chubut y Tucumán harán lo propio, mientras que el 16 de junio será el turno para San Luis, Formosa, Santa Fe y Tierra del Fuego.

Lo cierto es que los resultados de esos comicios podrían abrirle la puerta a un posible candidato “tapado” que llegaría a las presidenciales con la imagen de ganador que busca el peronismo.

Las incógnitas que aún sobrevuela el panorama político despejarán el 22 de junio, fecha en la que se conocerán quienes serán los candidatos que participarán de las PASO de agosto y que buscarán su boleto para las generales de octubre. Una cuenta regresiva de 60 días que inversores seguirán de cerca a la espera de definiciones concretas.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.