Inicio Noticias Corral reiteró que no mató a Chiaro

Corral reiteró que no mató a Chiaro

por jose

Se presentó ante la Justicia y contestó la acusación en su contra. Luis Corral habló hoy ante el fiscal Guillermo Herrera y volvió a negar que haya asesinado a Marcela Chiaro, la mujer cuyos restos fueron hallados en un cañaveral de Villa de Leales, en Cruz Alta.

 

En tribunales, Herrera leyó la declaración de Paola Castro, pareja del veterinario, y repasó las pruebas que involucran al imputado (los resultados de las pericias de ADN a los restos mortales y la sangre de la víctima hallada en su departamento, entre otras cosas). Luego, fue retirado en un vehículo policial al Penal de Villa Urquiza, donde se encuentra detenido.

 

Castro quebró el pacto de silencio y señaló a Corral como el autor del homicidio. El miércoles, cuando salía de tribunales, le contó a LA GACETA que había modificado su testimonio. Aseguró que sus antiguos abogados -que compartía con Corral- la obligaron a mentir para protegerlo porque «se había mandado una macana». De esta manera, negó haber participado del hecho y sostuvo que fue el veterinario quien mató a Chiaro, mientras ella se encontraba en la ciudad salteña de General Mosconi.

 

[youtube]http://youtu.be/rrfM-Ow9IEo[/youtube]

 

Datos del caso

La búsqueda de Chiaro comenzó con un llamado telefónico del veterinario a sus cuñadas Jaquelina y Rosana Chiaro, quienes viven en la localidad santafesina de Esperanza. El hombre les dijo que Marcela estaba desaparecida. Las hermanas tuvieron un mal presagio y de inmediato viajaron a Tucumán para impulsar la búsqueda.

 

Las mujeres observaron que Corral no mostraba ningún interés en hallarla. Por eso, presentaron su propia denuncia en la división Seguridad Personal. A partir de esto, Herrera solicitó allanamientos en la casa que compartían Castro y Corral, ubicada en Villa Amalia. En la planta baja de la propiedad funcionaba la veterinaria propiedad del acusado. Allí, la Policía encontró manchas de sangre en las paredes.

 

También se allanó un departamento de Castro, localizado en Alem al 1.200, y también se encontraron marcas de sangre en las paredes. Según los investigadores, el acusado pagaba el alquiler de esa vivienda, y en diciembre había tenido un hijo con la mujer.

 

Jaquelina y Rosana contaron que su hermana estaba al tanto del vínculo sentimental que había entre los detenidos. La pareja no pasaba por su mejor momento, y Herrera comenzó a sospechar que Corral podría haber matado a Chiaro.

 

LA GACETA ©

Tambien le puede interesar