Inicio NoticiasLocales Conmovedor pedido de justicia en Esperanza

Conmovedor pedido de justicia en Esperanza

por jose

El silencio fue el gesto de respeto ciudadano pero a la vez el grito desesperado de una comunidad que pide justicia y no olvidar.

 

Más de 500 personas acompañaron a los familiares en una recorrida respetuosa por las calles de la ciudad. Todo comenzó puntualmente a las 18 del domingo en la esquina de Sarmiento y 25 de Mayo donde está ubicado el bar «Narcizo» lugar de encuentro de Guillermo Munarriz y sus amigos. Allí caminaron por calle Sarmiento hasta Pueyrredón donde giraron para pasar frente a la Comisaría Primera de Esperanza.

 

Encabezados por el padre y los hermanos de Guillermo, amigas, amigos y familiares de Viviana Eberhardt el peregrinar de la manifestación no se detuvo a pesar de estar a 20 metros del lugar donde está alojado el hombre que todos sindican como el asesino. Sólo emocionadas lágrimas dejaron marcado el lugar.

 

La marcha siguió su recorrido por calle San Martín y pasó frente al despacho del Jefe de la Unidad Regional XI, Comisario Julio Yossen, quien salió a la puerta dispuesto a conversar con quienes lideraban la marcha, pero no se detuvieron. Sin gritos, sin reclamos, sin insultos, la manifestación que en ese momento ya ocupaba dos cuadras de extensión ingresó a la calle interna de Plaza San Martín por calle 25 de Mayo.

 

Con carteles que clamaban «Justicia», otros que decían «Te extrañamos» y aquellos que preguntaban sobre las denuncias policiales de violencia hombres y mujeres de diferentes edades seguían a los familiares en silencio. Muchos circunstanciales espectadores desde bancos de la plaza y o desde bares se paraban y también expresaban su respeto.

 

La marcha siguió por calle Belgrano, giró frente a la Basílica y al llegar a calle San Martín se desvió hacia el interior del paseo público porque buena parte de la esquina de Sarmiento y Aaron Castellanos estaba ocupada con la realización del Festival Pre Cosquín que no había comenzado en adhesión a ese reclamo popular.

 

Llegaron nuevamente a la esquina desde donde habían partido. «Cadito» Munarriz, el padre de Guillermo, se abrazó a sus hijos y visiblemente emocionado decidió retirarse. Los hermanos de Guillermo en cambio, liderados por María, utilizaron esos segundos para agradecer al público que los acompañó, pidieron justicia y compartieron la reflexión sobre la situación que podría pasarle a cualquier persona o familia.

 

La joven agradeció a todos y adelantó que no habrá por el momento otra marcha porque esperan el avance del proceso judicial. Su emoción fue mayor cuando el aplauso prolongado (video) acompañó los próximos segundos. Aferrados a las fotos pidieron justicia, dijeron basta a la violencia y desnudaron su dolor.

 

Frente a ellos la gente que aplaudía y también dijo muchísimo con su presencia, su acompañamiento y su respeto. Muchos quizás sin conocer a las víctimas pero marcando la necesidad de involucrarse para que las cosas cambien.

 

Junto a los familiares de Guillermo Munarriz y Viviana Eberhardt se encontraban los familiares de Sergio Arguello fallecido semanas atrás tras un ataque de arma blanca en el barrio La Orilla y cuyo presunto agresor habría sido liberado por la justicia provincial.

 

 

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=2B0lWaOaiQs[/youtube]

Tambien le puede interesar