Inicio Destacadas Comerciantes rosarinos protestaron y Perotti amenazó con volver a fase 1

Comerciantes rosarinos protestaron y Perotti amenazó con volver a fase 1

por jose
El gobernador justificó las últimas restricciones y dijo que si no se desacelera la curva el Gran Rosario deberá volver a fase 1. Empleados, dueños y clientes de bares y comedores protestaron ante el cierre de toda actividad desde las 19:30.

 

La marcha denominada “Rosario quiere trabajar” contra el cierre de actividades desde las 19.30 reunió a más de 500 personas este sábado a la noche en Oroño y Jujuy de la ciudad de Rosario, una de las ciudades afectadas por las medidas restrictivas anunciadas por el gobernador Omar Perotti en la noche del viernes.

 

La medida era llevada a cabo por gastronómicos, gimnasios autoconvocados, canchas de fútbol 5, Idear, sindicatos, comercios, pymes, proveedores, pintores, plomeros, electricistas y taxis, quienes se concentraron desde las 19 en Oroño y Jujuy para exhibir su descontento por las medidas adoptadas por el gobernador Omar Perotti, a raíz del incremento de casos en Santa Fe.

 

 

Bajo las consignas «#RosarioQuiereTrabajar», «El virus no tiene horario» y «el trabajo también es salud», gran cantidad de personas se concentró en esa esquina ante la atenta mirada de efectivos policiales. Mientras tanto, algunos curiosos y enfadados con la medida dispuesta por Perotti pasaban en auto tocando bocina en apoyo a la protesta.

 

Mientras cantaban al grito de «queremos trabajar», los empleados de los locales gastronómicos de esa tradicional esquina comenzaron a apilar sillas y mesas para proceder al cierre dispuesto por el gobierno provincial.

 

A su vez, por el bulevar asomaba la columna de los representantes de las canchas de fútbol 5 al son de los bombos y con pancartas de «Basta de patear la pelota: llevamos 180 días sin trabajar. Ya estamos fundidos».

 

«Autoridades escuchen por favor al pueblo que está hablando. Hace 6 meses que no trabajamos. Pedimos que se les caiga una idea del bolsillo a los ejecutivos, que lo tienen bien lleno», dijo uno de los oradores sobre el final de la movilización.

 

 

La advertencia del gobernador

 

El gobernador Omar Perotti se muestra calmo, pero sus palabras suenan graves cuando describe el actual momento del coronavirus en Santa Fe, con picos que superaron los 500 casos diarios en la provincia y los 250 en la ciudad de Rosario, hoy el principal foco de preocupación oficial.

 

Un día después de haber anunciado para los próximos 14 días que todas las actividades deberán cerrar a las 19.30, en una entrevista con La Capital el mandatario explicó que esa medida, que busca reducir la circulación y las aglomeraciones de personas, es un intento por frenar el crecimiento de la tasa de contagios -que advirtió que se acerca a niveles similares a lo que fue el pico en la ciudad de Buenos Aires- sin volver a la fase 1, es decir a la de aislamiento y no la actual de distanciamiento obligatorio.

 

En ese marco, hizo un nuevo llamado a la responsabilidad social, dijo entender el malestar del sector gastronómico pero identificó a bares y restaurantes como lugares de contagio, y advirtió: “Estamos al límite en las camas críticas”.

 

«La cuarentena fue dura inicialmente y gracias a eso se pudo duplicar la cantidad de camas críticas existentes y equipar y capacitar al personal de salud. Ahora, o volvemos atrás en las últimas actividades que se fueron abriendo, como los clubes, gimnasios, los restaurantes, o generamos alguna instancia donde todas se puedan hacer hasta un nivel horario en el que reducimos la movilidad» relató el mandatario provincial.

 

—¿Y si no funciona se vuelve de fase?

—Sin dudas.

 

 

 

Fuente y fotos La Capital y Rosario 3

Tambien le puede interesar